ALFIL NEGRO

177
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“No sé con qué armas se luchará la tercera guerra mundial, pero la cuarta será con piedras y palos”. (Albert Einstein)

La voz de los Caracoles
Oscar D. Ballinas Lezama

Los pueblos indígenas en la zona alta de Chiapas vuelven a ser noticia en el mundo, ayer domingo en San Cristóbal de Las Casas, inciaron movilizaciones para protestar contra lo que consideran una invasión del ejército Ruso a Ucrania.
No menos de diez mil indígenas del Movimiento Zapatista de Liberación Nacional salieron de sus bases de apoyo en los caracoles de los diversos municipios en los Altos de Chiapas, para marchar y protestar contra lo que consideran otra guerra generada por el capitalismo.
“No a la guerra que sólo deja destrucción y muerte”, rezaban algunas pancartas que enarbolaban los indígenas encapuchados que volvieron a salir del monte desde las regiones de Ococingo, Las Margaritas, Palenque, Altamirano y Zinacantán, para enviar su mensaje de protesta a través de su palabra digna.
El subcomandante Galeano, (Marcos, lo que queda de él, o el que lo suple tras la máscara), apareció nuevamente para organizar a las nuevas generaciones del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, pidiendo apoyo económico para enviárselo a los ucranianos, que resisten a lo que consideran una invasión del ejército ruso a ese país.
”Debemos parar la guerra. Si se mantiene y, como es de prever, escala, entonces tal vez no habrá quien nos cuente del paisaje después de la batalla”, palabra que envió a través de los medios de comunicación el Subcomandante Galeano.
Más tarde, los subcomandantes zapatistas en Chiapas, Galeano y Moisés, firmaron un comunicado en el que agregaron: “sin dobleces, gritamos y llamamos a gritar y exigir: fuera el ejército ruso de Ucrania”.
En ese comunicado, ambos luchadores del zapatismo chiapaneco, hicieron un llamado a la Sexta nacional e internacional que no lo ha hecho todavía, a que, de acuerdo a sus tiempos y modos, se manifiesten en contra de la guerra y en apoyo de que, luchen en sus geografías por un mundo con libertad.
Aclaró el jefe zapatista que como tales que son, no apoyan a uno ni otro Estado, sino a quienes luchan por la vida en contra del sistema; la pregunta que se hacen muchos chiapanecos es de dónde o quiénes sufragan los gastos para darles de comer y trasladar desde sus comunidades en la selva a más de 10 mil indígenas
Galeano explicó que el ‘aplauso al criminal argumento del presidente de Rusia, Vladimir Putin, para justificar la invasión militar de Ucrania, ”se convertirá en lamento cuando, con las mismas palabras se justifique la invasión a otros pueblos cuyos procesos no sean del agrado del gran capital”.
Afirmó que quienes ganan en estas guerras son los grandes consorcios armamentistas y los grandes capitales que ven la oportunidad para conquistar, destruir, reconstruir territorios, es decir, crear nuevos mercados de mercancías y de consumidores de personas”.
“Nuestro deber es apoyarles a los ucranianos en la medida de nuestras posibilidades. Una palabra, una imagen, una tonada, un baile, un puño que se levanta, un abrazo -así sea desde geografías lejanas, son también un apoyo que animará sus corazones. Resistir es persistir y es prevalecer. Apoyemos a estos familiares en su resistencia, es decir, en su lucha por la vida. Se los debemos y nos lo debemos a nosotros mismos”. Dijo en su manera de pensar y hablar el subcomandante Galeano (Marcos).
En otras cosas, las fuerzas zapatistas en Chiapas mencionaron que ante el crecimiento del narcotráfico en esta entidad fronteriza en México, provoca que las comunidades originarias se vean obligadas a formar grupos de autodefensa, porque el Gobierno Federal poco o nada hace para preservar la vida, libertad y bienes de los pobladores, de ahí que cada vez se estén generando más conflictos en la zona de los Altos de la entidad.
Mientras los rusos y ucranianos tienen sus propias guerras, en México se dan otras. Estas a nivel de las relaciones internacionales con la Unión Europea, en donde miembros del Parlamento criticaron y exigieron al Gobierno mexicano solucionara el problema de los asesinatos de periodistas; el Parlamento Europeo, jura y perjura que solo buscan apoyar a las autoridades y sociedad civil para hacerle frente al tema de la inseguridad.
Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador pusiera las cartas sobre la mesa y acusara a los Parlamentarios de injerencistas y borregos, tuvo que saltar a la palestra el embajador de la Delegación de la Unión Europea en México, Gautier Mignot, para enfriar el conato de pleito entre el ‘Gran Tlatoani’ azteca y los legisladores europeos.
Gautier Mignot explicó que desde hace muchas décadas el bloque europeo ha tenido un compromiso con la defensa de los derechos humanos en todo el mundo, no solamente en México, y que en este sentido, ellos, también aceptan críticas.
Por su parte, el Presidente de la República mexicana aclaró y rechazó que sea un insulto decirles ‘borregos’ a los legisladores europeos, esto, después que también les dijo que era lamentable que se sumaran al grupo opositor de la llamada cuarta transformación.
Para nadie es secreto que el comunicado o discurso del presidente López Obrador, llevaba mucha jiribilla y no dejó dejar títere con cabeza, al decir. “Es mucho el pueblo de Europa para tan pequeños políticos y gobernantes”, y mencionó que el gobierno no puede aceptar que nadie le falte el respeto a su administración. Más claro ni el agua, ahora los europeos lo pensarán dos veces para criticar al político de Macuspana Tabasco.
De las dudas que quedaron en el tintero, luego de la reciente visita del presidente López Obrador a Tapachula, fue que al parecer, el embajador norteamericano Ken Salazar, no se le vio escuchando o atendiendo el tema de los migrantes y si estuvo, lo hizo de muy bajo perfil al grado que se volvió invisible, dicen los dirigentes de los migrantes que pretendieron hablar con este funcionario del Gobierno gringo.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.