Detienen a Javier Duarte en Guatemala; Vacacionaba con su Familia en Lujoso Hotel

1366
El Ex Gobernador Priista, Javier Duarte de Ochoa, fue capturado la tarde del sábado en el lujoso Hotel Riviera de Atitlán, en del Departamento de Sololá, Guatemala. Ahora espera ser extraditado a México para enfrentar los cargos por delitos de Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.
El Ex Gobernador Priista, Javier Duarte de Ochoa, fue capturado la tarde del sábado en el lujoso Hotel Riviera de Atitlán, en del Departamento de Sololá, Guatemala. Ahora espera ser extraditado a México para enfrentar los cargos por delitos de Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

* EL EX GOBERNADOR DE VERACRUZ LLEVABA 6 MESES PRÓFUGO DE LA JUSTICIA MEXICANA Y TENÍA FICHA ROJA EMITIDA POR LA INTERPOL.
* FUE RECLUIDO EN UNA PRISIÓN UBICADA DENTRO DE UN CUARTEL MILITAR, A ESPERA DE SER EXTRADITADO.

Tapachula, Chiapas; 16 de Abril.- Luego de seis meses de permanecer prófugo de la justicia mexicana y de ser buscado en 190 países, en la noche de este sábado fue detenido el exgobernador del Estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, acusado de presuntos actos de corrupción y otras irregularidades en su mandato.
Entre ellas, se le investiga como posible responsable de crímenes de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.
Destacan dos investigaciones iniciadas por la Fiscalía General de Veracruz, la FESP/013/016/1-04, y la FESP/216//2016/14-07, que señalan al exmandatario como responsable del desvío de recursos públicos, utilizando para ello, al menos 35 empresas “fantasmas”.
Una de ellas fue la Bienart S.A. de C.V.; de la cual ya fue detenido el administrador, Victorino Benítez Márquez, quien supuestamente recibió en diciembre del 2013, más de 18 millones de pesos, a través de contratos proporcionados por la Sedesol de esa Entidad.
Quizá todo hubiera pasado desapercibido, pero en una notificación de rutina de la Secretaría de Hacienda Federal, el verificador se percató que el domicilio fiscal que aportó esa empresa en su Registro Federal de Contribuyentes, en realidad se trata de una modesta panadería y un consultorio médico, lo cual fue reportado.
Esto desembocó una investigación a fondo que poco a poco fue dando como resultado que se descubriera grandes actos de corrupción que hoy son la causa principal de la detención de quien fuera Gobernador.
Dentro de esa red de las empresas fantasmas involucradas con Duarte, también ya fueron detenidas las hermanas Nadia Isabel y Elia Arzate Peralta, por su probable responsabilidad en los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.
A ellas se les había girado dos órdenes de aprehensión por un Juez de Control Federal, a raíz de una denuncia presentada por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
La misma Procuraduría General de la República (PGR), adelantó que en la investigación, ya hay otras nueve personas que han sido identificadas como involucradas en esos delitos, y en breve podrían ser detenidas.
La detención de Duarte en este Sábado de Gloria, se llevó a cabo por medio de un operativo conjunto realizado por la Interpol y elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala, en el municipio de Panajachel, en el Departamento de Sololá, en esa nación centroamericana.
Como se recordará, Duarte había sido acusado insistentemente de encabezar una de las administraciones más corruptas de la historia del país y otros delitos graves. Incluso, en su Gobierno hubo el mayor número de periodistas y trabajadores de los medios de comunicación agredidos, incluyendo varios homicidios.
Su situación se volvió un escándalo de tan grandes magnitudes, que el pasado 12 de octubre solicitó una licencia para retirarse del cargo y afrontar las denuncias en su contra.
Ese fue su último día en que apareció públicamente y a partir de entonces se le buscó en varios Estados, incluyendo a Chiapas, luego de que sus familiares tienen residencia en la región de la Fraylesca, pero no hubo resultados positivos.
Apenas unas horas después de haber solicitado licencia al cargo, el 13 de octubre, el juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal, con sede en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, giró una orden de aprehensión en su contra.
Hoy se cree que el exgobernador habría huido de manera furtiva, ayudado por servidores públicos, como el exgobernador interino, Flavino Ríos, y un helicóptero de Veracruz, aunque aún se desconoce si esa misma nave se utilizó para llegar a Guatemala.
Su sucesor, Miguel Ángel Yunes Linares, vertido de la coalición Unidos para Rescatar Veracruz, ha sido uno de los que más han fustigado lo que hizo Duarte, e incluso lo denunció penalmente el 3 de marzo del año pasado.
Los señalamientos fueron cada vez más frecuentes y ante ese panorama, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) del Gobierno Federal, le inició auditorías el 24 de agosto, poco antes de que renunciara.
Sabiendo cómo venían las cosas de enlodadas en un mar de corrupción, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), decidió -en esos días- expulsarlo de sus filas y con ello tratar de lavarse las manos y retirarse un poco del escándalo.
La forma tan cínica con la que el Exgobernador logró escabullirse de las autoridades, hizo suponer complicidades. Ante esos rumores, la Procuraduría General de la República (PGR) ofreció el 11 de noviembre, una recompensa de 15 millones de pesos para quien pudiera ofrecer información que permitiera dar con su paradero.
Nuevamente Chiapas se metió en el ojo del huracán, luego de que las autoridades detuvieron el 18 de noviembre a una persona en el Aeropuerto Internacional de Tapachula, cuando portaba pasaportes falsos a favor de Duarte y de sus familiares.
Al inicio de este año, algunas versiones señalaban que Duarte había sido visto en Canadá, pero otros rumoraban que estaba en Centroamérica.
Ante ello, se pidió la intervención de la Policía Internacional (Interpol), que para el 24 de enero emitió una alerta roja para la búsqueda del político en 190 países.
Un mes después, el 20 de febrero, la PGR dio a conocer el cateo de una bodega en Veracruz, donde supuestamente se encontraron diarios y libretas de diversas cuentas bancarias, que se dijo eran de Karime Macías, su actual esposa.
Apenas unos minutos después de la detención de Duarte, el director general de la PNC, Nery Ramos, declaró a los medios de comunicación que la detención se llevó a cabo en la recepción del hotel La Riviera de Atitlán, donde el Exgobernador de Veracruz se había hospedado con fines de descanso.
Según Ramos, tenían informes de que el expriista habría ingresado a territorio chapín desde finales del año pasado y se sospechaba que estaba instalado en alguna comunidad fronteriza con Chiapas.
El hotel, ubicado a un costado de uno de los lagos más bellos del mundo, el Atitlán, estaba literalmente rodeado por elementos infiltrados como civiles y esperaban una oportunidad.
Esta se dio cuando Duarte utilizó su huella digital para ingresar al lobby del hotel y solicitar una botella de vino. En ese momento, al corroborarse su identidad, varios elementos se acercaron a él para informarle que estaba detenido y que no pusiera resistencia. No se realizó ningún disparo.
Las versiones no concuerdan con las fuentes de inteligencia mexicana, que consideran que Duarte había llegado a Tapachula y en la víspera cruzó la franja limítrofe con Guatemala, vía Frontera Talismán, con un nombre falso.
Ya detenido, el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER), solicitó a su homólogo de Guatemala que mantenga detenido a Duarte, en tanto se cumplía el proceso de extradición.
Mientras todo eso ocurre, la PGR ya congeló 112 cuentas bancarias relacionadas con el caso Duarte; aseguró cinco empresas y cuatro propiedades, que son parte de la red de amigos, familiares, ex servidores públicos y personas imputadas en los hechos delictivos por los que se le persigue al exgobernador.
La PGR aseguró además dos predios en la colonia Lomas de Chapultepec y Polanco, ambas en la capital del país, así como el gigantesco rancho de casi cien hectáreas, “Las Mesas”, ubicado en Valle de Bravo, en el Estado de México.
En la interminable lista de las propiedades aseguradas también aparecen varias hectáreas del ejido “Lerma”, en el Estado de Campeche; dos inmobiliarias, entre otras.
Por si todos esos delitos en contra de Javier Duarte no fueran suficientes, también tiene que afrontar una orden de aprehensión, por su probable responsabilidad en la comisión de delitos electorales.
Esto, según la Fiscalía Especializada en la Atención de los Delitos Electorales (FEPADE), porque el ahora detenido obstaculizó las labores públicas de los funcionarios del Organismo Público Local, al negar los recursos económicos necesarios para desarrollar adecuadamente esas tareas. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello