Exigen Sectores Combate Real a la Inseguridad en la Frontera Sur

1033
Organismos productivos y sociales demandaron de la Fiscalía Regional que encabeza Armando Pérez Narváez, mantener operativos en las diversas colonias donde pandilleros vienen creando zozobra entre los habitantes.
Organismos productivos y sociales demandaron de la Fiscalía Regional que encabeza Armando Pérez Narváez, mantener operativos en las diversas colonias donde pandilleros vienen creando zozobra entre los habitantes.

Los operativos fueron suspendidos, las colonias populares están al margen de la delincuencia.

*LOS ASALTOS, ROBOS, ASESINATOS, EXTORSIONES, LESIONES Y VIOLACIONES SEXUALES CONTINUAN REGISTRANDOSE A DIARIO. *SOLICITAN OPERATIVOS EN COLONIAS POPULARES DONDE SE HAN ASENTADO PADILLAS DE MARA SALVATRUCHA Y BARRIO 18.

Tapachula, Chiapas; 8 de Mayo.- Representantes de diversos sectores productivos de la región, pidieron a las autoridades federales y estatales reforzar la vigilancia con más elementos, ya que la delincuencia común y organizada se ha empezado a apoderar rápidamente del control de los municipios.


A través de un documento señalaron que nuevamente se están presentando los asaltos armados a cualquier hora del día, donde curiosamente las cámaras de vigilancia no pueden dar con el paradero de los delincuentes, y tampoco hay detenidos.
En reunión con el fiscal regional, Armando Pérez Narváez, demandaron que los operativos se intensifiquen en colonias populares, donde se han acentuado los actos delictivos.
En el caso de los asaltos violentos, indicaron que ahora no sólo es en contra de locales comerciales y empresas de diversos giros, sino también de personas que hacen retiros bancarios y, casualmente, son interceptados de inmediato y los delincuentes huyen en motocicletas o en vehículos sin placas y vidrios polarizados, sin que nadie los detenga.
Mientras, los robos de cadenas, bolsos, celulares y objeto de todo tipo en mercados, viviendas y negocios, ya es algo tan común, que las autoridades ya ni se inmutan cuando las víctimas presentan una queja.
El robo de motocicletas y vehículos es también una situación alarmante. Hasta ahora no hay ninguna corporación que pueda explicar cómo le hacen los ladrones para llevarse un carro diario, sin que nadie se percate de algo.
La aparición de personas asesinadas diariamente ha vuelto a levantar la preocupación en la sociedad, porque no hay detenidos. Los únicos que presentan las corporaciones como grandes “delincuentes” asegurados, son borrachos que encontraron tirados en las calles o jóvenes que fumaban un carrujo de marihuana.
El secuestro y las extorsiones, según dijeron, también están ocasionando un severo daño a la sociedad, en especial al comercio.
Se teme que integrantes de las bandas delictivas como la Mara Salvatrucha 13 y la Barrio 18, ya se hayan instalado en Tapachula y en los municipios aledaños, para ocuparlos como centros de operaciones
Y es que, ante el combate que están desarrollando de manera conjunta los Gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras en contra de esas bandas, se cree que los delincuentes están ingresando de manera ilegal al Estado.
Por la inconformidad de la sociedad, unos días del mes pasado se llevaron a cabo operativos interinstitucionales en el que se rescataron a extranjeros sudamericanos y de otros continentes que estaban siendo objeto de trata y otros que eran buscados por la ley, pero, repentinamente, alguien dio la orden para detener todo.
Ya no es un secreto que los delitos cometidos por indocumentados en la región de la frontera sur han ido en aumento, principalmente asaltos y robos.
Profesionistas, amas de casa, obreros, administrativos, comerciantes, y hasta funcionarios y periodistas, han sido víctimas de robos y asaltos, en denuncias que hasta hoy en día permanecen engavetadas y sin resolver.
El año pasado la sociedad optó por coordinarse y formar grupos de autodefensa, que para algunos casos les dio resultado, ya que hubo detenidos.
Sin embargo, esa estrategia también causó sobresaltos, porque los pobladores no se conformaban únicamente con detener a los delincuentes, sino que empezaron a golpearlos, hasta lincharlos.
Por todo ello, los sectores productivos solicitaron a las autoridades volver a retomar a la frontera sur como un problema de seguridad nacional, antes de que sea demasiado tarde. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello