ALFIL NEGRO

101
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama

Amenazas del Magisterio

Integrantes de la CNTE amenazan con bloquear la entrada a legisladores de San Lázaro, al parecer están inconformes con los acuerdos tomados por sus líderes en días pasados, cuando se reunieron con el Presidente de la República y el Secretario de Educación en Palacio Nacional de la Ciudad de México.
Ante el temor de un nuevo bloqueo en la entrada de la Cámara de Diputados, los legisladores optaron por conformar un protocolo de seguridad; más allá de estos movimientos legislativos, para evitar ser rehén del ala radical de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, los parlamentarios no han informado sobre las leyes secundarias de la Reforma Educativa, lo que, al parecer, es el motivo de las amenazas del magisterio.
¿En dónde quedarían los acuerdos del pasado 10 de septiembre en Palacio Nacional?, para nadie es secreto que los acuerdos de ese día tuvieron la aprobación de casi todas las organizaciones sociales y gran parte de la sociedad, ya que se mantuvieron instrumentos de evaluación para maestros y la bilateralidad en el manejo de las plazas magisteriales y ahora los maestros salieron con que a “chuchita la bolsearon”.
El caso es que, ahora el Gobierno Federal está entrampado en sus propias reglas, porque la mafia sindical del magisterio no va a dar su brazo a torcer y busca que el Gran Tlatoani entregue a la CNTE el tráfico magisterial de las plazas, así como el control administrativo y económico de la educación.
A López Obrador sus aliados de las pasadas elecciones lo han puesto contra la pared, y quienes ahora, tratan de servirse con la cuchara grande. El presidente de México tendrá que jugarse las mejores cartas, aún bajo el riesgo de no cumplir su promesa al magisterio, lo que no sería mal visto porque la CNTE está demostrando su intolerancia y que es una pandilla que sólo busca sus beneficios personales, dejando a un lado a los estudiantes y padres de familia, quienes finalmente son los que pagan las verdes por las maduras.
Desde hace años, el mes de septiembre ha destacado por ser apocalíptico, los grandes terremotos que devastaron gran parte del país sucedieron en este periodo; en el 2005, sirvió de preludio al huracán Stan, causando muerte y destrucción en la costa de Chiapas, donde actualmente, los cielos se siguen abriendo para dejar caer torrenciales aguaceros, como el pasado lunes cuando los habitantes de la zona del Soconusco, creyeron había iniciado el diluvio bíblico.
Recién celebraron las fiestas patrias, los soconusquenses fueron sorprendidos por una tormenta eléctrica que parecía no tener fin, el agua desbordó varios ríos, inundó calles y avenidas, causando severos daños materiales en varias zonas de Tapachula y municipios aledaños; un día después, cuando la tormenta se había calmado, la tierra bailoteó varios segundos con un temblor de 4.9 con epicentro en Ciudad Hidalgo.
Por la tarde noche, quienes cargaron sus tanques de gasolina se percataron que las noticias dadas en la ‘mañanera’ sobre que el precio de las gasolinas no aumentaría, vieron con frustración que en la costa chiapaneca los propietarios de las gasolineras no van acorde al espíritu de la cuarta transformación, aumentando diariamente de centavo en centavo los precios de los energéticos, la magna subió desde 17 pesos, luego aumentó a 18,se siguió a 19.19 y la premium ya llegó a 20.42,en la mayoría de las gasolineras.
Consecuentemente, los servicios y productos se amoldan al aumento de los precios de las gasolinas, que se han convertido en el motor de la economía mexicana, sobre todo porque en esta zona del país ya no existe la Profeco y ahora, los consumidores ya no tienen quien los defienda, ni siquiera el chapulín colorado, porque tiene tiempo que murió.
En otras noticias, clientes de Banorte se quejan del abandono en el que se encuentran los cajeros automáticos, ya que en su mayoría no funcionan o carecen de efectivo, causando molestias a los cuentahabientes, sobre todo los fines de semana o en quincenas, cuando se realizan los depósitos vía nómina que hacen algunas empresas o instituciones de gobierno a sus trabajadores.