Ayuntamiento “Inaugura” Obras de Otros Trienios

535
Ayuntamiento “Inaugura” Obras de Otros Trienios
Ayuntamiento “Inaugura” Obras de Otros Trienios

*A Cuatro Meses de Administración no se Visualizan Proyectos que Beneficien a la Ciudadanía.
*¿Cuántos millones dirá el Alcalde que le costó esta obra?

Tapachula, Chiapas; 11 de Febrero.- El aún alcalde de Tapachula, Oscar Gurría Penagos, y su esposa, Laura García Arjona, “inauguraron” las instalaciones del Centro de Desarrollo Comunitario (CEDECO) ubicado en la colonia Indeco Cebadilla, al sur de la ciudad, pero, en realidad, esa obra tiene muchos años de estar en funciones.
La última vez en que esas instalaciones tuvieron un mantenimiento fue hace cuatro años, cuando también se pusieron en marcha diferentes talleres y actividades de autoempleo, entre otras acciones de beneficio para la población de escasos recursos económicos, y así ha venido funcionando durante todos estos años.
Sin embargo, el mandatario local trató de sorprender a los tapachultecos al “inaugurar” ese lugar, que fue construido hace ya varias administraciones atrás.
Habitantes de ese sector, quienes usan el Cedeco desde antes de que nacieran sus hijos, opinaron que el Alcalde y su esposa traicionaron la ideología impulsada por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, porque ambos mintieron a la población.
Opinaron que, ante la falta de proyectos de desarrollo urbano y social para la comunidad, el Ayuntamiento está recurriendo al engaño y jugando con la opinión popular.
Incluso le recordaron que ese lugar fue construido con recursos federales de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) de sexenios anteriores, y no propiamente de la administración que Gurría encabeza.
Se teme que Gurría Penagos y compañía, ahora digan que usaron millones de Pesos para “construir” ese Cedeco, así como otras obras que se hicieron en Gobiernos anteriores.
Reconocieron el esfuerzo que ha hecho el Gobierno del Estado en estos dos meses para restablecer el orden en Tapachula, luego de los constantes yerros de la administración local.
Incluso señalaron que, de no existir esa valiosa intervención, ya habría un estallido social en el municipio, el segundo en importancia en el Estado.
Para ello recordaron los serios problemas de inseguridad por la que atraviesa Tapachula desde que Gurría arribó a la administración municipal, hace ya casi cinco meses.
Así también, el haber permitido que miles de comerciantes ambulantes se apoderaran literalmente de las calles, parques, jardines, mercados y otros espacios públicos, bajo quién sabe qué acuerdos económicos, hasta que el Gobierno del Estado puso orden y encabezó los operativos de limpieza de la informalidad en las calles de la localidad.
Además, la ciudad atraviesa otros graves problemas, como el narcomenudeo, prostitución, carencia en los servicios públicos, recolección de basura, proliferación de antros de vicio, contaminación de ríos y falta de obras.
Es más, el Alcalde ni siquiera ha podido atender las necesidades básicas y derechos de los propios trabajadores municipales, como la dotación de medicamentos y el pago oportuno de sus salarios. Por ello ya le han hecho varios paros de labores y plantones.
Lo más vergonzoso fue la intoxicación de 25 policías municipales por la ingesta de comida de una empresa recién contratada por el Gobierno Municipal, que ha generado la sospecha de que es propiedad de funcionarios municipales y de familiares del propio Gurría.
La ineptitud de quien todavía ocupa ese cargo local y de sus colaboradores, también ha sido tema de reclamos de Colegios, Cámaras, organizaciones sociales y sectores productivos. Se cree que es el mayor número de protestas en tan poco tiempo que se tenga registrado en la historia del municipio.
Ha habido de todo, desde la toma de la alcaldía, marchas, plantones, pronunciamientos conjuntos, bloqueos de calles, colocación de mantas de protesta, entre otras manifestaciones de repudio.
Sin embargo, hay la confianza entre la población de que el Gobierno Federal y Estatal sumarán esfuerzos y restablecerán la gobernabilidad en Tapachula, para evitar enfrentamientos civiles, como los que hubo a finales de Diciembre. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello