Tapachula con el Mayor Índice de Inseguridad en su Historia

2898
Tapachula con el Mayor Índice de Inseguridad en su Historia
Tapachula con el Mayor Índice de Inseguridad en su Historia

*DE ACUERDO AL ÚLTIMO REPORTE DEL SEMÁFORO DELICTIVO NACIONAL, TAPACHULA ALCANZÓ EN LA PRESENTE ADMINISTRACIÓN MUNICIPAL, LOS NIVELES MÁS ALTOS DE INSEGURIDAD DURANTE LOS AÑOS EN EL QUE EL ORGANISMO TIENE REGISTRO.

Tapachula, Chiapas; 18 de julio.- De acuerdo al último reporte del Semáforo Delictivo Nacional, Tapachula alcanzó en la presente administración municipal, que aún encabeza Neftalí el Toro Guzmán, los niveles más altos de inseguridad durante los años en el que el organismo tiene registro.
En el compendio conformado por los informes presentados por las dependencias de los tres niveles de gobierno, el municipio también es el que tiene mayores problemas de inseguridad en el Estado, incluso, en varios rubros es el primer lugar en la Entidad.
Por ejemplo, desde aquel 1º de octubre cuando tomó posesión Del Toro como alcalde al mes de mayo de éste año, que es hasta donde se lleva contabilizado oficialmente, en el municipio se habían cometido 173 homicidios.
El segundo lugar en el Estado en ese delito lo ocupa la capital, Tuxtla Gutiérrez, con 82 asesinatos, es decir, una diferencia de 111 por ciento menos que en Tapachula.
Hasta ahora, según esas estadísticas, el 2017 es el año más sangriento para el municipio, luego de que se reportaron 73 homicidios contra los 60 que se cometieron en el 2015, cuando inició el actual Ayuntamiento que, por cierto, fenece en dos meses y medio.
En esos mismos 32 meses contabilizados de la presente administración municipal, se han presentado también cinco denuncias penales por el delito de secuestro.
Uno de los agravios que los sectores productivos de Tapachula han señalado insistentemente es el de la extorsión y, aún cuando la mayoría de los empresarios prefiere no denunciarlos ante el temor de las represalias que puedan tomar las bandas delictivas en contra de ellos, también ha ido en aumento.
En ese periodo, hay denunciados ante las instancias, 93 casos de extorsión en Tapachula, siendo el 2016 cuando se presentaron más quejas, con 37. En los primeros cinco meses de éste año ya iban 14.
El incremento en la comercialización de drogas a través del narcomenudeo también es un claro reflejo que la estrategia de seguridad en Tapachula y los funcionarios que han tenido esa responsabilidad, han sido un fracaso.
Y es que en ese lapso, se han presentado 353 denuncias por narcomenudeo en el municipio, siendo el 2017 con las cifras más altas, con 174, aunque de enero a mayo de éste año ya iban 81.
De acuerdo a los informes oficiales, en el primer semestre del 2018, hubo aumentos en ese delito de hasta 186 por ciento, con relación al año anterior.
El robo de vehículos en el municipio se ha convertido en un delito de todos los días. Los costosísimos equipos de vigilancia a través de cámaras no han dado el resultado esperado.
Desde que tomo posesión Del Toro hasta mayo de este año, se habían robado en la ciudad 969 vehículos, es decir, en promedio uno diario.
Pero la delincuencia común o la organizada no solamente han tomado las calles de Tapachula como centro de operaciones, sino que también se ha dado el lujo de entrar a las viviendas y hacer de las suyas en contra de una sociedad que se siente desprotegida, con coraje y en estado de indefensión.
Había hasta ese momento, 693 denuncias por robos a casa-habitación, en espera de que las autoridades detuvieran a los responsables y aplicaran la justicia.
Algo similar ocurre con los comercios establecidos y prestadores de servicios. Por ello, las cámaras y los representantes de los sectores productivos han insistido, una y otra vez, aplicar medidas emergentes contra ese flagelo y hacer una limpia profunda en los cuerpos policiacos, ante la duda de la corrupción.
Durante los 32 meses en mención, en Tapachula se denunciaron formalmente 694 asaltos o robos a empresas instaladas en la ciudad, la mayoría a mano armada.
El otrora municipio de paz, es ahora un campo de enfrentamientos entre la misma sociedad. En la presente administración municipal se reportó hasta el cierre, 897 denuncias penales por lesiones.
Si bien es cierto que todos los delitos son en agravio de la sociedad y les causan un perjuicio y daños psicológicos muchas veces irreversibles, lo son aún más cuando las víctimas pertenecen a los sectores vulnerables, como los menores de edad y las mujeres.
Durante ese periodo del Ayuntamiento de Neftalí del Toro, se habían cometido 239 ataques sexuales en la localidad y, lamentablemente, la mayoría permanece impune hasta la fecha.
Hasta ahora no ha ocurrido pero, ¿Qué pasaría si una de esas mujeres ultrajadas, e incluso algunas de ellas asesinadas, fuera hija o familiar de algún político?, ¿Se actuaría de la misma manera o se buscaría aplicar todo el peso de la ley en contra de los responsables?
Un municipio con descomposición social, agraviado por la falta de oportunidades, por el desinterés o la ignorancia de sus autoridades y por otros factores, ocasiona también problemas en el interior de las familias.
En el periodo contabilizado, se abrieron 2 mil 528 quejas por violencia intrafamiliar, es decir, casi tres diarias.
Lo peor de todo es que en los primeros cinco meses ya había 856 denuncias en ese rubro y, con ello, se prevé que el 2018 será el año con cifras record de ese y otros delitos.
LO OCURRIDO EN UNA SEMANA EN TAPACHULA
De acuerdo a las tarjetas informativas de las corporaciones policíacas, de vialidad y tránsito, así como de las puestas a disposición ante el Ministerio Público y de las denuncias presentadas ante las autoridades, esto es lo que ocurrió en la semana pasada en Tapachula.
El artero asesinato que cuatro sujetos hicieron en el rancho “San Marcos” en la zona rural baja de la ciudad donde la víctima, un hombre de 27 años de edad, se resistió a que le robaran el dinero de la nómina, pero perdió la vida.
Además, los delincuentes abrieron fuego en contra del propietario del rancho, quien intentó detener a los malhechores, pero finalmente no pudo.
También en la zona rural baja de Tapachula, justo en el ejido Morelos, dos hombres, uno de 27 años y otro de 63, fueron atacados a balazos por parte de dos personas durante un asalto y, a pesar de las heridas provocadas por los proyectiles de armas de fuego, aún están con vida.
El oponerse a los asaltos a mano armada no es buena idea. Un hombre de 32 años de edad, quedó gravemente herido cuando intentó defenderse de un ladrón, por la carretera a la comunidad “Jaritas”
Los feminicidios en Tapachula ahora son una realidad. Para muestra, una ex trabajadora del Instituto Nacional de Migración (INM) fue asesinada a golpes en el interior de su domicilio, ubicado en el fraccionamiento Los Laureles.
La frustración de la sociedad al verse en estado de indefensión es palpable. En la colonia “Jardines de Chiapas”, cerca del hospital COFAT, dos sujetos armados asaltaron a un empleado bancario, de 25 años, a quien lo despojaron de sus pertenencias personales y equipo electrónico.
Mientras que en pleno centro de la ciudad, Alejandra “N”, de 27, fue interceptada por un desconocido y le quiso arrebatar su bolso. Como se resistió, fue atacada a golpes hasta causarle heridas en la cabeza y en dos dedos de la mano y, de todos modos, el ladrón logró su cometido.
Por otro lado, en la 10a Sur, atrás de una tienda departamental, dos sujetos que viajaban a bordo de una motocicleta, asaltaron violentamente con armas de fuego a un adulto mayor que acababa de retirar 12 mil pesos de una sucursal bancaria, cercana a ese lugar.
Asimismo, un botín de mil 500 pesos se llevó un sujeto que asaltó a mano armada a los empleados de la tienda Oxxo ubicada en la 8ª Norte y 31ª Calle Poniente, de la colonia 5 de Febrero, y se dio a la fuga a bordo de un taxi local
De igual forma, una mujer fue atacada y amenazada de muerte a dos cuadras del mercado “San Juan”, por un delincuente que le arrebató el bolso, su teléfono celular y otras pertenencias, sin que nadie pudiera evitarlo.
En el otro mercado, el “Sebastián Escobar”, un integrante de la banda delictiva Mara Salvatrucha 13, fue detenido por locatarios cuando asaltaba a una persona, pero poco después fue dejado en libertad porque la víctima declinó presentar su denuncia, ya que dijo tener miedo a ser blanco de ese grupo de delincuentes.
En ese mismo centro de abasto, los comerciantes detuvieron a Alex “N” de 27 años, quien fue señalado de ser uno de las personas que tienen su centro de operaciones delictivas en el primer cuadro de la ciudad, sobre todo en asaltos a transeúntes.
Ceca de ahí, en la 12ª avenida Norte y 5ª Calle Poniente, dos personas armadas con cuchillos despojaron de sus pertenencias a una persona que caminaba en ese sector, a quien afortunadamente le perdonaron la vida.
Mientras, en la Central Sur y 6ª Calle Poniente, un centroamericano de 18 años, fue señalado como el responsable de haber asaltado un ciber, pero los afectados no quisieron presentar su denuncia y por ello fue liberado.
Los transportistas tampoco son ajenos a la inseguridad que se vive en Tapachula, ya que dos sujetos con armas de fuego asaltaron en la colonia “5 de Febrero” a un taxista, le quitaron todo el dinero y hasta su unidad, la cual dejaron abandonada en el ejido Río Florido.
En el caso de los robos, está el que pretendían llevar a cabo seis hombres armados en el Centro Regional de Alta Especialidad “Ciudad Salud”, donde intentaron llevarse un cajero automático, pero no pudieron despegarlo del piso.
