Polígrafo Político

385
Polígrafo Político
Polígrafo Político

¡Chiapas a la Alza!
Darinel Zacarías

“Y aprendí que estar quebrado, no es el infierno de Dante. Ni un currículum brillante, la lámpara de Aladino. Cuando me hablan del destino, cambio de conversación”.

Joaquín Sabina

En los diversos ejercicios demoscópicos el mandatario de Chiapas Rutilio Escandón Cadenas figura como uno de los cinco gobernadores mejor evaluados.
En el ranking Mitofsky 21, de los 32 Gobernadores del país, tuvieron una disminución en el mes de Febrero del 2020 en su popularidad, comparado con el mes de Enero.
Y los resultados arrojados por la consulta Mitofsky sentenciaban ¡Gobernadores mejor evaluados caen!
Sin embargo, la noticia más notable e importante colocó al gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, en un tabulador positivo. Sí, subió de 50.7 a 51.4 por ciento.
La otra arista de los reprobados están Ignacio Peralta de Colima y Cuauhtémoc Blanco de Morelos. Así como Jaime Rodríguez de Nuevo León.
Los resultados de esta encuesta fueron publicados en un diario nacional y en la infografía colocaban a Chiapas dentro del apartado “Sobresaliente” que está regida en parámetros del 50 por ciento o más de aprobación.
A diferencia de otros Estados como Mauricio Vila (Yucatán) mantuvo 68.1% de aprobación, 4.7 puntos menos que en enero; Quirino Ordaz (Sinaloa) alcanzó 62.3%, 2 puntos y medio menos que en Enero.
Además Claudia Sheinbaum (CDMX) bajó de 59.0 a 56.5%; seguida de Carlos Mendoza (BCS), de 58.2 a 54.4 por ciento.
Este quinto lugar obtenido por el Gobierno chiapaneco es un aliciente que se puede calificar como una enorme esperanza de que el Estado vaya saneando los estragos heredados en diferentes rubros.
El gobernador Rutilio Escandón desde su arribo aplicó una política de trabajo que promoviera la transparencia y se acabaran los privilegios, los abusos de poder, las corruptelas y los malos manejos del erario público.
Promovió la paridad de género en su círculo de colaboradores y sentenció a su gabinete legal y ampliado una política de verdad y una austeridad real, no de oropel ni de simulación.
Es cierto, le tocó un Gobierno que de manera paradójica se asocia con aquella locución ¡le tocó bailar con la más fea!, pero con inteligencia y estrategia ejemplar, ha metido orden y disciplina en diferentes áreas gubernamentales.
La aplicación de la demoscopia ha favorecido notablemente al Gobierno de Chiapas, la aprobación de la opinión pública coloca al mandatario Rutilio, como un gobernante que trabaja apegado a la liturgia obradorista y por una Justicia Social.
La tendencia de mejorar es palpable. Su agenda gubernamental está diseñada para ver a un Chiapas más próspero y productivo.
Pese a que las economías distan de los Estados del centro y norte, Chiapas a pesar de ser tildado como Estado pobre, da muestras de trabajo y se refleja en los resultados favorables y robustos que muestran las encuestas.
La medición es esperanzadora. Y el Gobierno de Chiapas en la aplicación de recortes en diversas dependencias y el adelgazar la nómina, han permitido ir sanando y atendiendo de manera paulatina diversos adeudos que Chiapas había heredado.
¿Quién dijo que tengo sed?