Aldana, ¿Aliado o Adversario a AMLO?

186

 

Víctor Gamboa

Con una planta laboral de más de 90 mil trabajadores en Petróleos Mexicanos (Pemex), empresa que genera ingresos equivalentes a 6% del Producto Interno Bruto (PIB) y aporta 15% del gasto público, el virtual nuevo dirigente del sindicato petrolero, Ricardo Aldana Prieto, se enfrenta a la disyuntiva de ser aliado o adversario político del presidente Andrés Manuel López Obrador, destacan especialistas y politólogos.
Aldana Prieto, identificado con el exsecretario general del sindicato Carlos Romero Deschamps, ha sido crítico del actual gobierno federal, al que responsabiliza de la precaria situación de miles de trabajadores que tienen plaza temporal o transitoria, además de que ha exigido que se reconozca la labor de riesgo que desempeñan muchos de esos empleados.
El analista político José Antonio Crespo ve lejana la posibilidad de que se pueda concretar una alianza entre López Obrador y el virtual nuevo dirigente petrolero, pero señaló que la actitud que asuma Aldana, una vez que se convierta en secretario general, «tendrá que ser de al menos una relación cortés, civilizada, no necesariamente alianza, pero sí de un diálogo civilizado para que las cosas puedan avanzar o puedan salir mejor».
Subrayó que a Aldana le conviene evitar un encontronazo y establecer una buena relación con el Presidente para blindarse de alguna forma por cualquier investigación en su contra, pero a López Obrador también le interesa tener de su lado al gremio.
«Afirmó que en el mediano plazo, el virtual nuevo dirigente sindical tiene todos los incentivos para convertirse en aliado del gobierno federal.
«Hace poco, del erario le dimos 3 mil 600 millones de dólares a Petróleos Mexicanos, no veo en qué afecte eso a Aldana, yo creo que tiene todo el interés y el incentivo para cooperar, salvo que haya un tema personal que ignoro», enfatizó.
El analista Alberto Aziz Nassif aseguró que Aldana, lejos de confrontarse con el presidente López Obrador, se adaptará a las circunstancias políticas que vive el país, derivado de un nuevo régimen y una nueva realidad.
«Me imagino que llegará el nuevo liderazgo, la nueva dirección, con una serie de elementos a negociar y va a ser el resultado de una negociación, pero no veo que vaya a generarse un conflicto importante ni una ruptura».
Carlos Alberto Bautista, académico de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle, consideró que no hay posibilidades de que Aldana opte por el camino de oponerse al gobierno federal y al presidente Andrés Manuel López Obrador, pues tendrá que negociar para concretar sus objetivos, entre los cuales destaca que se garantice el empleo a los trabajadores de Pemex, ante el incremento en el número de contratistas que laboran en proyectos y obras. Sun