ALFIL NEGRO

330
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
“Ser o no Ser”

En un circo de cuatro pistas han convertido los mexicanos la pandemia del coronavirus, parece que mucha gente no ha tomado en serio los estragos que puede causar este virus mortal, empezando por el inquilino del palacio nacional, quien desafortunadamente se niega a dar el ejemplo de obediencia civil.
Algunos ciudadanos que ven el problema desde otra óptica, están asustados por la poca seriedad con que el Presidente de la República ha tomado la situación de la pandemia en este país; provocando que miles de mexicanos tengan ya varios días “viviendo con el alma en un hilo”.
El Covid-19, sigue caminando como un enemigo invisible de la humanidad, por ese motivo, los gobiernos de muchas naciones “ya pusieron sus barbas a remojar” y han establecido medidas extremas; buscan y luchan por protegerse del virus “endemoniado”, que no distingue sexos, edades, estrato social, religión ni color de piel y contamina parejo.
Una ciudadana mexicana, bastante molesta por lo que presume que está ocurriendo con las autoridades de este país, envió un duro mensaje al laberinto de las redes sociales, afirmando para enfrentar el coronavirus, esta nación azteca necesita un jefe de estado dispuesto a dejar el manejo de la crisis de salud, en manos del Consejo de Salubridad General, como lo ordena la Constitución.
“Se requiere que sean los expertos los que emitan las disposiciones que deben seguirse en todo el país, para evitar el mayor número de contagios y un elevado número de muertes; necesitándose también, que se nombre a un verdadero Secretario de Salud, para que encabece la coordinación”, apuntó.
Luego explicaría, que el gobierno federal debería explicar por qué motivo mantienen como Secretario de Salud al doctor Jorge Alcocer; sin embargo, desde hace meses ha sido desplazado y anulado por el subsecretario Hugo López-Gatell, lo que puede significar que esa institución pudiera estar descabezada, al no tener un titular con facultades legales para coordinar en medio de una pandemia mundial.
La ciudadana mencionó que al frente de la Secretaría de Salud se requiere a un médico que goce de respetabilidad, autoridad y credibilidad, explicando que al parecer el subsecretario López-Gatell, “está más preocupado por quedar bien con el presidente, que por salvar la vida de los mexicanos”, afirmó.
Más allá de lo que pueda representar la pandemia en el bolsillo de la gente, está de por medio la salud y la vida misma de las personas, de ahí la importancia que puede tener el no seguir las reglas para prevenir y amortiguar el impacto de este virus; no basta crear una faramalla o un simulacro para aparentar que se está haciendo algo para combatirlo.
En el Soconusco los gobiernos municipales han mostrado buena fe, al pedir a medio mundo que se apeguen a las reglas preventivas ordenadas por la Secretaría de Salud; sin embargo, el buen juez debe empezar por su casa; hasta ahora, en los ayuntamientos parecer ser que obligan a todo su personal a estar presente en sus áreas de trabajo, incluyendo personas de la tercera edad que llegan a ‘hacer guardia’, arriesgándolos a contraer el virus y que éstos a su vez, puedan llevarlo a sus hogares y trasmitirlo a sus familiares que están en ‘cuarentena’ dentro de sus hogares, lo que no tiene congruencia entre lo que piden al pueblo haga, mientras que los funcionarios municipales no lo hacen.
Hay áreas en donde los trabajadores no pueden abandonar por completo sus labores, como en el caso de Seguridad Pública, los Sistemas de Agua Potable o rodada, en los servicios de limpia y alumbrado público y tesorería; los demás espacios deberían estar cerrados y los empleados en sus casas, guardándose de la pandemia.
De nada sirve cerrar los museos, el teatro, y otras oficinas o inmuebles que pudieran atraer algunas personas y crear peligro de contaminación, si a esos lugares siguen asistiendo los empleados que solamente llegar a pasar el tiempo, exponiéndose ellos y al resto de la sociedad.
Lo mismo ocurre con las cantinas, bares, cabaret, discotecas, iglesias, tiendas, restaurantes, bancos, y mercados, en donde nadie parece respetar las reglas del nuevo juego mortal y anteponen a su propia vida y la de los demás, las ganancias económicas; no siendo más que, el reflejo de las actitudes que se toman en el Gobierno Federal, a quienes el coronavirus “les hace lo que el viento a Juárez”. ‘Ser o no ser, esa es la cuestión’, dijo alguna vez William Shakespeare.
En otras cosas, los tapachultecos están ansiosos de ver en acción al nuevo ‘sheriff huacalero’, un ex policía federal con experiencia, que a su llegada prometió limpiar de corruptos e ineptos la corporación policiaca; sin embargo, el tiempo pasa y los delincuentes no le dan tregua a los ciudadanos, sobre todo a quienes tienen la necesidad de acudir al centro o los mercados; ahí operan toda clase de truhanes, entre ellos, “la banda de las mucas”, quienes actúan a sus anchas y se presume son conocidas por algunos policías, que extrañamente se hacen de la vista gorda. ¿Será?