En Completo Abandono las Fuentes, Parques y Los Cerritos

730
En Completo Abandono las Fuentes, Parques y Los Cerritos
En Completo Abandono las Fuentes, Parques y Los Cerritos

Tapachula, Chiapas; 6 de Abril.- Al menos 20 bombas hidráulicas industriales de diversas capacidades fueron hurtadas de casi todas las fuentes decorativas de la ciudad, que lucen en completo abandono y son utilizadas de basureros, sanitarios públicos y hasta de moteles.

A la par de eso, también desaparecieron miles de metros lineales de redes eléctricas e hidráulicas, conectores, válvulas, sistemas de iluminación, bocinas, controladores electrónicos, cajas de registro, pastillas térmicas, entre otros.
De acuerdo a trabajadores del Comité de Agua Potable y Alcantarillados de Tapachula (Coapatap), las fuentes están abandonadas por problemas administrativos en el Gobierno que encabeza el alcalde Oscar Gurría Penagos, ya que diversas áreas no se comprometieron a cubrir los gastos de mantenimiento y operación, ni tampoco al rescate de esos espacios públicos.
El problema fue informado oportunamente a las autoridades del Ayuntamiento, informaron, pero que uno a otro se señalaba como responsable de esos lugares, pero no se hizo nada con el argumento de que no hay dinero.
Algunas fuentes, como las tres que se encuentran en el Centro Deportivo y Recreativo Los Cerritos, se calcula que requirieron de alrededor de 20 millones de Pesos para ser construidas, por los aparatos y tecnología de punta necesarios para edificarlas.
Cuando fueron puestas en marcha, hace ya dos años, estuvieron entre los máximos atractivos de la ciudad, incluso habían sido tomados como íconos de la región.
Hoy, son un claro ejemplo de que las grandes obras que se hicieron en el sexenio pasado en Tapachula, quedaran abandonadas por el simple hecho de haber sido impulsadas por un partido diferente al que hoy ostenta el poder y se convertirán en “elefantes blancos”
No hay justificación. Las fuentes que se encuentran en el Parque Central “Migue Hidalgo”, a unos 50 metros de las oficinas del Alcalde, están completamente abandonadas; al igual que las que se encuentran en el de “Las Etnias”, incluido la que tiene forma de acueducto, contra esquina de la Presidencia Municipal.
En esas mismas condiciones se encuentra “El Café”, ubicada en una glorieta en la salida norte de la cabecera municipal, al concluir la colonia “5 de Febrero”.
Así también, la construida en un retorno continuo en la 19 Calle Poniente y 8ª Avenida Norte, en un lugar que en antaño se conocía como “La Pasadita” y que servía además de marco de una plaza gastronómica que sobrevive ahí.
A escasas dos cuadras, en la 8ª Avenida Norte y 15ª Calle Poniente, se construyó una fuente en un parque diagonal, en honor a la cultura china, que ahora, con todo y dragón arquitectónico, sirve solamente para que algunos hagan sus necesidades fisiológicas.
Aunque no se ha hecho un balance de las pérdidas, se calcula que, entre lo robado y las imperfecciones a reparar en las fuentes de la ciudad, se requerirían de alrededor de 50 millones de Pesos.
La Atzacua…la Millonaria Obra Inservible.
Mientras que, en la entrada oriente de Tapachula, la fuente Atzacua, con cuatro años de haber sido inaugurada y cuyo costo supuestamente requirió cerca de 30 millones de Pesos, lleva mucho tiempo sin funcionar y continuará así.
Su construcción fue de casi tres años y la irresponsabilidad de las empresas que tuvieron en sus manos ese proyecto, ocasionó que en varias ocasiones se paralizara la obra y se designaran relevos de constructoras.
Lo peor es que, por alguna circunstancia, en ese entonces no se cobraron las pólizas de fianza a esas constructoras y, por lo tanto, no había los recursos económicos para hacer las reparaciones, sobre todo en el área de cisterna que se cree es donde está una de las fallas principales.
Además, se informó que aún se debe alrededor de cinco millones de Pesos a la última empresa que tuvo la tarea de concluir los trabajos, así como unos 600 mil Pesos a los proveedores de los focos LEDS y reflectores que tuvo la llamada, popularmente, “Crayola”.
El poco tiempo en que estuvo funcionando, la iluminación, la música, los chorros danzantes y el potente flujo de agua en el centro del Arco Palencano, hizo olvidar -en parte- a los ciudadanos el millonario costo de la obra y aquellos huacales que, algún día, no solamente fueron parte de la fuente, sino un emblema de Tapachula.
En ese lugar desapareció una bomba de siete caballos de fuerza, sistemas de audio, iluminación, memorias electrónicas de control y, en sí, está completamente desmantelada.
A opinión de expertos, para poder retirar esos equipos se requería de herramienta y técnicos especializados, e incluso hasta montacargas o una grúa para levantar las pesadas piezas y varios días de trabajo, que nadie vio.
Ante ese panorama, solamente hay la esperanza de que sean las autoridades federales y estatales las que asuman la responsabilidad de rescatar las fuentes de Tapachula. Así como otros espacios públicos que están en iguales o en peores condiciones de abandono. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello