Acuerdan Peña Nieto y Manuel Velasco Consolidar el Desarrollo de la Frontera Sur

1135
El mandatario chiapaneco y el presidente de la república acordaron incrementar la coordinación entre sus Gobiernos para fortalecer rubros de infraestructura, crecimiento económico y programas sociales en la entidad.
El mandatario chiapaneco y el presidente de la república acordaron incrementar la coordinación entre sus Gobiernos para fortalecer rubros de infraestructura, crecimiento económico y programas sociales en la entidad.

Ciudad de México; 9 de Abril.- El presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, se reunieron este fin de semana en la residencia oficial de Los Pinos, en donde el tema principal fue la de sumar esfuerzos para impulsar a la región del Soconusco.
Ambos acordaron incrementar la coordinación entre sus Gobiernos para fortalecer rubros de infraestructura, crecimiento económico y programas sociales en la entidad.
Abordaron los mecanismos que se requieren para reforzar las inversiones y los apoyos, de acuerdo con información oficial.
Al concluir el encuentro, el mandatario estatal dio a conocer que el Presidente de la República está siempre muy al pendiente de que a Chiapas lleguen mayores beneficios.
Comentó que su administración habrá de profundizar la coordinación y el trabajo en unidad con el Gobierno Federal, con el objetivo de fortalecer rubros de infraestructura, crecimiento económico y programas sociales.
“De manera particular, los proyectos para detonar el desarrollo de la Frontera Sur como son la Zona Económica Especial de Puerto Chiapas y el Parque Agroindustrial”, destacó el mandatario.
Velasco Coello justificó esa postura al decir que “esta, es una frontera que estuvo olvidada y hoy está siendo atendida como se merece, al ser la tierra donde comienza la Patria».
Los Beneficios de la Zona Económica Especial.
Las Zonas Económicas Especiales (ZEE) son lugares determinados geográficamente en los que se ofrece un marco especial de medidas que garantizan un entorno favorable para el desarrollo de negocios, y también dan certidumbre a inversiones nacionales e internacionales.
Es la primera vez que en México se plantea esta política de fomento productivo y se realiza con la intención de generar polos de desarrollo industrial en el sursureste del país.
Son una manera diferente para promover la productividad y están caracterizadas por beneficios fiscales directos a la inversión y el empleo; régimen aduanero especial; facilidades para el comercio exterior; marco regulatorio que agilice la apertura de empresas; infraestructura competitiva que asegure conectividad logística con diferentes puntos del país y mercados internacionales.
Así también, financiamientos especiales de la Banca de Desarrollo; apoyos a la capacitación laboral y a la innovación tecnológica; planeación urbana y desarrollo ordenado de viviendas en las áreas circundantes.
En el mundo, las Zonas Económicas Especiales han probado ser una medida efectiva en más de 3 mil 500 experiencias en países como Brasil, Corea del Sur o China.
Bajo ese modelo, en México se pretende acelerar el proceso de abatir el rezago histórico en el sur de México, y de manera especial en Chiapas.
Para lograrlo, los organismos empresariales son pieza clave para lograr no solamente el acuerdo, sino la materialización del desarrollo que se está impulsando.
México ha sido una nación de contrastes; es un país en donde coexiste prosperidad pero al mismo tiempo la marginación. Vanguardia por un lado y rezago social por el otro, ya que mientras en la Frontera Norte o en el Bajío compiten con éxito en la economía global, hay otras regiones, como Chiapas, que aún no logran detonar su enorme potencial.
Resulta paradójico que no obstante los vastos recursos naturales y energéticos de la Entidad, millones de familias viven en condiciones de pobreza y de atraso.
La Iniciativa Privada Como Factor Clave.
La ZEE de Puerto Chiapas, según el Gobernador, busca incorporar las mejores prácticas mundiales que recomendaron académicos, expertos y organismos internacionales, y para ello se consideraron diversos elementos, incluyendo propuestas del sector privado, desarrolladores de partes industriales, empresarios locales, exportadores y empresas globales.
Para alcanzar el éxito se plantean varios factores, entre ellos, que será un proyecto de mediano y largo plazo que incluso trascenderá a la actual administración. La Ley de las ZEE brinda seguridad y certeza a las inversiones.
También se incluyen mecanismos que aseguran transparencia y rendición de cuentas en el desarrollo y la operación de las mismas.
Paralelamente se pondrán en marcha otras acciones para fortalecer el capital humano y promover la innovación en coordinación con universidades públicas y privadas.
Se establecerán estrategias de seguridad preventiva y operativa que permita el adecuado tránsito de personas y mercancías desde y hacia las Zonas Económicas Especiales; se construirán importantes proyectos de comunicaciones e infraestructura energética que eleven la competitividad.
La gestoría de Velasco Coello tiene como visión que antes de que concluya este sexenio, o sea para el próximo año, se hayan instalado las primeras empresas anclas que permitan generar cadenas de proveedores y nuevos empleos de calidad en las Zonas Económicas Especiales. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello