Protesta AMLO como Presidente de la República Recibe la Banda Presidencial y Bastón de Mando

483
Luego de tomar posesión como Presidente de México en la Cámara de Diputados, Andrés Manuel López Obrador dio un discurso en el que habló sobre los males que han afectado gravemente a nuestro país, destacando la corrupción, deshonestidad y falta de ética de políticos y funcionarios; al mismo tiempo hizo el compromiso de cumplir sus promesas de campaña y no fallarle al pueblo.
Luego de tomar posesión como Presidente de México en la Cámara de Diputados, Andrés Manuel López Obrador dio un discurso en el que habló sobre los males que han afectado gravemente a nuestro país, destacando la corrupción, deshonestidad y falta de ética de políticos y funcionarios; al mismo tiempo hizo el compromiso de cumplir sus promesas de campaña y no fallarle al pueblo.

* LA CRISIS DEL PAÍS ES PRODUCTO DE LA CORRUPCIÓN PÚBLICA Y PRIVADA, ASEVERÓ AL DAR SU PRIMER DISCURSO ANTE DIPUTADOS, SENADORES E INVITADOS QUE ACUDIERON A LA CEREMONIA.
* “NOS ENTREGAN UN PAÍS EN QUIEBRA”, ASEGURÓ EN EL ZÓCALO CAPITALINO ANTE 120 MIL PERSONAS QUE SE DIERON CITA.

Ciudad de México.- Investido como presidente constitucional, Andrés Manuel López Obrador expresó: “Acepto el reto. No tengo derecho a fallar. Bajo ninguna circunstancia habré de reelegirme”. Y anunció la separación definitiva del poder público del poder económico que, acusó, durante décadas se alimentaron mutuamente al cobijo del modelo neoliberal, que “resultó una calamidad” para México.
En un discurso de casi una hora y 22 minutos ante el pleno del Congreso de la Unión, su gabinete, invitados especiales, gobernadores y empresarios, advirtió:
“Trabajaré 16 horas diarias para dejar, en seis años, avanzada la obra de la transformación y obstaculizar la regresión”.
A las 11:22, López Obrador rindió protesta y juró desempeñar el cargo de Presidente que “el pueblo me ha conferido de manera democrática”.
Ante el pleno de la Cámara de Diputados –donde hace 13 años se le retiró el fuero como jefe de Gobierno capitalino- hizo un “llamado de urgencia” al Poder Legislativo para aprobar la reforma a la Constitución que le permita contar con una Guardia Nacional.
López Obrador reiteró que no habrá persecución desde el poder Ejecutivo contra funcionarios “del pasado” que incurrieron en actos de corrupción, ya que lo fundamental es “evitar los delitos del porvenir”.
Dejó claro que las autoridades judiciales desahogarán, “con absoluta libertad” los casos de corrupción denunciados. “Que se castigue a los que resulten responsables pero que la presidencia se abstenga de intervenir”, dijo.
Esta nueva etapa, recalcó, “la vamos a iniciar sin perseguir a nadie, porque no apostamos al circo y a la simulación . Queremos regenerar de verdad la vida pública de México. Además, siendo honestos, como lo somos, si abrimos expedientes nos limitaremos a buscar chivos expiatorios como se ha está hecho siempre”.
“Se tendría que empezar por los de mero arriba, tanto del sector público como del privado y no habría juzgados ni cárcel es suficiente y lo más delicado lo más serio meteríamos al país en una dinámica de fractura, y confrontación”, cuando lo fundamental es la reactivación económica y la pacificación del país”.
El presidente López Obrador agregó que por ello propuso al pueblo de México “que pongamos un punto final a esta horrible historia. Mejor empecemos de nuevo”.
La primera parte de su discurso la dedicó a cuestionar el modelo neoliberal y los saldos que le dejan los gobiernos que aplicaron una política económica que, dijo, sólo generó pobreza, desigualdad y llevó a miles de mexicanos a vivir de la informalidad o de la delincuencia.
Si bien de inicio agradeció al ex presidente Enrique Peña Nieto no intervenir en la elección, enseguida reprochó que en su mandato la deuda nacional llegó a 10 billones de pesos.
Recalcó que él podrá ser juzgado por corrupción, como cualquier ciudadano.
‘No le voy a fallar al pueblo de México,
estoy a la altura’: Obrador
‘No le voy a fallar al pueblo de México, estoy a la altura», aseveró el presidente Andrés Manuel López Obrador, a su llegada a Palacio Nacional, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.
En breve entrevista con los representantes de los medios de comunicación, afirmó que despachará desde este recinto “donde lo hizo el presidente (Benito) Juárez, el mejor presidente de México”.
Por la voluntad del pueblo de México, voy a entrar caminando a Palacio Nacional, saludar a la Bandera Nacional y de ahí al despacho”, refirió López Obrador.
Al ingresar a Palacio Nacional por la Puerta Mariana, el mandatario saludó al lábaro patrio y posteriormente subió la escalinata central, portando ya la Banda Presidencial.
Recibe Bastón de Mando
Los 68 pueblos indígenas y el pueblo afromexicano, reunidos en el Zócalo de la Ciudad de México, entregaron el bastón de mando al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
Carmen Alonso, a nombre de dichos pueblos, fue la encargada de llevar a cabo la ceremonia de entrega.
Este bastón, que como lo ha dicho, sirva para usted mandar obedeciendo al pueblo. Tenemos mucha esperanza que México vivirá a partir de hoy una transformación en la que los pueblos presentes en este momento y mis hermanos indígenas de los 68 pueblos y el pueblo afromexicano venimos a decirle aquí está el bastón de mando”.
Nos Entregan un País en Ruinas: AMLO
Al hablar frente al pueblo de México desde el corazón del país, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó un fuerte diagnóstico: “nos están entregando un país en quiebra”, sobre todo en las industrias petroleras y eléctrica. Y ahí mismo, sin disimulos ni dramatismo dijo a los mexicanos: “los necesito”. Y humildemente pidió le tengan confianza: “no me dejen solo porque sin ustedes no valgo nada…o casi nada”.
Además, y como parte de un ambicioso programa de cien puntos que abarcan todas las áreas económicas y sociales de la vida nacional, anunció hoy mismo el inicio de un proceso de amnistía para dejar en libertad a presos políticos o víctimas de represalias “de caciques, funcionarios o gobernantes del antiguo régimen autoritario y se cancelarán acusaciones penales contra activistas y luchadores sociales”. La Secretaría de Gobernación tiene a su cargo hacer realidad esta determinación, expuso.
López Obrador habló a lo largo de 92 minutos ante una plaza de la Constitución colmada más allá de la plancha que la delimita. Muchas familias, grupos organizados para hacer este viaje desde distintos puntos de provincia y gente que llegó por su cuenta, se fue concentrando aquí incluso desde antes de que López Obrador saliera de su casa alrededor de las 10 de la mañana.
Pero el momento culminante fue escuchar al nuevo presidente directa y largamente exponer con detalle los cien puntos que regirán tanto su actuación como su acción de gobierno. Y se conmovieron de forma especial, incluso con lágrimas inocultables, cuando hacia el final el político de 65 años les reiteró que él ya no se pertenece a sí mismo, sino al pueblo.
“Además, sin ustedes, y esto lo digo con todo respeto -hablando en el terreno político- los conservadores me avasallarían, pero con ustedes me harán lo que el viento a Juárez. Les pido apoyo porque reitero el compromiso. De no fallarles; primero muerto que traicionarles. Pero no empecemos con ese dramatismo; mejor pensemos que todo va a salir bien, actuemos con optimismo y alegría. Tenemos la dicha de vivir tiempos interesantes. Estamos ante un momento estelar en la historia, porque entre todos empezamos a construir la justicia y la felicidad que nuestro pueblo merece y una nueva vida para nuestra gran nación”.
López Obrador subrayó también su determinación por respetar de forma irrestricta la libertad de expresión. “No se aplicará a periodistas o a medios de comunicación censura alguna”.
Y recomendó justamente a los informadores “de manera respetuosa”, ejerzan esa libertad. En México, indicó, se garantizará el derecho a disentir.
Además, aseguró que la Fiscalía General de la Nación contará en los hechos con absoluta autonomía y no recibirá ninguna consigna por parte del Presidente de la República y sus prácticas se apegarán, se dijo seguro, con el principio liberal de nada al margen ni contra la ley.
“Se acabó la guerra” porque se construirá la paz y se buscará la hermandad entre los mexicanos.
Ya con un viento frío que se colaba por todos los lados de ese gigantesco espacio abierto y luego de entonar el himno nacional, López Obrador se retiró del Zócalo aclamado por quienes muchas veces a lo largo del discurso le aseguraron “no estás solo, no estás sólo”.
Alrededor de las 8:00 de la noche llegó a su domicilio en el sur de la capital. Agencias
Ver discursos íntegros en las Páginas 3, 4 y 8.