Antes que Destinar Apoyos Para Migrantes, se Debe Colocar en Primer Lugar a los Mexicanos.

1556
Antes que Destinar Apoyos Para Migrantes, se Debe Colocar en Primer Lugar a los Mexicanos.
Antes que Destinar Apoyos Para Migrantes, se Debe Colocar en Primer Lugar a los Mexicanos.

*DECLARA ALEJANDRO PADILLA FAJARDO PÁRROCO DE “JESUS DE LA BUENA ESPERANZA”, QUE LA DELINCUENCIA ESTÁ LLEGANDO OCULTO EN LOS FLUJOS MIGRATORIOS.
*POR LA FRONTERA SUR PRIMERO CRUZABAN SALVADOREÑOS, HONDUREÑOS Y GUATEMALTECOS; AHORA AFRICANOS, HAITIANOS, CUBANOS Y VENEZOLANOS, REITERÓ.

Tapachula, Chiapas; 26 de Julio.- “Por su relevancia, los problemas de la Frontera Sur del país deberían ser tratados como un tema de seguridad nacional, pero, en lugar de una atención especial, el Soconusco sólo ha recibido migajas de parte de la federación”, sostuvo el sacerdote, Alejandro Padilla Fajardo, Párroco de la Iglesia Católica “Jesús de la Buena Esperanza”, de ésta ciudad.
En entrevista exclusiva para el rotativo EL ORBE, consideró que fue muy bueno que el propio Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, haya reconocido que hay una gran brecha entre la Frontera Norte con la del Sur, sobre todo en materia de infraestructura e inversiones que impulsen el desarrollo.
Indicó que gran parte de la sociedad que radica en la región, considera que el Soconusco sigue siendo, como desde hace varias décadas, una frontera olvidada y marginada.
“Es como una Tijuana, pero pobre. Es la entrada principal de todos los centroamericanos y de otros países que buscan llegar a los Estados Unidos, la mayoría de manera ilegal. De forma masiva hemos visto que arriban africanos, haitianos, cubanos, y ahora los venezolanos”, indicó.
Sin embargo reconoció que en esos flujos migratorios viaja no solamente gente que busca una oportunidad de trabajo y de vida, sino también miembros de bandas delictivas y del crimen organizado.
Puso como ejemplo a la Mara Salvatrucha 13 y a la Barrio 18, cuyas bandas están siendo combatidas y desmembradas en Centroamérica y por ello están emigrando últimamente hacia Chiapas y a otras regiones del país
Por eso consideró que hace faltan más atención de parte del gobierno en torno a la seguridad de la frontera sur, “en donde es necesario vigilar esos flujos migratorios para que, por un lado, no se violen los derechos de los migrantes ni se atente en contra de su integridad y, por otro, sea un filtro para evitar la llegada de los delincuentes.
Se refirió a que ahora hay mecanismos de control migratorio, como la Tarjeta de Visitante Regional (TVR), que permite a los guatemaltecos ingresar a territorio chipaneco de manera legal, las veces que quieran y sin problema alguno, con lo cual llegaron más de millones de visitantes el año pasado.
“Esos millones de personas no esconden su rostro, ni su identidad, y tampoco utilizan caminos de extravío para acceder a territorio nacional. Son gente sana que está respetando la ley y que, por lo mismo, deben ser tratados con respeto y cordialidad”, comentó.
Por lo contrario, “todo aquel que viole la ley, sea mexicano o extranjero, debe ser detenido para pagar o resarcir los daños que haya cometido, porque de no hacerse, habría impunidad y la justicia sería sólo para algunos”.
El sacerdote, quien ha sido representante de la Diócesis en las reuniones con los sectores de la sociedad para el análisis de los problemas de la región, recordó que había escuchado insistentemente sobre la porosidad de la Frontera Sur, y que en ella podía traficarse cualquier cosa, a la hora que fuera.
Por eso decidió comprobarlo personalmente y cruzó en balsas de manera ilegal hacia Guatemala y retornó de la misma manera, sin problema alguno.
En ese trayecto se percató que toneladas de mercancías eran subidas a las balsas y trasladadas de un lado a otro, sin la presencia de la autoridad.
“Eso es el resultado de varios factores, que van desde la omisión de los funcionarios de los tres niveles de gobierno, la complicidad y, lamentablemente, la corrupción”, recalcó al dejar en claro que los problemas y carencias del Soconusco, están a la vista de todos, “aunque algunos no lo quieran ver”.
LA MIGRACIÓN DE LAS ENFERMEDADES
