OEA Mintió Sobre Fraude Electoral en Bolivia que Desembocó en el Golpe Militar: Expertos Mathieu Tourliere

253

 

Los Gobiernos de México, Argentina y Bolivia participaron en un evento con expertos que documentaron que el expresidente de Bolivia, Evo Morales, sí ganó las elecciones de 2019 y que la Organización de Estados Americanos (OEA) mintió cuando alegó un fraude electoral, lo que desembocó en el golpe militar.
Por separado, en una conferencia que dio esta tarde en un hotel de esta capital, el líder indígena reiteró que detrás del golpe militar se escondían intereses para privatizar el litio, uno de los minerales más cotizados por su uso en las baterías, y apuntó directamente hacia Elon Musk, el dueño de la empresa Tesla, y hacia la agencia de inteligencia británica M-15.
Durante el evento en la OEA, los ponentes -entre ellos la embajadora de México Luz Elena Baños Rivas- denunciaron el papel del organismo interamericano en la crisis boliviana, sobre todo el informe sobre el presunto fraude electoral que el secretario general, Luis Almagro, publicó sin dar aviso al Gobierno sudamericano, mismo que sirvió de pretexto a los militares que derrocaron a Morales.
En línea con la abierta confrontación que el Gobierno de México mantiene con Almagro, Baños acusó al uruguayo de tomar «acciones que pusieron en riesgo la democracia» y reprobó que se negara a participar en el evento de hoy.
Los expertos del Centro para la Investigación Política y Económica (CERP) aseveraron que la OEA se tardó más de un año en entregar los datos en los que se basó para sostener su teoría del fraude electoral, los cuales estaban basados en un «error» metodológico, pues analizaron las actas por orden alfabético en lugar de cronológico.
Jake Johnson, un experto del CERP, deploró que los funcionarios de la OEA «se han negado reiteradamente a debatir sobre su papel» en las elecciones de 2019, mientras Francisco Rodríguez, integrante del Consejo de Relaciones Exteriores, recalcó que el informe y las declaraciones de Almagro «influyeron en los eventos subsecuentes», es decir, en el golpe.
«Si los argumentos de la OEA fueran tan sólidos, estarían presentes aquí», lamentó por su parte el embajador argentino, Carlos Alberto Raimundi.
Durante el golpe de Estado, el Gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador rescató a Evo Morales y lo trajo a México en un avión militar; el líder estuvo unas semanas asilado y posteriormente viajó a Argentina. Tras las elecciones del año pasado, que marcaron la derrota del Gobierno golpista de Jeanine Áñez y el regreso del Movimiento Al Socialismo (MAS) al poder, el Expresidente pudo volver a su país.
Morales ha estado de visita en México, dónde fue acogido por destacados integrantes del Gobierno -entre ellos el presidente López Obrador, con quien se reunió durante dos horas- y de Morena, particularmente los aspirantes presidenciales Marcelo Ebrard Casaubón y Claudia Sheinbaum.
En una conferencia de prensa, el líder refrendó que el golpe en Bolivia fue impulsado para privatizar el litio, un mineral presente en abundancia en el norte de México, que López Obrador pretende mantener bajo el control exclusivo del Estado.
«Congresistas norteamericanos reconocen que el golpe de Estado ha sido por el litio desde Estados Unidos. El dueño de Tesla dice textualmente que participó en el golpe de Estado por el litio y ahora nos hemos informado por los medios de comunicación, por una investigación que Inglaterra, que su agencia de inteligencia M-15 participó en el golpe de Estado», dijo Morales. Apro