ALFIL NEGRO

107
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama

Injusticia sin Nombre

Los gritos desgarradores de la jovencita Ana Karen Morales Barradas, se perdían entre el ulular de la sirena y el ruido del pesado motor del vehículo que presuntamente Delfido Roeli Chacón Cárdenas, en su alocada carrera le había echado encima y la estaba matando.
Los policías que perseguían al conductor, que más tarde el médico legista Carlos Alberto Montesinos López, dictaminó que iba en completo estado de ebriedad, procedieron a detenerlo y ayudados por los vecinos del lugar, rescataron a la desafortunada víctima que estaba bañada en su propia sangre.
Ana Karen, había perdido sus dos piernas que se trabaron entre la defensa y las llantas de la camioneta que la atropelló, su victimario solo pensaba en huir de la policía y aceleraba la Toyota, provocando el desgarramiento de las dos extremidades de la joven, que, según testigos presenciales de los hechos, gritaba pidiendo auxilio en forma desgarradora, cuando el ebrio conductor fue detenido ya era demasiado tarde.
La joven arrollada tuvo un piadoso desmayo, el dolor y la pérdida de sangre lo pusieron el borde la muerte, sus familiares, amigos y vecinos pidieron ayuda para trasladarla al hospital de la Marina, en donde su padre trabaja y lograron salvarle la vida, no así sus dos piernas y sus sueños de estudiar en una universidad.
La policía casi rescató al culpable que estuvo a punto de ser linchado por una muchedumbre, había sido detenido infraganti y con todas las agravantes de la ley, por lo que fue trasladado a la Fiscalía ubicada sobre la 6ª avenida sur y 2ª poniente, en donde fue presentado ante el representante social, quien recibió el testimonio de los agentes policiacos que le persiguieron y detuvieron en completa flagrancia; en el oficio 1045 al 1048/2016 de fecha 19 de abril, el médico legista confirmó el estado de ebriedad del detenido.
Con todas las agravantes en contra, Delfido Roeli Chacón Palomeque, y en forma increíble fue considerado inocente y liberado por la juez de control y de enjuiciamiento región 02 Tapachula, Zelmira Perla de Rocío Gutiérrez Beltrán.
El argumento de la jueza fue que los alegatos del Ministerio Público, no eran suficientes para considerar la ‘hipótesis’ de flagrancia establecida en el artículo 16 de la Carta Magna y el 146 fracción II inciso b) del Código Nacional de Procedimientos Penales, que no consideran este tipo de hechos como graves y no ameritaban prisión preventiva, aseguró en la causa penal número 23/2016.
Lo que dejó pasmados a los familiares de la jovencita atropellada, es que la citada juez argumentó que los agentes policiacos que habían detenido en flagrancia al responsable del atropellamiento, no hicieron ‘referencia’ a que éste (el presunto responsable) hubiera sido señalado por nadie, en el momento en que se suscitó el hecho .
Según Juan Morales Toledo, padre de la víctima, esa actitud de la juez provocó la injusticia más grande del mundo, al dejar en estado de indefensión a su hija Ana Karen Morales Barreda, mientras que a su agresor lo liberó calificando de ilegal su detención y ordenando su inmediata libertad, según se desprende del acta de la audiencia inicial de causa penal número 23/2016 de fecha 21 de abril del 2016, cuya copia se encuentra en poder de EL ORBE.
El destino de Ana Karen, le tenía preparada otra tragedia en la que, según su padre, Juan Morales Toledo, la historia se repitió con otra injusticia, afirmó la jovencita que ahora tiene 18 años, sin sus dos piernas y con sus sueños truncados.
Relató que el pasado 31 de octubre, cuando ella y su padre viajaban a bordo de un vehículo Ford Explorer al regresar de su rehabilitación, cuando trataron de cruzar la 7ª avenida norte, esquina con 3ª oriente, sufrieron una fuerte coalición al ser embestidos por un vehículo que presuntamente conducía Claudia ‘N’.
Nuevamente Ana Karen enfrentó la muerte y fue trasladada de inmediato al hospital de la Marina, teniendo su padre que dejar abandonado su vehículo en el lugar de los hechos, argumenta que eso fue aprovechado por la conductora que considera responsable, y las autoridades de tránsito, que ahora culpan a su papá de ser el responsable del accidente, por lo que su vehículo fue decomisado y con ello, ahora ella quedó impedida para continuar con sus terapias, afirmó.
Aclarando un punto, alguien escribió en las redes sociales su inconformidad con el presunto involucramiento del conductor Delfido Roeli Chacón Palomeque, con quienes tienen uno de sus apellidos: “No todos los que tenemos el mismo apellido somos familia”, dijo, y es válido, solo que los familiares de la víctima así lo presuncionan y manifestaron.