domingo, julio 3, 2022
spot_img
InicioHoy EscribenCrisis Alimentaria, Atizada por la Guerra en Ucrania

Crisis Alimentaria, Atizada por la Guerra en Ucrania

Luis Méndez, Corresponsal

La guerra en Ucrania está estresando la economía mundial y encareciendo las materias primas y los productos energéticos, pero también agrava la crisis alimentaria en algunos de los países más vulnerables, ubicados sobre todo en África subsahariana.
Al bloqueo ruso de gran parte de las exportaciones agrícolas de Ucrania, uno de los principales proveedores de grano a nivel mundial, hay que sumar la escasez de fertilizantes y las tensiones del mercado, por lo que las reservas planetarias de trigo se podrían agotar en diez semanas, según Sara Menker, directora general de la empresa de análisis agrícola Gro Intelligence.
En su comparecencia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la experta aseguró que la guerra entre Rusia y Ucrania no fue la causa de una crisis de seguridad alimentaria, sino que «simplemente echó leña al fuego que ya ardía desde hace tiempo», aludiendo entre otros factores a las sequías provocadas por el cambio climático, que han arruinado cosechas enteras en Paquistán y algunas regiones de África, reforzando con ello la hambruna.
Considerada el granero de Europa, Ucrania exporta la mitad del aceite de girasol en el mundo, 15% del maíz y 12% del trigo, pero buena parte de estos productos permanecen bloqueados desde hace meses en los puertos del mar Negro por el cerco de las tropas rusas, que están saboteando también la productividad de los campos ucranianos y bombardeando almacenes de cereales, según la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen que acusó a Moscú de utilizar el hambre y el grano como armas de guerra.
Se estima que más de 20 millones de toneladas de cereal están retenidas en territorio ucraniano por el asedio de la armada rusa, lo que ha provocado un descenso de las reservas internacionales desde que inició el conflicto, además de un incremento global del precio del trigo (30%), luego del recorte de casi el 80% de las exportaciones agrícolas de Ucrania. En Líbano, el precio del pan se ha disparado 70%; los envíos de cereales a Somalia, país azotado cíclicamente por la hambruna, se han suspendido.
Indonesia, India y otros países asiáticos enfrentan problemas de aprovisionamiento, por lo que han tenido que tomar medidas proteccionistas y reducir sus exportaciones agrícolas para hacer frente a las necesidades nacionales. En Sri Lanka, el aumento de precios y la escasez atizó un problema político social que ha derivado en protestas y en que el país anuncie default. En otros países, como Marruecos o Egipto, empieza a haber dificultades para obtener en algunos comercios harina de trigo, con la que se hace el pan.
«La guerra está llevando a millones de personas al precipicio de la inseguridad alimentaria», sentenció el secretario general de la ONU António Guterres. «El hambre masiva, la malnutrición y el aumento de los precios pueden provocar una crisis que se puede prolongar durante años», advirtió. El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas compra la mitad del grano a Ucrania para abastecer a nivel global a 125 millones de personas.
250 Millones en Riesgo de Hambruna.
Según organismos internacionales, el número de personas en situación de inseguridad alimentaria ha pasado de 440 millones a mil 600 millones en apenas unos meses; unos 250 millones están en riesgo de hambruna.
La producción mundial de biocombustibles que se utilizan sobre todo en el transporte por carretera, pero también en otros vehículos y en menor medida en la aviación, guarda una relación directa con la actual crisis alimentaria, ya que este tipo de carburantes exige cantidades ingentes de cereales que en las circunstancias actuales podrían ser utilizados para mitigar la falta de alimentos básicos.
«Estamos dedicando millones de hectáreas de terreno para producir alimentos como el maíz, el trigo, la palma o la soja… y en vez de destinarlos a usos alimentarios, se utilizan para generar combustibles que se queman en los depósitos de nuestros vehículos», señala a EL UNIVERSAL Pablo Muñoz, portavoz de la campaña de biocombustibles de Ecologistas en Acción. Sun

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Comentarios recientes