ALFIL NEGRO

334
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“La pandemia del coronavirus está imparable, la gente irresponsable no ayuda a cortar la cadena de contagios” (Expertos en salud)

De Regreso al Rojo
Oscar D. Ballinas Lezama

Nuevamente se les salió de control la pandemia del Coronavirus a las autoridades de Salud en México, la peste sigue causando víctimas y ha provocado más de 116 mil muertos; los contagiados se cuentan por miles.
En la urbe de hierro ha sido imposible detener los estragos. Por un lado, la estrategia de las autoridades sanitarias no ha funcionado, y por el otro, la mayoría de sus habitantes siguen demostrando una tozudez a obedecer las medidas preventivas sanitarias, quizás lo hacen inspirados en la negativa del inquilino del Palacio Nacional, quien sigue rechazando el uso del cubrebocas.
Claudia Sheimbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, se negó durante varias semanas a aceptar que la pandemia había hecho trizas el color naranja del semáforo sanitario, aguantó a pie firme la andanada de casos por infección y muerte por Covid, hasta que los hospitales públicos y privados se saturaron de enfermos por el letal virus que amenaza con el colapso al sistema hospitalario.
Por otro lado, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, sigue dando declaraciones cantinflescas y terminó aceptando que las vacunas no van a resolver el corto plazo la pandemia del coronavirus, lo que podría suceder a fines del 2023.
Señaló que esperan iniciar en unos días más el programa de vacunación nacional contra el Covid, esperando aplicar al menos unas 8 mil dosis en diversos lugares, sin embargo, explicó que el antídoto no será la solución para erradicar el virus, simplemente ayudará a disminuir los contagios pero que la gente deberá seguir atendiendo las medidas sanitarias preventivas, como el uso del cubrebocas, guardar sana distancia y lavarse constantemente las manos.
Ante el aumento desmesurado de los contagios por Covid, la capital mexicana regresará hoy al ‘semáforo rojo’, luego de que con el programa del buen fin que ayudó a levantar la economía, provocara que la gente se lanzara a las calles y en forma tumultuaria usaran el transporte público, visitaran las empresas comerciales, bares, cantinas, discotecas y con ello, dispararan la cantidad de infectados por Coronavirus.
La irresponsabilidad de la mayoría de los mexicanos está poniendo nuevamente en color púrpura la nación azteca, incluyendo a Chiapas, que durante varias semanas ha podido mantenerse en semáforo verde, y el mal comportamiento social está por cambiarlo al color rojo de alerta mortal.
Para nadie es secreto que el Polyforum en Tuxtla Gutiérrez, convertido en un hospital para enfermos de Covid, está a reventar de pacientes contagiados y al parecer ya no cabe ni una aguja, mientras que a la mayor parte de la población parece no importarles este problema, el cual ya se ha convertido en un asunto de seguridad nacional.
“El peligro del contagio por coronavirus es latente, sus consecuencias son graves, es por ello que no hay que confiarse y debemos seguir cuidándonos, no bajar la guardia y por el contrario, debemos tener más precaución; estamos en fechas de mucha movilidad, sobre todo por las fiestas decembrinas de la noche buena y el festejo del año nuevo”, apuntó.
Finalmente, reconoció que la capital política de Chiapas, se ha convertido en el epicentro de la segunda oleada de la pandemia, recomendando a la población a no bajar la guardia y cuidarse más que nunca, ya que el horno de la salud no está para bollos.
Ante este nuevo panorama del impacto negativo que está teniendo el coronavirus a lo largo y ancho de la República Mexicana, la Secretaría de Educación Pública está enviando un cuestionario a los padres de familia en Chiapas, para que manifiesten por escrito si están de acuerdo en que los niños y jóvenes entren a clases presenciales el próximo 11 de enero.
Al parecer la SEP, quiere -como Poncio Pilatos- lavarse las manos y dejarles la responsabilidad a padres de familia y maestros de escuela, quienes en su mayoría están rechazando una encuesta con la que se pretenden llevar a sus hijos al degolladero; la pandemia está llegando al pico más alto, no hay vacuna y si acaso llega en la fecha pronosticada una gran mayoría de ciudadanos tendrán que esperar turnos que podrían durar meses o años.
La aplicación de la vacuna aún está bastante lejos de Chiapas, por lo que no es garantía para inmunizarse; ya lo dijo Hugo López Gatell, que la desaparición de este nuevo virus va para largo y no es garantía de salvación, porque además, habría que mencionar que los expertos en Salud insisten en señalar que la vacuna estará ‘a prueba’ y no es la panacea definitiva contra el Covid.
En Tapachula, las autoridades de Salud deberían cerrar bares, cantinas, cabaret, discotecas, teatros, museos, y otras actividades que no son esenciales, con la finalidad de cortar la cadena del brote de Coronavirus; ayer, sobre la 17 Oriente se instaló un operativo dizque para obligar a los automovilistas a usar el cubrebocas, so pena de multarlos.
Estaría bien lo hagan con choferes del transporte público, que son los responsables de permitir que suba pasaje de irresponsables sin cubrebocas; así como a los propietarios de discotecas, bares y cantinas que deberían ser cerradas y se les permite aumentar el foco de infección en esta zona del Soconusco.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva de SU AUTOR, y no del periódico que la publica.