Las Claves de la Ruptura

357

Claudia Villegas

Frente a la crisis generada por el Covid-19, no sólo las cúpulas empresariales del país buscan desde hace semanas que el presidente Andrés Manuel López Obrador anuncie un gran programa de apoyo, estímulos fiscales y endeudamiento público para apoyar a la economía. Dentro de su gabinete económico varios funcionarios han expresado abiertamente su preocupación por la falta de definiciones.
El Fondo Monetario Internacional aseguró que la economía mundial se encamina a su caída más severa desde la gran depresión de 1929, mientras la Comisión Económica para América Latina estima que la contracción de la economía mexicana sería de 6%. Además recomendó ampliar a 11 millones de trabajadores del sector informal una renta básica hasta diciembre y vía transferencia para evitar el colapso del mercado interno, lo que exigiría un fondo de 380 mil millones de Pesos.
En Estados Unidos, el Gobierno de Donald Trump aprobó un programa de estímulo económico por 2.2 billones de Dólares, lo que representa mil dólares a cada adulto, más 500 Dólares por cada hijo menor de 16 años. En Canadá, el primer ministro Justin Trudeau aprobó un primer paquete de ayuda para 240 mil canadienses que recibirán en promedio 500 Dólares.
Hasta ahora, sin embargo, las transferencias de efectivo en México se han concentrado en el adelanto de los programas sociales por 40 mil millones de Pesos para los sectores de la población más vulnerables. En el caso de pequeños negocios, incluso para establecimientos informales, se prevé la autorización de un millón de créditos con tasas de 6.5%, que sumarían 25 mil millones de Pesos. Para los grandes empresarios, el presidente López Obrador aseguró que se acelerará la devolución del IVA.
Sólo eso.
Advertencias Desde la 4T.
El 30 de Marzo pasado, en los trabajos del Comité Nacional de Seguridad en Salud, la titular de la Secretaría de Economía, Graciela Márquez, mostró su preocupación por la situación de la economía. En aquella reunión, la funcionaria dijo que si el país se encontraba en la fase 1 por el nivel de propagación del virus Covid-19, los problemas de la economía ya la colocaban en la fase 2.
El secretario de Turismo, Miguel Torruco, secundó a Márquez y aseguró que el sector que encabeza necesitará apoyos directos; incluso propuso transferencias a este sector equivalentes, al menos, a 60% de la ocupación hotelera en destinos turísticos clave para el país. También habló de la crisis que enfrentarían las aerolíneas.
En la mesa también estuvo el subsecretario de Economía, Ernesto Acevedo Fernández, quien intervino para expresar el riesgo de enfrentar una crisis económica y financiera. Torruco estimó que para el sector turístico el impacto sería de al menos 2 mil millones de Dólares.
Aquella no fue una reunión del gabinete económico, sino una sesión de los Comités Nacionales de Emergencia, Salud y Seguridad, a la que convocó el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y que encabezaron el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, y el secretario de Salud, Jorge Alcocer. Al menos 30 funcionarios de la administración pública federal escucharon la preocupación de Márquez, Torruco y Acevedo sobre la situación de la economía frente al embate de la pandemia.
Presente en la mesa, de acuerdo con versiones de varios participantes en la reunión, la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, preguntó si el objetivo de la reunión era analizar la situación de salud y seguridad del país frente al Covid-19 o hablar de la economía. El tema, dijo, ameritaba otras instancias y una discusión más amplia.
La mañana del mismo 30 de Marzo, el presidente López Obrador informó que el Consejo de Salubridad General volvería a sesionar para analizar la situación de la pandemia. Sin embargo, de último minuto se dio a conocer que sólo se reuniría el Comité de Salud y Seguridad.
Por la noche, el canciller Marcelo Ebrard anunció que el Consejo de Salubridad General había determinado declarar la emergencia sanitaria debido al Covid-19 y mantenerla hasta el 30 de Abril.
En este escenario, el sector privado esperaba un plan de emergencia económica que incluyera la postergación de pagos al IMSS y al fisco durante la contingencia. Hasta ahora no han obtenido respuesta. Apro