Deja Neftalí Del Toro Calles Destrozadas y Comunidades en Completo Abandono

880
Deja Neftalí Del Toro Calles Destrozadas y Comunidades en Completo Abandono
Deja Neftalí Del Toro Calles Destrozadas y Comunidades en Completo Abandono

*MILES DE FAMILIAS SE QUEDARON ESPERANDO EL PROGRAMA DE BACHEO EN SUS COLONIAS EN LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS, PERO NO OCURRIÓ, EN ALGUNAS COMUNIDADES YA NI LAS CARRETAS ENTRAN.

Tapachula, Chiapas; 23 de Julio.- A nueve semanas de que, por fin, concluya la presente administración municipal, el alcalde Neftalí Del Toro Guzmán dejará como herencia a las próximas autoridades, un municipio con calles literalmente destrozadas y comunidades en completo abandono.
Si las arterias viales en la zona más urbanizada están en pésimas condiciones, en las colonias populares la situación es aún peor.
Miles de familias se quedaron esperando algún programa de bacheo en sus colonias en los últimos tres años, pero no ocurrió.
Los circuitos principales del primer cuadro de la ciudad quedaron incompletos y en varios casos, representan un serio problema para los conductores.
En muchas partes del municipio, las calles semejan áreas de guerra bombardeadas o como si fueran caminos para carretas.
Se desconoce el uso y destino que tuvieron en éste trienio los recursos del erario, porque los rezagos y las carencias siguen siendo las mismas o peores que cuando tomaron el cargo.
En lugar de avances, los ciudadanos señalan que hay retrocesos muy marcados, principalmente en los servicios públicos.
Durante una década, Del Toro buscó afanosamente ser Alcalde de Tapachula y prometía que sería el gran cambio para el municipio.
A punto de fenecer su mandato, ese compromiso no se cumplió y una de las pruebas de ello, lamentablemente para los tapachultecos, son sus calles destrozadas.
Fue una vergüenza que los transportistas tuvieran que bloquear las calles del centro de la ciudad para protestar por tanto bache en la ciudad.
Algo similar pasó en fraccionamientos y colonias, donde los habitantes tuvieron que tapar ellos mismos los hoyos con el material que se pudiera y bloquear también calles, ya que las unidades del servicio público se negaron en varias ocasiones a entrar a esas comunidades, por los destrozados de los caminos.
Quizá a los funcionarios municipales ya se les olvidó que hasta estudiantes universitarios tuvieron que dejar sus aulas para manifestarse en las calles, exigiendo la conclusión de obras en las calles, que durante mucho tiempo estuvieron abandonadas.
A lo mejor tampoco recuerdan que en varias ocasiones, las organizaciones sociales protestaron públicamente por las pésimas condiciones de las calles.
Por ejemplo, integrantes del Movimiento Amplio de Organizaciones para la Liberación Nacional (MAO-LN), bloquearon el Libramiento de Tapachula y extendieron mantas y pancartas para hacer públicas sus inconformidades.
En ellas señalaron que esa vía de comunicación internacional se encontraba, como hasta la fecha, con severos daños y sin señalizaciones, lo que no solamente ha ocasionado daños a los miles de vehículos que transitan en ese lugar todos los días, sino también graves accidentes con fatales consecuencias.
Una y otra vez reprocharon que las calles y bulevares que conducen a las colonias Indeco, Los Palacios, Los Llanes, Octavio Paz, entre otras, estaban despedazadas a falta de mantenimiento por parte de las autoridades municipales.
¿Qué necesidad que la sociedad tenga que salir a protestar en las calles en contra de sus autoridades para que atiendan los servicios públicos básicos? ¿Cómo puede ufanarse el Alcalde o cualquiera de sus colaboradores si no pudieron cumplir sus obligaciones y sus compromisos? Es más, no pudieron dejar a la ciudad por lo menos como la encontraron.
La ineptitud de los funcionarios del actual Ayuntamiento no es algo nuevo. Siempre se vio venir. Por ejemplo, en Octubre del año pasado, cuando cumplieron dos años en el cargo, no hubo celebración alguna.
En lugar de ello, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal se fueron a paro de labores, por segunda ocasión en dos meses, porque aseguraban que les debían 34 millones de Pesos del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad, conformado por fondos federales que son administrados por las autoridades locales.
Además aseguraron que les recortaron los gastos de alimentación y atención a la salud, y otras irregularidades.
El aniversario del Ayuntamiento también fue empañado por el paro de labores en Limpia Municipal, lo cual ocasionó que se quedaran sin recolectar cientos de toneladas de residuos, y que los centros de transferencia se convirtieran en gigantescos montañas de basura.
El área de Obras Públicas pareciera que este trienio no existió. La población no solo reclamó insistentemente por las calles destrozadas sino también por las obras inconclusas y abandonadas.
Al final de éste Ayuntamiento, ya no se sabe qué es lo que tendrán más las calles: comercio informal, hoyos, prostitución o delincuentes. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello