Inundada Tapachula con Antros de Vicio; más de 12 mil Bares y Cantinas en la Región

2398

* ALTO CONSUMO DE ALCOHOL ORIGINA ACCIDENTES VIALES CON FATALES CONSECUENCIAS.
* A PESAR DE CANCELARSE LA EXPEDICIÓN DE LICENCIAS, SIGUEN APERTURANDOSE ESTABLECIMIENTOS DE GIROS ROJOS.

Tapachula, Chiapas; 30 de Marzo.- Mientras el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, ha encabezado desde hace cuatro años una lucha frontal contra las casas de apuesta, casinos, centros de prostitución y antros de vicio, nuevamente se están abriendo es tipo de lugares, donde se comercializan bebidas alcohólicas en cantidades industriales.

Además, se realizan espectáculos con desnudos corporales, explotación de personas y trata, sin que nadie pueda o quiera evitarlo.
Los horarios, cuya responsabilidad recae en los funcionarios municipales, tampoco se están cumpliendo tal y como lo marca el Bando Municipal de Seguridad y Buen Gobierno.
La propias autoridades impartidoras de justicia en la región han confirmado el incremento considerable de los delitos derivados del alto consumo de bebidas embriagantes, muchos de los cuales con fatales resultados.
Según la Secretaría de Salud en el Estado, no se ha expedido un solo permiso de apertura para antros, pero entonces no se comprende cómo casi todas los semanas hay inauguración de tugurios de todo índole, algunos disfrazados de restaurantes o karaokes.
Basta recorrer el par vial de Tapachula para encontrarse infinidad de establecimientos con venta de bebidas embriagantes, muchos de los cuales se supone ya habían sido clausurados.
Se cree que el cierre de algunos antros en la ciudad ha servido solamente para tratar de engañar a la sociedad, ya que ni bien los han clausurado y difundido como un gran triunfo de las autoridades, cuando horas más tarde los vuelven a abrir.
Con el horario, los días en los que hay Ley Seca y los festivos, no hay tampoco problemas porque los lugares con giros rojos y negros en el municipio, abren sin ningún impedimento y visible a toda la población.
La proliferación de cantinas se ha incrementado notablemente en los últimos meses y como daño colateral son los accidentes vehiculares en el que los conductores iban en estado de ebriedad y en donde, lamentablemente, ha habido heridos y hasta muertos.
Es lamentable que en bares de la ciudad hayan enfrentamientos a balazos, al permitir que hombres armados entren a consumir bebidas, justo ahí mismo donde la juventud de Tapachula también cae en los vicios.
Hay sectores de la sociedad que consideran todo esto como parte de una gigantesca corrupción, aunque otros creen que es resultado de la ineptitud de los funcionarios que no saben cómo cumplir con las responsabilidades por las que se les paga, y que les deja muy buenos dividendos.
Así también, la nula revisión vial y de las corporaciones policíacas permite que conductores en vehículos con vidrios polarizados, sin placas de circulación y con unidades sospechosas, transiten tranquilamente sin ser molestados.
Cabe recordar que en los primeros tres años del sexenio, grupos interinstitucionales informaron que se habían cerrado cientos de antros de vicios, pero ahora “milagrosamente” volvieron a abrir y hasta con servicio de prostitución.
Se desconoce si para ello hubo algún tipo de arreglo económico o si los propietarios de esos establecimientos están actuando por el libre albedrío, al saber que sus autoridades locales nomás no funcionan.
La impunidad y libertad en la que están actuando los dueños de esos negocios deja en claro que, o bien los servidores públicos que tienen las órdenes de frenar todo ello han fracasado por ineptitud, o cayeron en la corrupción.
Incluso, se teme que de seguir con esa impunidad, se incremente nuevamente el consumo de alcohol y drogas hasta niveles alarmantes, como los que había a finales del sexenio pasado.
12 mil Antros de Vicio en la Región…y Contando.
En los 16 municipios que conforman la región baja de la Costa y la Frontera Sur de Chiapas, operan alrededor de 12 mil lugares con venta de bebidas alcohólicas. De ellos, se calcula que unos 4 mil lo hacen con alguna irregularidad o de manera clandestina.
Según cifras de grupos colegiados y de acuerdo a censos realizados por las autoridades, de los cerca de ocho mil establecimientos que supuestamente cumplen con lo dispuesto por la ley, al menos la mitad tienen permisos autorizados a las dos cerveceras más grandes del país, mientras que el resto es a particulares o empresas privadas.
Se estima que en la región, unos mil antros de vicio -en cualquiera de sus modalidades y que en su mayoría estaban disfrazados como otros giros-, fueron clausurados en los tres primeros años del sexenio, pero ahora han vuelto a abrir sus puertas.
En ese periodo las clausuras fueron por diversos motivos, incluyendo a aquellos en donde se encontraron a menores de edad consumiendo bebidas embriagantes; en locales en los que se detectó venta de licor adulterado o a personas ejerciendo la prostitución, sin control sanitario.
De acuerdo a la ley en Chiapas, desde hace seis años, la Secretaría de Salud del Estado es la dependencia encargada de verificar y expedir los permisos para ese tipo de giros; Hacienda Estatal de cobrarles las responsabilidades fiscales, refrendos, y otros impuestos; mientras que el Ayuntamiento de vigilar que se cumplan los horarios establecidos.
Se desconoce cuáles fueron los motivos que hubo para frenar los operativos de clausuras de antros de vicio y quién está autorizando tantas aperturas de tugurios, algunos disfrazados como karaokes, restaurantes y cocktelerías.
En ese reparto de las responsabilidades, los funcionarios se culpan unos a otros, pero permiten que todo siga igual o peor, y tampoco ejercen su autoridad en contra de los clandestinos.
La gran mayoría de esos negocios están dañando la salud de los chiapanecos y de sus visitantes, pero hay multimillonarios intereses que les permiten instalarse en pleno centro de la ciudad, cerca de escuelas, templos religiosos, oficinas gubernamentales o mercados.
La proliferación de establecimientos con venta de bebidas embriagantes en Tapachula, de nueva cuenta, contradice a la iniciativa del gobernador Manuel Velasco Coello, de continuar luchando en contra de los antros de vicio, las casas de apuesta, la prostitución, la explotación infantil, así como la violencia, la inseguridad y los accidentes derivados del consumo del alcohol.
Por ello, urge que las autoridades implementen un mecanismo para impedir precisamente la reapertura de los antros clausurados en el lugar que estaban instalados, pero tampoco su reubicación a colonias populares u otras zonas de la ciudad, porque el daño es el mismo a la sociedad.
Apenas algunos meses atrás se había hecho público que supuestamente había un funcionario local que se encargaba de establecer las cuotas a los tugurios en la ciudad, incluso, él mismo recogía esos recursos.
¿De qué tamaño será la recolección económica que permite la impunidad, el silencio hasta de los Regidores del Cabildo y la compra de conciencia del resto de las autoridades, para que todos coincidan que en Tapachula no pasa nada? EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello