Imposible Atender a los 53 Millones de Afiliados del Seguro Popular, Estaríamos Saturados: IMSS

779
Imposible Atender a los 53 Millones de Afiliados del Seguro Popular, Estaríamos Saturados: IMSS
Imposible Atender a los 53 Millones de Afiliados del Seguro Popular, Estaríamos Saturados: IMSS

*GERMAN MARTINEZ CAZARES MANIFESTO QUE CON EL PRESUPUESTO ASIGNADO AL PROGRAMA DE 13 MIL 500 MILLONES DE PESOS, NO ALCANZA NI PARA ATENDER LA MITAD DE LAS PERSONAS QUE SE TIENEN CONTEMPLADAS INCLUIRLAS SEGÚN LA INDICACION DEL EJECUTIVO FEDERAL.

Tapachula, Chiapas; 20 de diciembre. – El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no absorberá a los 53 millones de mexicanos afiliados al Seguro Popular, informó Germán Martínez Cázares, director general del instituto.
Esta es la peor noticia en las últimas décadas para millones de familias mexicanas de escasos recursos económicos, porque se considera que quedarán desamparadas en materia de salud.
Con ello, la promesa que hizo el ahora presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en torno a la atención universal de salud para todos los mexicanos, habrá sido solo un discurso de campaña para acaparar la atención de los electores, pero nada más.
Según Cazares, a través del IMSS Bienestar, que contará con un presupuesto inicial de 13 mil 500 millones de pesos, solo se aceptará una parte de los inscritos en el Seguro Popular.
«No voy a asumir al Seguro Popular, sino una parte. Este programa de IMSS Bienestar se financia con una partida especial en el presupuesto con 13 mil 500 millones de pesos que están en una partida inicial y sin gasto público», adelantó.
Al reunirse con representantes de los medios de comunicación, comentó que esos recursos fue la cantidad que se presupuestó para el programa que sustituye a IMSS Prospera y que, además, espera la parte que corresponde al Seguro Popular.
Luego abordó otros temas relacionados a la atención que el IMSS ofrecerá a los mexicanos, aunque llamó la atención las restricciones.
Por ejemplo, indicó que, en cuanto a las urgencias a la población abierta que no cuenta con ningún tipo de seguridad social, solamente se atenderán accidentados en peligro de muerte, infartos, derrames cerebrales, todo lo que tiene que ver con cuidado materno infantil y la descompensación diabética.
Por su parte, López Obrador confirmó que en las últimas horas que el Seguro Popular desaparece porque “es evidente que no ha funcionado y estamos conscientes de que no se está dando un buen servicio de salud”.
También habría garantizado una atención de primer nivel en las unidades médicas y que en las clínicas del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y del IMSS se van a atender emergencias, incluso si no son derechohabientes.
Según López Obrador, hay un fondo de salud de 90 mil millones de pesos, el cual se empleará para los primeros ocho estados, además de una inversión adicional de 25 mil millones de pesos.
Recalcó además que “no se puede hablar de derechos humanos si no se garantiza la vida y la salud de la gente”, y subrayó que todo el sector salud va a tener más presupuesto, al igual que la ciencia, la innovación científica y tecnológica, aunque no concuerdan los discursos.
También indicó que se va a realizar una serie de censos para homologar sueldos en salud, así como en la educación y en Petróleos Mexicanos (Pemex).
Lo que es cierto es que el IMSS se mantiene gracias a las cuotas obrero-patronales, es decir, de la iniciativa privada, pero el gobierno define a quienes también se deben de atender gratuitamente.
Si bien reconoció que no se ha dado un buen servicio a los derechohabientes en el IMSS, no se comprende cómo se mejorará la atención con menos recursos, pero ahora con más carga, como el caso de los migrantes y las empleadas domésticas.
Se teme que, con todas esas modificaciones que pareciera las inventaron desde algún escritorio luego de ver la película Roma de Alfonso Cuarón, el programa de salud será un fracaso y los derechohabientes y patrones tendrán que pagar más para mantener esas innovaciones.
Se espera, entonces, que en las próximas horas el Presidente salga a corregir lo que piensa implementar en materia de salud, tal y como lo hizo con los errores que se cometieron esta semana en su presupuesto para las universidades del país. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello