Los Litigios que Vienen

158

J. Jesús Esquivel

Washington.- El fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que declara constitucional la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) frenará las inversiones, provocará escasez energética y abre la puerta a innumerables litigios, advierte Luis de la Calle, experto en comercio internacional.
“El problema es que ahora tenemos dos cuerpos jurídicos: uno, lo que dice la Constitución, y otro es lo que dice la ley. Son distintos y contradictorios”, explica De la Calle, quien fuera negociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), entre México, Estados Unidos y Canadá.
En entrevista con Proceso, el experto en temas de inversión y comercio internacional explica las implicaciones jurídicas a nivel nacional e internacional que devienen de la LIE avalada por la SCJN en la votación de siete en contra y cuatro a favor de la constitucionalidad.
Contrario a lo que sostiene el presidente Andrés Manuel López Obrador en el sentido de que la LIE deja improcedentes los amparos interpuestos en su contra, además de que no implica violaciones al Tratado México, Estados Unidos, Canadá (TMEC), De la Calle expone un panorama problemático.
La resolución de constitucionalidad elaborada por la ministra Loretta Ortiz y respaldada por sus colegas Arturo Zaldívar, Jazmín Esquivel y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena no logró en la SCJN un voto mayoritario y calificado, creando incertidumbre y dos entidades jurídicas que rigen a un mismo mercado; el eléctrico.
La explicación del experto se sostiene en que las empresas que ya han interpuesto amparos recurrirán a todas las instancias judiciales del país hasta terminar en manos de la SCJN, que tendrá que decidir pero con mayoría simple, como fue el aval a la LIE.
De la Calle contempla que esos pleitos legales, ya de entrada desestimados por López Obrador, tendrán que ser resueltos en un plazo de dos a tres años, periodo en el que “habrá cero inversión” porque los empresarios no tendrán garantías de nada.
Las enmiendas constitucionales requieren del sí de dos tercios de los votos del Poder Legislativo y del apoyo de la mitad de los estados de la nación.
Las disputas que se vienen en los tribunales por la LIE serán con las inversiones existentes, sin inversión nueva en materia eléctrica.
El viernes 8, López Obrador, en su conferencia mañanera, sostuvo que la decisión de la SCJN le “alivianó la carga” al gobierno federal para apuntalar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y, además, cumplir su promesa de no subir el precio de la luz.
El experto en comercio internacional y por ende en disputas de ese ámbito lo percibe diferente y aclara que ya hay empresas amparadas ante lo que hizo la SCJN.
“Si la decisión de ayer hubiera sido ocho a tres se hubieran ganado todos los amparos automáticamente. Como fue siete a cuatro no se ganan automáticamente. Los jueces federales van a tener que tomar la decisión sobre si le hacen caso a la mayoría de los ministros de la Corte o le hace caso a que esta ley no fue declarada inconstitucional”, machaca De la Calle.
Según él, no todos los amparos serán derrotas para el gobierno federal, pero sí la mayoría.
Oportunidades perdidas
La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, advirtió que por la LIE México perdería unos 10 mil millones de dólares en inversiones de su país, como lo expuso en una carta que mandó a la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier.
A nivel internacional las demandas al gobierno mexicano por la LIE serían más complicadas y costosas, aunque no inmediatas, y se dividirían en dos categorías: en una, las empresas que determinen ir a tribunales internacionales de arbitraje argumentado que la decisión tomada por el gobierno mexicano es expropiatoria, al instrumentar cambios de funcionamiento del sector y tomando en cuenta que la ley está parada.
La otra categoría tendrá que ver con las acciones que tome, por ejemplo, la CFE y que afecten directamente a las empresas, modificando los compromisos de despacho definidos en acuerdos comerciales o directamente entre el gobierno federal y el servidor y proveedor.
Esos cambios ante los tribunales de arbitraje comercial no tienen otras interpretación más que un “equivalente a una expropiación”, bajo el argumento de que México se retracta de lo que firmó en el TMEC, el Acuerdo Transpacífico o en tratados con Europa. “Sucederá un día”, advierte el experto.
Cuando se levante la suspensión a la ley, luego de que el Congreso mexicano decida sobre la LIE, ésta se aplicará y la CFE reducirá hasta 90% en la producción de las empresas, a lo cual AMLO con su firma se comprometió a cumplir bajo el TMEC. Proceso