Desde mi Trinchera

416

Diego Victorio
Ni Cartas ni Capital Político Para Negociar

No es necesario una lectura fina para concluir que los picos en las elecciones de 2018 fueron producto del Bandwagon (la inercia del efecto Andrés Manuel).
Hipótesis que he sostenido en mis recientes análisis. Ese ejercicio es el que ediles y diputados locales de Morena detestan escuchar, sobre todo los que, sin hacer campaña, obtuvieron el beneficio.
He dicho, en mis entregas que, en lenguaje liso los votos fueron promovidos y arengados por López Obrador, no por los candidatos locales.
Y, siempre pongo en la mesa, en la opinión, los casos prácticos de Tuxtla Gutiérrez y Tapachula.
Mi teoría es fortalecida con datos duros, como los siguientes:
A).- De los más de cien mil votos que obtuvo el entonces candidato de Morena a la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez, Carlos Morales Vázquez, más del ochenta por ciento fueron por la simpatía de Obrador, no de Carlos.
B) Nunca en la historia de Tapachula un candidato a la presidencia municipal había obtenido ochenta mil votos, de acuerdo a especialistas, es improbable que ese escenario se repita, apelando a esa premisa la votación en la Perla del Soconusco es obra, en un ochenta por ciento, de Andrés Manuel.
Ínclitos en el tema electoral aseguran que una curva de rendimiento no puede variar tan desproporcionadamente en tres años.
En la revisión de los históricos – el extinto Oscar Gurría Penagos- logró apenas veinticinco mil votos en los comicios de 2015, una elección que perdió ampliamente contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI).
Después de un trienio y, ya con López Obrador en la boleta electoral, su rendimiento electoral se descontroló totalmente apareciendo en las estadísticas con 80 mil votos.
Si abrimos otra perspectiva del caso llegaremos a la conclusión de que el político de masas es Andrés Manuel, por tanto los resultados electorales de la jornada comicial de 2018 son producto de la marca mediática conocida como “AMLO”.
La popularidad, la rentabilidad, la estructura territorial y electoral tienen dueño: es del tabasqueño, a la sazón Presidente de México.
No había necesidad de apelar al método de la observación para la comprobación del teorema; sin embargo, ayer, en Tapachula, una minimarcha de empleados municipales y algunos militantes de Morena confirmaron lo que aquí he sujetado.
El origen de la escasa manifestación era otro, pero sirvió para fortalecer lo que, de antemano se sabía, en Tapachula, los guindas carecen de capital político.
Incluso, el grupo político que pretende imponer como edil sustituto a Isidro Ovando Medina, no tiene una estructura propia.
Esa cofradía -apéndice del finado Oscar Gurría- es prácticamente invisible en el mapa electoral huacalero.
Ni siquiera cuenta con un voto duro que contenga su sello. Es, pues, un grupo rémora de la movilización masiva que provocó, en 2018, el Presidente de México.
La disminuida marcha que vimos ayer es la realidad de ese grupúsculo en donde, emergentemente, asumió como cabeza de playa la expresidenta del DIF municipal, Laura García Arjona.
En suma, no tienen cartas ni capital político-electoral para negociar una candidatura, menos una alcaldía. No les alcanza ni para la silla que está vacante.
Esa narrativa de los ochenta mil votos, que ya cansa escuchar, que venden y presumen guapachosamente como suyos es solo un tabú. Al Tiempo.
Comentarios Atrincherados
***Hoy va a sesionar la Comisión Permanente del Congreso y, hoy mismo se espera que la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales envíe su dictamen ya con la propuesta de edil sustituto de Tapachula.
Ayer la opción “A” era la sindico Municipal Rosa Irene Urbina Castañeda.
A esperar el resolutivo.
*** Ante la curva descendente de Morena en Chiapas, las Redes Sociales Progresistas (RSP) se asumen como una opción real en el tablero electoral.
Las RSP, -con logotipos, ideologías y respaldo de López Obrador-, similar a Morena, será un partido político al que seguramente impulsarán desde Palacio Nacional.
En su reciente asamblea nacional su dirigente Fernando González, elogió la participación del chiapaneco Ricardo Aguilar Gordillo, por su amplia contribución en la ruta de formación del nuevo instituto político.
También, ovacionaron la presencia de la delegación chiapaneca liderada por Alfredo Ramírez. Dos piezas imprescindibles en las nuevas Redes Sociales Progresistas.
*** El empresario Jorge Martínez fue sorpresivamente ubicado entre los seis políticos más conocidos de Tuxtla Gutiérrez, esto en un trabajo demoscópico realizado por la empresa Focus.
En el ejercicio de conocimiento sobresalen nombres de personajes como Roberto Albores Gleason, Williams Oswaldo Ochoa Gallegos, Emilio Salazar Farías, Francisco Rojas, Carlos Penagos y el de Martínez.
Un buen parámetro para lo que viene, en 2021. HASTA PRONTO.