Alejandro Padilla, quien de joven fuera jugador profesional en el equipo “Las Chivas” del Guadalajara, reveló que hay sectores de la población en Chiapas que le han expresado su preocupación porque en los flujos migratorios también están viajando las enfermedades, incluyendo las que han ocasionado pandemias, como el sida, el ébola, las transmitidas por vectores y otras que en México ya están erradicadas.
Recordó que con la organización de los Juegos Olímpicos de Brasil, se contrataron a miles de africanos y de otras nacionalidades para que trabajaran como peones, pero cuando el certamen concluyó, esos grupos optaron por seguir su camino hacia México y después a los Estados Unidos.
Esa opción les dio una gran oportunidad porque en Norteamérica se les estaba concediendo el asilo. Sin embargo, a la llegada de Donald Trump a la Presidencia de esa nación, las políticas migratorias cambiaron y ahora esos africanos, haitianos, cubanos y de otras nacionalidades, se están quedando en territorio mexicano, “lo que está ocasionando un grave problema”.
Desde su punto de vista, el cerco epidemiológico que México debería de tener en su Frontera Sur para evitar la llegada de las enfermedades a través de los flujos migratorios, legales o ilegales, no se está realizando. Por lo mismo exhortó a la Secretaría de Salud Federal, a cumplir con esa responsabilidad, porque se trata de un tema de vida o muerte.
Así también, que el Instituto Nacional de Migración (INM) en Chiapas, realice su trabajo con más eficacia.
“La verdad es que nos hemos salvado de las epidemias, sólo por la gracia de Dios”, afirmó al dar a conocer que muchos de los migrantes saben que están enfermos, pero aún así, dejan sus países de origen.
Luego opinó sobre la presencia de un grupo de judíos que llegaron al municipio de Unión Juárez a radicar temporalmente, porque fueron expulsados de dos comunidades en Centroamérica
“Somos respetuosos de sus costumbres, formas de vestir y creencias, pero como cualquier otro extranjero, deben de estar legalmente en el país y cumplir con todo lo que establece la ley, además de preservar la paz social”.
Dijo que es una ironía que funcionarios mexicanos y organismos se preocupen porque se les de asilo a todo extranjero que llega a México, y se les resuelvan todos sus problemas, pero se olviden de sus propios paisanos.
Para el presbítero, es una noble labor el atender a los migrantes de manera general, aunque dijo que algunas dependencias y asociaciones sólo lo hacen para quedar bien ante la opinión pública local e incluso la internacional.
Asimismo, que a la hora de pensar en los programas y apoyos para migrantes, se debe de colocar en primer lugar a los mexicanos.
Y es que hay paisanos que diariamente están dejando sus comunidades de origen para trasladarse a otras entidades o a los Estados Unidos, en busca de mejores oportunidades, y ellos también son migrantes.
También tocó el tema de los menonitas que ésta semana fueron expulsados de los estados de Quintana Roo y Campeche, por los destrozos ambientales que han ocasionado y que por lo mismo han sido demandados por la Profepa, a lo que dijo, el ser hospitalario no significa conceder a nadie que pueda violar la ley o pisotear los derechos del resto de la sociedad.
EL SOCONUSCO… EL SILENCIO DE LOS INOCENTES
Para el párroco, por décadas la región del Soconusco ha carecido de todo, y que uno de los grandes factores por la que siga siendo marginada, es por el silencio y el conformismo de su propia sociedad.
Indicó que otras regiones del país, los ciudadanos se organizan y establecen mecanismos sociales para exigir a sus autoridades que cumplan con sus responsabilidades.
Lamentó que las inversiones en materia de infraestructura y comunicaciones por parte del gobierno, en la Costa de Chiapas, son deplorables.
“Las autoridades no pueden ni deben de hablar de grandes inversiones en las carreteras de Chiapas, si la principal, que es la del Soconusco, está en pésimas condiciones, aunque no tanto como el Libramiento de Tapachula”, opinó, al señalar que pareciera que se le está dando mayor importancia a otras regiones del país y del estado.
Sin embargo, aclaró que en el caso de las vías de comunicación que están en manos de la iniciativa privada, son otra cosa, como la autopista Tapachula-Suchiate, y el libramiento de Ciudad Hidalgo, “que son literalmente una alfombra, muy iluminadas y con todos los servicios”. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello