Agreden a Periodistas en Informe de Albores; Beneficiarias de Prospera Acarreadas al Evento

1641
Ante un semivacío “Estadio Zoque”, Roberto Albores Gleason dio su “Informe Ciudadano”, acto político que lo único relevante que tuvo fue la detención de dos reporteros que cubrían el evento y que descubrieron cómo varias beneficiarias de programas sociales fueron condicionadas para asistir a “apoyar” al Senador.

* LOS COMUNICADORES, DE TUXTLA Y COMITÁN, DOCUMENTABAN LAS IRREGULARIDADES COMETIDAS EN DICHO ACTO.
* VARIAS MUJERES DECLARARON QUE ASISTIERON BAJO AMENAZA DE PERDER SUS APOYOS SI SE OPONÍAN A ACUDIR AL INFORME.

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; 22 de Abril.- Dos periodistas fueron agredidos, sacados por la fuerza y entregados a las autoridades policíacas, luego de que documentaban irregularidades en el informe del Senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), realizado en la mañana de este sábado en el estadio “Víctor Manuel Reyna”, en esta capital.

De acuerdo a los videos difundidos de lo ocurrido, Nehemías Jiménez, del periódico de Tuxtla, y el camarógrafo José David Morales Gómez, realizaban la cobertura del evento, que lució semivacío.
Como parte de su trabajo, los comunicadores se acercaron a los asistentes para grabar los pormenores del informe de Albores.
Durante la entrevista a un grupo de mujeres que según dijeron, habían sido llevadas hasta ahí de manera condicionada para recibir programas gubernamentales como Prospera, se atrevieron a denunciar su inconformidad.
El reportero preguntó: ¿Usted sabe quién es Roberto Albores Gleason?, a lo que una de ellas contestó “No, yo sé que es un priista que no merece nada ahorita”.
Sentada en las gradas del Estadio justo cuando el legislador daba su informe, le preguntaron si había llegado por el PRI, a lo que la señora respondió: “No, es que estoy en el grupo de Prospera”.
Cuando explicaba a los periodistas cómo es que había sido llevada a participar en el evento, cuatro personas, supuestamente del cuerpo de seguridad personal del Senador, se acercaron a los comunicadores para decirles que no podían grabar y al resistirse, porque en Chiapas existe la libertad de expresión, fueron agredidos.
En el video se aprecia cómo le quitan los equipos, y los toman por la fuerza para obligarlos a salir del Estadio. Al percatarse, los asistentes empezaron a gritar a los guaruras que los soltaran y los dejaran hacer su trabajo.
En lugar de ello fueron entregados a la Policía Municipal, quienes se los llevaron detenidos, sin que hubieran cometido delito alguno, más que realizar su trabajo de escuchar las voces del pueblo.
Se supo que poco después y al enterarse de que ambos habían sido detenidos ilegalmente, el alcalde de Tuxtla Gutiérrez, Fernando Cal y Mayor, ordenó su liberación.
Las imágenes del bochornoso suceso invadieron rápidamente los medios electrónicos de información, tanto a nivel nacional como del extranjero.
Hubo quienes compararon esa represión a la prensa con lo ocurrido en el sexenio del exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía, que se caracterizó precisamente por los conflictos con los trabajadores de los medios de comunicación, y por impulsar una reforma que popularmente se le conoció como “Ley Mordaza”.
A Roberto Albores Gleason se le relacionaba hasta ahora solamente por el intento que hizo hace algunos meses de seccionar el proyecto de la Zona Económica Especial, para llevarlo a Comitán, San Cristóbal de Las Casas y otros municipios de esas regiones. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello