ALFIL NEGRO

319
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama

“Aumentan contagios de coronavirus y dengue en Chiapas, mucha gente se niega a recibir ayuda gubernamental y seguimos en semáforo rojo, Dios nos ampare”

El Pueblo no Entiende

La falta de cultura y educación que ha prevalecido por décadas en Chiapas, hoy se está convirtiendo en el principal escollo del gobierno para salvar la vida de miles de los habitantes de esta entidad, que, por la ignorancia y terquedad de mucha gente el semáforo de alerta sigue en rojo por el Covid-19, cuyas víctimas aumentan cada día.
Para nadie es secreto que mucha gente en su ignorancia, su miedo o por algunos intereses personales, se dejan manipular fácilmente y se convierten en cómplices de quienes aprovechan el río revuelto para obtener ganancia de pescadores en el ámbito político; evitando que la Secretaría de Salud en Chiapas, pueda ayudar a la población sanitizando y fumigando los focos de contagio por coronavirus y dengue.
Ante esta cerrazón e irresponsabilidad de mucha gente, sobre todo en la zona rural y los municipios con gran presencia de indígenas, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, hizo un nuevo llamado a la población chiapaneca para advertirles sobre la gente perversa y dolosa que busca únicamente hacer maldad, sin importarles la salud y la vida misma de sus ciudadanos.
“Le digo a todo el pueblo de Chiapas, que no solamente es bueno sino también inteligente, que demostremos de qué estamos hechos, que venimos de una gran civilización maya, que no nos dejemos engañar por cobardes, mentirosos y gente cruel, que no son más que vulgares ladrones, quienes tratan de engañar al pueblo para que no se sanitize ni se fumigue contra el dengue, porque los quieren ver mal ”, afirmó el Mandatario estatal.
El Gobernador les hizo ver que las autoridades van a estar muy pendientes de todas las comunidades y enfatizó: “Ya basta de tanto abuso de quienes roban para lastimar a los más pobres, mostrando que quieren verlos mal para seguir abusando de ellos; tenemos la obligación moral de defender al pueblo”, ante la cerrazón de quienes se oponen a la sanitización y fumigación de sus municipios, provocando que estas pandemias no tengan fin.
Mientras que en Tapachula la gente esperan que pronto lleguen las cuadrillas de la Secretaría de Salud a fumigar y sanitizar la zona, ya que hay demasiado zancudo transmisor del dengue y el contagio por coronavirus cada vez es mayor, sobre todo en los mercados, tianguis, bancos, algunas tiendas transnacionales y en el transporte público
Hasta ahora, ninguna autoridad de Vialidad Municipal, Tránsito del Estado o Policía Federal de Caminos, ha metido en cintura a los choferes del transporte público local y foráneo, los conductores no usan cubrebocas, llenan sus vehículos hasta el tope de pasajeros, que en su mayoría tampoco portan cubrebocas; con esta omisión, las autoridades son cómplices de esa irresponsabilidad, se ignora los motivos que han tenido para hacerse de la vista gorda con la desobediencia de combieros y taxistas, poniendo en gran riesgo a la población.
De poco o nada sirven los esfuerzos del gobierno estatal y municipal, para poner orden en esta titánica lucha contra las pandemias del coronavirus y el dengue, que siguen causando estragos en la salud de los chiapanecos, muchos de los cuales están perdiendo la vida.
Ante la desesperación causada por la crisis económica, millones de personas presionaron al gobierno para que les abrieran las puertas y terminaran con el confinamiento de la cuarentena, bajo el argumento que tenían que salir a ganarse el pan de cada día para no morirse de hambre; el caso fue que, al darles el gobierno las manos todo mundo se está agarrando los pies, ya que no respetan las reglas para evitar el contagio, están ganando un poco de dinero pero se enferman o se mueren, les está saliendo más caro el caldo que los frijoles.
Por otro lado, vecinos de algunos centros de vicio se quejan que se les esté permitiendo funcionar en pleno pico de la pandemia, como al parecer está sucediendo en el ejido Río Florido, donde supuestamente existe una cantina que opera de forma clandestina frente a la subestación de la CFE, y que al parecer lo protege un miembro de la Guardia Nacional. ¿Será?
Gente del ejido Hidalgo, afirma que el domingo 14 de junio a las 9 de la noche, se realizó una fiesta de quince años en casa de Casimiro ‘N’ en donde asistieron no menos de 150 invitados, al hacer una denuncia anónima se presentaron diversas corporaciones policiacas mediante un operativo, supuestamente coordinado por el titular de Protección Civil que, en vez de impedir la fiesta, ’autorizaron que durara únicamente tres horas más’. ¿Cuáles serían las razones para permitir esto? Como diría mi abuelita, No sé mi rey, yo vengo de Tuxtla Chico’.
Vecinos de la 13 Norte, entre 9ª. y 11 Oriente, ya no saben a qué santo encomendarse, el responsable de abrir la válvula que les surte el agua entubada, lo hace cuando se le pega la gana y eso es cada tres o cuatro días, abre dos horas y solamente les llega un chorrito como orín de gato, Wilder Martínez, ni por enterado se da porque no sale de su cómoda oficina, dicen los usuarios afectados. ¿Qué suave, ¿no?