En otro punto de la ciudad, los delincuentes lograron un cuantioso botín al llevarse 30 equipos de cómputo, tres proyectores, un ventilador y una impresora, del interior del Colegio Izapa.
Otro grupo de ladrones que se desplazaban en un taxi, entraron a robar en una vivienda ubicada en la colonia “Las Azaleas”, en donde se llevaron varios objetos de valor, incluyendo tres pantallas.
En el ejido “Los Cocos”, personas hasta el momento desconocidas vaciaron una bodega de café, propiedad del Centro Agroecológico San Francisco de Asís (CASFA).
Mientras que en el Cantón Victoria, el propietario de un rancho denunció que le robaron un vaca y que los cuatreros la destazaron en el mismo lugar.
A los robos y asaltos de todos los días, ahora se suman los delitos cibernéticos, como el denunciado por un conocido comerciante de la ciudad, quien dijo que le bloquearon y vaciaron su cuenta bancaria, que asegura tenía más de cien mil pesos.
En torno al número de vehículos y motocicletas que se roban de la ciudad diariamente, está, por ejemplo, una persona de 35 años de edad, que recientemente había comprado una camioneta en la ciudad, una Jeep Gran Cherokee, color verde olivo, modelo 2007, la cual resultó tener reporte de robo.
Por otro lado, la Coordinadora de Riesgos Asegurados recuperó un automóvil Nissan Tsuru III, modelo 2015, con placas de circulación DPR-90-86 del estado de Chiapas, que fue reportado como robado y que se encontrado encerrado en un corralón de la ciudad
Otra empresa similar, dio a conocer que una camioneta Nissan NP300, modelo 2013, con placas de circulación VS-50-777, habría sido robada en el estado de Tabasco y que presuntamente los delincuentes trasladaron a ésta región de Chiapas para comercializarla.
En otro caso, el propietario de una Jeep Liberty, color vino, con placas de circulación DSL-61-90 del estado de Chiapas, reportó que le habían robado la unidad, la cual días después la vio estacionada en una tienda departamental, por lo que se pudo detener a quien la tenía en posesión en esos momentos.
Según la Fiscalía de Atención a Delitos Cometidos en Contra de Migrantes, detuvieron a una persona en Tapachula con un vehículo robado, y dentro de las investigaciones se aseguró dos unidades más en agravio de guatemaltecos.
El robo de motocicletas también es una cosa de todos los días en Tapachula. Tan solo en la semana pasada se llevaron una que se encontraba dentro de un garaje en la Colonia Indeco Cebadilla; otra en el Cantón Manga de Clavo; una más en las afueras en un deportivo al Sur de la ciudad; otra en el interior de una vivienda de la colonia Pobres Unidos; además de un triciclo el fraccionamiento Ermitaño.
Los maleantes, en algunas ocasiones, no se han conformado con robar las pertenencias a sus víctimas a punta de pistolas, y las han atacado sexualmente.
En la colonia Francisco Villa, por el rumbo de Hospital del ISSSTE, una menor de 15 años de edad fue abusada sexualmente en el interior de su vivienda por parte de un sujeto que se introdujo furtivamente.
Mientras que en Puerto Madero, se logró la detención de un sujeto que había sido denunciado penalmente por el delito de violación sexual.
También se cumplió otra orden de aprehensión en contra de un sujeto que dijo llamarse “Deybi Manolo”, quien fue señalado por su víctima, de haberla atacado sexualmente.
El tema de secuestro se ha tratado como un tema tabú, pero en Tapachula también se está haciendo algo escuchado con más frecuencia.
En la última semana cuatro personas (tres mujeres y un hombre) intentaron secuestrar a una joven, cuando caminaba cerca del Panteón Jardín, al Oriente de la ciudad, pero no concluyeron con éxito sus intenciones.
En los últimos días, fuerzas federales y estatales tuvieron que intervenir para desarticular varias bandas que estaban operando en el primer cuadro de la ciudad, tanto para la venta de drogas como para extorsionar a empresarios establecidos.
Entre los detenidos están Oscar Alexander, de 32 años, alias “El Chucky”; Marddin Giovanni, de 33, alias “El Chino” y José Luis, de 32, alias “El Coyote”, quienes son señalados de extorsión, incluyendo a prostitutas y transexuales.
Además, de estar formando una red de distribución de marihuana, cocaína y crack dentro de las cantinas que se ubican en el primer cuadro de la ciudad.
También fueron detenidos Guadalupe N, alias “La Lupe”; Cristian Orlando, “El Cristian”; Alexander, “El Kequito”, Jeffrey “N”; José. “El Dayana”, Marvin, “El Alison”; Génesis, “La Güera”; entre otros.
Cabe mencionar que estos son solamente algunos ejemplos de los índices de inseguridad ocurridos en la última semana en Tapachula, sin contar aquellos que no fueron denunciados o corresponden a instancias federales.
Esto es parte del inventario que dejará como herencia Neftalí Del Toro Guzmán a las próximas autoridades municipales. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello