En Huixtla Cierran Puertas a las Caravanas; Migrantes Continúan Recorrido por la Costa

949
En Huixtla Cierran Puertas a las Caravanas; Migrantes Continúan Recorrido por la Costa
En Huixtla Cierran Puertas a las Caravanas; Migrantes Continúan Recorrido por la Costa

Policías acordonaron la entrada a Huixtla, para evitar enfrentamientos entre la sociedad civil y la caravana.

*GRUPOS CIVILES HABÍAN ADVERTIDO CONFRONTARLOS SI INTENTABAN ENTRAR A “LA CIUDAD DE LA PIEDRA”. *UNOS 500 MIGRANTES DECIDIERON REGRESAR A TAPACHULA, EN TANTO OTROS 2 MIL 500 CONTINUAN EL RECORRIDO.

Tapachula, Chiapas; 25 de marzo. – Luego de permanecer varados durante dos días en el municipio de Huehuetán, la caravana de migrantes que partió el sábado en la madrugada de Tapachula retomó su paso en el amanecer de este lunes rumbo a Huixtla, pero policías municipales impidieron que entraran a la cabecera municipal, por su seguridad.
Y es que desde que salieron de Tapachula, grupos civiles habían advertido que impedirían que ese grupo de extranjeros, conformado por cubanos, haitianos, africanos y centroamericanos, sería confrontado si llegaban al centro de la cabecera municipal.
El argumento fue que sus antecesores habían causado destrozos y se habían incrementado los niveles de inseguridad durante el tiempo en que habían permanecido.
Eso motivó a que los migrantes decidieran permanecer el sábado en Huehuetán, con el ánimo de que emprender su camino hacia Huixtla en la mañana del domingo.
Sin embargo, se enteraron que grupos civiles se estaban reuniendo en varios puntos de esa ciudad, en el ánimo de interrumpir su llegada.
En consenso decidieron permanecer en Huehuetán durante el domingo, en espera de que mejoraran las condiciones para que continuaran.
También esperaban los autobuses de pasajeros que aseguraron les prometieron en Tapachula las autoridades y que los llevaría a Pijijiapan, pero nunca llegaron las unidades.
Arriesgándose a lo que pudiera pasar, optaron a no esperar y seguir su movimiento en miras de llegar al centro del país y, después, a la frontera con Estados Unidos.
Así, a mitad de la mañana llegaron al desvío que divide en dos a esa carretera: Una alternativa hacia la entrada oriente de Huixtla y, la segunda, hacia el municipio de Villa Comaltitlán, un punto conocido popularmente como la “Curva de la muerte”.
A su llegada, los migrantes se sorprendieron que el acceso estaba bloqueado por elementos policiacos y varias patrullas que fueron colocadas en la carretera.
Ahí les dijeron que les darían agua, así como atención médica y otros apoyos humanitarios, pero que no podían entrar a la ciudad.
Los extranjeros hicieron entonces una pausa en la carretera. Esperaban que defensores de los derechos humanos, instituciones religiosas, “gestores” o algún representante social llegara para obligar a las autoridades de Huixtla a recibirlos, pero nadie llegó a ese auxilio.
Hubo agua, atención básica a sus enfermedades y medicamentos, pero no comida y mucho menos bienvenida. Por lo mismo, nuevamente se levantaron y siguieron su paso, bajo temperaturas de hasta 40 grados centígrados.
Durante el recorrido, varios de ellos explicaron a los medios de comunicación que todo ese sufrimiento recorrido ilegal por el país, es derivado a los actos de corrupción en el interior del Instituto Nacional de Migración (INM) en Chiapas, así como de algunos “gestores”, que les cobraban hasta mil dólares por extenderles la carta de salida o salvoconducto.
Dijeron que los obligaban a permanecer varios días en la ciudad para “tramitar” el documento, que en teoría es gratuito y permite -legalmente- que transiten por todo el país y en un lapso de 15 días tengan que salir por alguna de las fronteras o, de lo contrario, ser asegurados.
Al ver las adversidades con las que se están encontrando, unos 500 de ellos decidieron regresarse a Tapachula, a donde piensan llegar este martes. El resto, unos 2 mil 500, siguen en la esperanza del “sueño americano”.
En esta caravana viajan, aparte de jóvenes, mujeres, personas de la tercera edad y muchos niños. Por ello el paso es lento y el avance poco.
El desánimo los embargo al llegar a la antigua caseta de Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), ubicada entre los municipios de Huixtla y Villa Comaltitlán, porque sigue latente el rumor que, en el resto de los municipios de la Costa de la Entidad, grupos de civiles tampoco les permitirán entrar.
Ante ese panorama, decidieron frenar su recorrido en ese punto, retomar fuerzas y partir nuevamente en horas de la madrugada, para evitar hacerlo bajo los ardientes rayos del sol.
En tanto, el subsecretario de Gobernación (SEGOB), Alejandro Encinas, dijo a los medios de comunicación este lunes que se está vigilando ese contingente, porque podrían ir infiltrados traficantes de personas.
Se desconoce hasta donde podrán llegar, pero, mientras ellos llevan en su mensaje los actos, aún impunes, que aseguran hay en el INM de Chiapas, cientos de extranjeros sin documentos siguen arribando a la frontera sur y cruzando ilegalmente, sin que nadie quiera evitarlo. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello