CFE Reporta Utilidad de Casi 10 Mil Mdp por el Aumento en las Tarifas Eléctricas

1288
CFE Reporta Utilidad de Casi 10 Mil Mdp por el Aumento en las Tarifas Eléctricas
CFE Reporta Utilidad de Casi 10 Mil Mdp por el Aumento en las Tarifas Eléctricas

* CON LOS COBROS TAN ELEVADOS QUE REALIZA, AHORCA LA ECONOMÍA DE LOS MEXICANOS.
* ESTÁ DESPIDIENDO A SU PERSONAL Y DEJANDO SIN SUSTENTO A MILES DE FAMILIAS.

Ciudad de México; 28 de Julio.- La Comisión Federal de Electricidad (CFE) registró una utilidad neta de 9 mil 217 millones de Pesos durante el primer semestre de 2017, la segunda ocasión en el año en la que reporta utilidades.
Al hacer públicos sus resultados financieros al cierre de Junio, la empresa detalló que al segundo trimestre sus ingresos aumentaron en 32 mil 548 millones de Pesos, 39 por ciento más comparados con lo reportado en el mismo periodo, pero en el 2016.
Este aumento se debe, en su mayor parte, a mayores ingresos por concepto de cobro de energía eléctrica, es decir, con lo que paga cada uno de los usuarios en el país.
En ese alarde que hace la CFE de sus ganancias en lo que va de éste 2017, no se dice que con esos cobros está ahorcando con impunidad la economía de los mexicanos, ya que con ese monopolio, no hay otra alternativa en el país, o pagas los precios que ellos quieren, o de plano no tienes el servicio.
De acuerdo a sus propias cifras, en tan solo los primeros tres meses del año, hubo un alza de hasta un 61.5 por ciento en las tarifas eléctricas, así como un nuevo negocio de venta de combustibles a terceros. Con ello tuvo utilidades netas de seis mil 765 millones de Pesos.
Las ganancias de la CFE se deben también al subsidio a las tarifas eléctricas para usuarios finales otorgado por el Gobierno Federal, que para éste año se calcula ascenderán a unos 43 mil millones de Pesos.
Ese dinero podría solucionar el problema de la deuda histórica que arrastra Chiapas y que la mantiene en crisis financiera desde hace más de cuatro años, pero también resolvería gran parte de sus rezagos, sobre todo los relacionados a la salud, la alimentación y la educación.
Es decir, con un poco de ese capital que se transfiere tranquilamente a la CFE cada mes, se atendería los reclamos sociales y del magisterio que hay en Chiapas en contra del Gobierno Federal, y con ello acabarían las marchas y los plantones; la toma de edificios públicos, casetas en autopistas y tiendas departamentales, así como los saqueos a comercios.
Hoy, la CFE reporta que en el segundo trimestre de 2017, los costos de explotación tuvieron un incremento de 62 por ciento respecto del mismo periodo de 2016, debido principalmente al aumento en los precios de los combustibles utilizados para generar energía eléctrica, que dependen de los mercados internacionales.
La utilidad bruta de la CFE, es decir aquella que se obtiene al calcular las ventas menos los costos de explotación, también fue positiva por 24 mil 606 millones de Pesos durante el segundo trimestre de 2017, lo cual significa que los ingresos por la venta de energía eléctrica fueron mayores a los costos asociados directamente con la producción y venta de electricidad.
También se observó una disminución en el costo financiero, asociada a la apreciación del tipo de cambio del peso frente al Dólar observada en el periodo.
A diferencia del costo financiero incurrido en el segundo trimestre de 2016 de 26 mil 535 millones de Pesos, en el segundo trimestre de este año se tuvo un costo financiero a favor por 2 mil 630 millones de Pesos, resultado de una utilidad cambiaria por 12 mil 721 millones de Pesos.
Así, durante el segundo trimestre de este año, el resultado neto fue de 2 mil 452 millones de Pesos.
La diferencia entre este resultado y el reportado para el mismo periodo del año anterior se explica principalmente por el efecto en la disminución del pasivo laboral registrado en el segundo trimestre de 2016.
A Junio de este año, el patrimonio de la CFE alcanzó 572 mil 150 millones de Pesos, superior en 31 mil 453 millones de Pesos a lo registrado en el mismo mes, pero del año pasado.
Una Farsa la Reducción de Tarifas de CFE.
Con todo ello queda en claro que la promesa sexenal del Gobierno Federal que aún encabeza Enrique Peña Nieto, de que con la aprobación de su Reforma Energética bajarían los precios de los combustibles y de las tarifas eléctricas, hasta ahora ha sido solamente una farsa.
A un año de que se elija al nuevo mandatario nacional y se reestructure el Senado, la Cámara de Diputados, el Congreso Estatal y los Ayuntamientos en el Estado, sigue el reclamo histórico de los chiapanecos de que se les otorgue una tarifa eléctrica justa, como ha ocurrido en los últimos 30 años.
Hasta hoy en día, la CFE sigue explotando los recursos naturales de Chiapas, sin retribuirle nada, más que un pésimo servicio, quejas y, obviamente, las altas tarifas.
Su último logro es que, aun cuando las comunidades se opusieron, está construyendo la quinta presa hidroeléctrica en una Entidad en la que, irónicamente, tiene una de las tarifas más altas del país y la mitad de su población no cuenta con ese servicio y, según el Coneval, también viven en extrema pobreza.
El Cuento de Nunca Acabar.
Los aumentos a las tarifas por parte de la paraestatal han sido constantes siempre. Los últimos anunciados fueron en Junio, cuando la propia CFE modificó la facturación a sus usuarios de la industria y el comercio en territorio nacional.
Se ha justificado, una y otra vez, diciendo que esas tarifas reflejan el comportamiento de los precios de los combustibles utilizados para generar la energía eléctrica.
Además, que esos precios son los utilizados en la fórmula determinada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para calcular las tarifas eléctricas.
Con ello, la Comisión Federal se lava las manos y responsabiliza a la Secretaría de Hacienda de establecer lo que se le cobra a cada Estado.
Mientras que los mexicanos se deben tronar los dedos y buscar afanosamente cómo pagar los recibos eléctricos, gran parte de ese dinero que se exprime de los bolsillos de millones de familias en extrema pobreza, sirve para pagar las millonarias canonjías y fastuosos gastos al sindicato de los trabajadores de la CFE, sin que nadie pueda evitarlo.
Por ejemplo, el contrato colectivo de trabajo vigente para este año se pactó para que ese sindicato tuviera acceso a casi 200 millones de Pesos para la revisión salarial, conmemoraciones, gastos de viaje y desplazamientos de sus representantes.
Eso es considerado una burla luego de que miles de familias en Chiapas han decidido declararse desde hace 15 años en resistencia civil en contra de la CFE, por sus altas tarifas y cobros injustificados, cuya “empresa de clase mundial” se da el lujo de beneficiar a sus trabajadores con el suministro gratuito de energía.
Ese regalo cubre, dependiendo la tarifa que se pague en la zona donde habiten sus empleados, desde 600 hasta 2 mil 500 kilowatts-hora.
Es decir, los empleados de la CFE que viven en lugares con climas extremosos, como el caso de la región Soconusco, están dejando de pagar más de 5 mil Pesos al mes.
Sin embargo, sus cuadrillas no perdonan que ninguna familia se retrase un solo día en el pago de sus recibos, incluso por pequeñas cantidades que no exceden los 300 pesos, y les cortan el suministro.
Tampoco les importa frenar las actividades de los municipios al cortar el fluido a las oficinas gubernamentales ni la seguridad de los habitantes, ya que también dejan de funcionar las redes de alumbrado público y hasta los semáforos.
Es claro que el pago del consumo de esa energía eléctrica no la pagan los trabajadores, pero se le cobra al pueblo.
En síntesis, son miles de millones de Pesos que llegan al Sindicato para que los maneje a su antojo. Si eso se evitara, habría en México un tarifa justa para todos.
¿Y la Reforma Energética?
Con la reforma energética, las dos principales paraestatales del Estado mexicano, Pemex y CFE, pasaron a ser Empresas Productivas del Estado (EPE), sujetas a reportar beneficios, como las privadas. Sin embargo, ambas siguen proporcionando a sus empleados apoyos para despensa, transporte, sepelio, renta de vivienda, hasta dos créditos hipotecarios por trabajador; pago de uniformes, lavado de ropa de trabajo, electricidad, gas natural y gasolinas.
El sindicato de los electricistas controlaba recursos anuales cercanos a los 70 mil millones de Pesos, lo que equivale a todo el presupuesto del Estado de Chiapas.
Esa cantidad representa también, más de la mitad del costo estimado para la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, de 120 mil millones de Pesos.
Con ese recurso además se podría pagar toda la deuda de Chiapas calculada en alrededor de 40 mil millones de Pesos y sobraría para solucionar los problemas de educación, salud y alimentación del Estado.
Las cuotas sindicales de los trabajadores también generan un ingreso valioso. La CFE “dona” alrededor del dos por ciento del salario de cada uno de los empleados. En diez años se alcanzó la suma de mil 975.7 millones de Pesos que se desconoce a dónde van a parar.
La cláusula 73 del CCT obliga a los mexicanos a pagarles el costo del servicio telefónico, que fue de casi 23.2 millones de Pesos en diez años. Asimismo, 59.9 millones para la renta de instalaciones sindicales.
Uno de los montos más importantes, llamado “otros gastos sindicales”, queda en la opacidad, pues no se especifica el objetivo del recurso. A este rubro se asignó un total de mil 437 millones de Pesos en una década.
A pesar de la danza de todos esos millones, la CFE sigue despidiendo a su personal y está dejando sin sustento a miles de familias.
Así también, cada día que pasa aumentan las quejas en su contra, sobre todo por el pésimo servicio, los cobros injustificados y las altas tarifas. EL ORBE/ Ildefonso Ochoa Argüello