ALFIL NEGRO

181
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

“Los renglones torcidos dentro del auto transporte público en Chiapas”. (Vox populi)

Caos en las Carreteras
Oscar D. Ballinas Lezama

El bloqueo carretero sobre la Costera y en otras partes de Chiapas, inició ayer al filo de las 9 horas; nuevamente los choferes del transporte colectivo fueron llevados a una protesta, con el argumento de que no quieren darles más concesiones para taxis, combis y autorizaciones del negocio de mototriciclos.
Estas luchas, según muchos choferes del transporte público, rara vez tiene como verdadero objetivo favorecer a quienes llevan años como asalariados de los pulpos, la mayoría de sus dirigentes pocas veces les ayudan a conseguir una concesión, sin embargo, los grupos de siempre tienen en su poder hasta 60 o más juegos de placas que explotan a su antojo.
El sol no se puede tapar con un dedo, para nadie es secreto que la mayoría de los choferes del autotransporte en esta entidad fronteriza se mueren sobre el volante sin recibir jamás una concesión de placas; sus expedientes de solicitudes se quedaron engavetados durmiendo el sueño de los justos, olvidados en los viejos archivos de la Secretaría de Movilidad y Transporte, encargada de dar solución a este problema social.
Cientos de choferes asalariados que durante años fueron explotados por los ‘pulpos’, al morir sin obtener una concesión dejaron en la completa miseria a sus familias; otros, lograron con muchos sacrificios, conseguir un préstamo para pagar la ‘cuota bajo el agua’ que presuntamente les exigían algunos dirigentes de sus agrupaciones, sin importar que el humilde hombre del volante se endeudara de por vida y al no poder pagar los millonarios intereses terminara mal vendiendo con los ‘pulpos’ esa concesión que le costó sangre, sudor y lágrimas.
Cuando el Gobierno ha intentado frenar la ambición de algunos dirigentes transportistas le sale el tiro por la culata, ya que los supuestos aliados de campañas electorales se le salen del huacal; brincan, patalean, amenazan y muchas veces realizan protestas que conforme a las leyes, deberían ser motivo de encarcelamiento.
Ayer, los miembros de la llamada Alianza del Autotransporte en el Estado de Chiapas, al parecer agremiados del grupo de Bersaín Miranda Borraz, decidieron ‘medirle nuevamente el agua a los camotes’ y en un franco reto a las leyes, ‘taponearon’ el paso en las carreteras federales y crearon nuevamente el caos vial.
Los inconformes argumentaron que tuvieron que hacerlo debido al incumplimiento de ‘varios acuerdos’ que había firmado el titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte del Estado, Aquiles Espinosa García, quien no ha sabido ‘bailar’ al son que le tocan’ y desde su llegada a esa institución le ha estado pasando la factura de esa ‘papa caliente’ al Ejecutivo chiapaneco.
La mayoría de choferes del autotransporte público en Chiapas coinciden en opinar que el Gobierno debería hacer una investigación a fondo y crear un padrón con los nombres y apellidos de quiénes han recibido concesiones de taxis y combis, así como de las placas que presuntamente administran con prestanombres, eso quizás ayudaría a ver la otra cara de la moneda del autotransporte público chiapaneco, afirman.
El negocio del servicio de taxis y combis ha saturado las plazas en Chiapas, sin embargo, los llamados ‘pulpos’ parecen no tener llenadera y cada poco exigen liberación de placas, que se presume no todas llegan a los que tienen derecho; por si fuera poco, el precio de las gasolinas y las refacciones siguen aumentando, hay un total desorden y descontrol en el cobro de las tarifas en el servicio al usuario, que como siempre paga los platos rotos.
Las autoridades del autotransporte estatal, Tránsito del Estado, Vialidad y Seguridad Pública, entre otras, no parecen contar con un padrón de las personas que prestan sus servicios como conductores, por lo que se han incrementado los delitos de secuestro y violaciones a mujeres.
Los choferes de este servicio público en muy raras ocasiones llevan una identificación del sitio en que trabajan, tampoco una fotografía a la vista en un cartón con sello oficial de las dependencias correspondientes del Gobierno; no existe un control de seguridad pública que coteje los antecedentes penales de los choferes, sobre todo, ahora que los propietarios de las concesiones suben como conductor a cualquier migrante ilegal que carece de toda documentación para identificarse, los que al parecer son más fácil de explotar laboralmente.
Quizás este problema que surge en cada sexenio no se haya solucionado por razones políticas porque supuestamente en cada proceso electoral utilizan el ‘servicio de acarreo de votantes en los vehículos que controlan los ‘pulpos’, creando así un compromiso de ‘valores entendidos’, que al final obliga a las autoridades a doblar las manos ante quienes infringen la ley. Como dirían alguien desde el púlpito de las mañaneras, ’no es ilegal pero es inmoral’.
El Covid-19 sigue contagiando y matando a la gente; hay que seguir cuidándose con el cubrebocas, guardar sana distancia, lavarse las manos y evitar lugares muy concurridos. La vida no retoña; por vidita suyita, hagan caso.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.