ALFIL NEGRO

398
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“No me duele lo que hacen los malos, lo que lastima es lo que hacen los buenos” (Martín Lutero)

El Caldero del Diablo
Oscar D. Ballinas Lezama

El Soconusco, ubicado en la frontera sur de la nación azteca, ha sido considerado por décadas el patito feo de este país, el patio trasero, el otro México, el de los más pobres y marginados por la Federación; ahora, sufriendo con una migración que lo ha convertido en el caldero del diablo.
Andrés Manuel López Obrador, que en campaña recorrió varias veces esta región, juró y perjuró que al sentarse en la ‘silla del águila’ lucharía a brazo partido por mejorar las condiciones de Chiapas, no solamente de Palenque en donde construyó su finca ‘La Chingada’, sino por la elemental justicia que, durante décadas, han dejado pendiente los exinquilinos de Los Pinos.
“Vamos a resolver el problema de los altos costos en los combustibles, no es posible que las gasolinas sean más baratas en Guatemala donde no se produce un solo litro de petróleo, que en Chiapas, una entidad generadora de hidrocarburos y energía eléctrica”, palabras más, palabras menos, es lo que dijo, ante los ‘rusos de Tuxtla Chico, quien fue bautizado por los ‘rusos’ de la ‘tierra de Dios, como ‘Andrésmanuelovich’.
Eran tiempos electorales, millones de chiapanecos se aferraban a la esperanza que vieron en las palabras del ‘santón de Macuspana,’ quien encarrerado en sus discursos, acusaba con dedo flamígero a los integrantes de la mafia en el poder, de todas las culpas habidas y por haber y pedía, fueran llevados al patíbulo popular.
“Habrá austeridad republicana, no se incrementarán los impuestos ni se aumentarán los precios de las gasolinas, el gas y la luz eléctrica”, remarcaba López Obrador en sus discursos diarios, que millones de mexicanos escuchaban embelesados en boca del político tabasqueño, al que veneran como un mesías y salvador del pueblo mexicano; lo convirtieron en el ave que cruza el pantano y no mancha su plumaje.
Hoy, a más de un año de estar sentado en el trono azteca, la administración del ‘Gran Tlatoani’ enfrenta los grandes problemas que le heredaron sus antecesores, y que él de sobra conocía; para nadie es secreto que el hijo pródigo de Macuspana luchó siempre a capa y espada contra el viejo régimen corrupto, como él le ha llamado siempre y su bandera fue vestida con todo para los pobres.
Los problemas con la inseguridad, generada en gran medida por la extrema pobreza en que vive la mayor parte de los mexicanos, mantiene a este país en el umbral del desarrollo, sobre todo, porque durante los muchos años en que gobernaron priistas y panistas lo hicieron bajo el lema de: ‘el que no tranza, no avanza’, creando un país cuyos ejes rectores oficiales han sido ‘la corrupción y la impunidad’.
A un año y más de 30 días, las nuevas administraciones de los tres niveles de Gobierno, enfrentan sus propios demonios y se han dado cuenta, que no es lo mismo ver los toros desde la barrera que estar en el ruedo capoteándolos; lo que empieza a inquietar al público que está en la plaza pidiendo orejas y rabos, sobre todo, porque mucha gente esperaba, que aunado a la austeridad republicana llegaría la mano dura y justiciera, para investigar y castigar a los delincuentes de cuello blanco, barriendo las escaleras de arriba hacia abajo.
Quizás eso, provocó gran desencanto en muchos de sus seguidores, que hoy se están uniendo a los que no votaron por el ahora Presidente de la República, exigiéndole que deje a un lado el pasado de los que culpa, olvidando que ya los perdonó con el ‘borrón y cuenta nueva’.
La reciente visita que algunos legisladores han hecho a los municipios de la frontera sur, después de un año de no mostrarse ni en pintura, (con alguna rara excepción de los que vienen de pisa y corre), ha dejado demostrado que vienen buscando los reflectores publicitarios, para impulsarse o apoyar a sus incondicionales en las próximas campañas electorales del 2021.
Por si fuera poco, estos legisladores que han sido invisibles para los pueblos del Soconusco, vienen con una soberbia inusitada y pensando que le están haciendo un favor a los ciudadanos de esta región olvidada y marginada, algunos, no solamente actúan como son payasos, sino que son groseros, petulantes e ignorantes de la verdadera situación socio política que se vive en esta región de la frontera sur.
Las visitas de estos legisladores buenos para nada no han abonado en nada para beneficiar a los soconusquenses, ha quedado documentada en videos, fotografías, grabaciones hechas por periodistas y el mismo pueblo, al que han tratado con la punta del pie, que solo han venido a pasear tomarse la foto e insultar a quienes con sus impuestos les dan de comer y les permite llevar una vida faraónica, aunque simulen que vienen a desgastar el caite y sudar la camiseta; se hospedan en los mejores hoteles, andan guardaespaldas, viajan con toda la familia y comen en los mejores restaurantes. Como dijera mi abuelita: ’hay que ser coches, pero no tan trompudos’.