ALFIL NEGRO

107
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Unidos Para Tener Fuerza

Con las gestiones del Gobernador Rutilio Escandón Cadenas, ante el Gobierno Federal, para conseguir 668 millones de pesos y responder a diversas necesidades del magisterio chiapaneco, al parecer, logró congelar la amenaza de un paro laboral de los maestros anunciado para el mes de febrero.
Ante las autoridades federales y estatales, así como representantes del magisterio chiapaneco, Escandón Cadenas refrendó su compromiso de seguir haciendo alianzas para avanzar en todo lo relativo a la educación, atendiendo los temas en el marco de la legalidad, según afirmó el mandatario estatal.
Ojalá que las negociaciones entre gobierno y maestros no se vayan a romper y sigan por el buen camino, ya que los desacuerdos entre ambos bandos, sólo perjudicarían al estudiantado y la precaria economía de los padres de familia, ya que actualmente en el horno no está para bollos en este país.
Para nadie es secreto que el gobierno de la Cuarta Transformación, hace un esfuerzo titánico por ‘sacar el buey de la barranca’, sin embargo, el crimen organizado, el problema migratorio y los de la mafia, que antes tenían el poder, se han convertido en un verdadero trabuco para quienes pretenden cambiar el caduco sistema de gobernar, que prevaleció durante décadas sin dar opciones a la ciudadanía, para que mejoraran su sistema de vida.
Un ciudadano costeño, dijo alguna vez: “Tapachula, así como la sierra y el Soconusco están heridos, no solamente por la naturaleza que muchas veces ha sido implacable con la gente que habita esta región en la frontera sur de México, sino por el abandono y el dolor en que se nos ha mantenido, de ahí la urgente necesidad de trabajar juntos en el camino del reencuentro”.
Ese soñador nacido en esta tierra caliente, reconoció que los que se fueron dejaron un mal sabor de boca, una deuda impresionante en las arcas públicas de Chiapas y una carencia de escrúpulos que desembocaron en el gran descontento del pueblo chiapaneco, que hoy, se aferra a una esperanza nueva que le han pintado, Andrés Manuel López Obrador y Rutilio Escandón Cadenas.
El 2019, fue un año de muchos contrastes en el que se buscaron acomodos de programas gubernamentales, este año capicúa pudiera ser el trampolín para impulsarlos, si los representantes del gobierno logran un acercamiento definitivo con la sociedad; Chiapas, es un estado con grandes recursos naturales para explotar y acrecentarlos como una herencia para nuestros hijos y todas las generaciones que vienen detrás.
Se hace urgente y necesario que todos los gobernantes de los tres niveles, se pongan la camiseta de la honestidad y trabajen como Dios manda; quien así no lo esté haciendo debe ser sentado en el banquillo de los acusados y tener un juicio, en el que sea el pueblo quien dé la última palabra.
No debemos olvidar que el artículo 39 de la Constitución Mexicana, marca claramente que, todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste, el pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno; más claro ni el agua, gobernante o representante popular que no esté trabajando bien y en favor de sus conciudadanos, puede ser llevado al patíbulo público y ser cambiado o despedido por la voluntad popular.
Para qué dar tantos brincos cuando el suelo está tan parejo, si en verdad en México se respetara la Carta Magna, la ciudadanía no sufriría tantos abusos, tanta injusticia, tanto abandono la obra pública, seguridad, salud, educación, cultura, etcétera; es hora de que el Presidente de la República empiece a dar cumplimiento a su palabra empeñada, ‘barrer las escaleras de arriba para abajo’ y no al revés, como se ha venido haciendo hasta ahora, ‘caiga quien caiga’.¿ No lo cree, amable lector?