No se Autorizará la Apertura de Casinos en el País, los que Existen Serán Clausurados: López Obrador

688
Certera disposición del presidente Andrés Manuel López Obrador, de ordenar la No apertura de casinos clausurados y de nuevos permisos, medida benéfica para las familias mexicanas.

*LAS CASAS DE APUESTA FOMENTAN LA DROGADICCIÓN, EL ALCOHOLISMO, LA PROSTITUCIÓN DE MENORES, EL EMPEÑO DE BIENES DE LAS FAMILIAS QUE BUSCAR SEGUIR APOSTANDO Y QUE FINALMENTE SE QUEDAN EN LA MISERIA.

Tapachula, Chiapas; 07 de Enero. – Ante el actual proceso de legislación que busca otorgar nuevos permisos para la apertura y funcionamiento de casinos en el país, el presidente Andrés Manuel López Obrador, adelantó que su Gobierno no lo permitirá.
Durante su conferencia mañanera de este martes, el mandatario nacional fue enfático al decir que «nada de casinos en el país; no somos lo mismo».
Así también, dejó en claro que no piensa asignar permisos para la creación de ese tipo de casas de apuesta, como ocurrió en gobiernos anteriores, por el contrario manifestó que los que existen serán cerrados, porque son una estafa para el pueblo.
El tema había sido abordado en legislaciones pasadas pero había fracasado. Ahora hay un nuevo intento para que las facultades de conceder esos permisos sean desde el Poder Legislativo y no del Ejecutivo, como es actualmente.
«Sé que están legislando y se afecta una facultad del Gobierno Federal. Nosotros vamos a acudir a la autoridad competente. Nada de casinos», afirmó.
Fue más allá al precisar, a nombre del Gobierno Federal, que «nosotros no autorizamos casinos. Tenemos muy presente cómo se empezaron a autorizar en la época que se llamó el gobierno del cambio. Ahí se los dejo de tarea, entonces no vamos a caer en lo mismo, sería lamentable hacer lo mismo”.
Sobre ese tema, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, comentó que, “efectivamente, como lo ha señalado el señor Presidente, la Ley Federal de Juegos y Sorteos explica que es facultad del Gobierno Federal”.
La postura de López Obrador y de la administración federal se da luego de que, en Baja California, supuestamente se autorizaron más casinos, con la justificación de lograr una mayor recaudación de impuestos.
Mientras que, en Chiapas, los casinos ubicados en Tuxtla Gutiérrez y Tapachula fueron clausurados en Enero del 2013, porque se encontró drogas listas para ser comercializadas en su interior, estafaban a las familias, prostituían menores de edad, expendían alcohol; ahí iban a dejar sus quincenas los apostadores, era un negocio redondo para sus dueños.
Esa forma de apuestas, al menos en el Estado, habían arrastrado a muchas familias a la quiebra, a la desintegración, a recurrir a otros tipos de vicios y a buscar dinero fácil, aunque fuera de manera ilícita, para poder seguir apostando.
Se teme que las presiones de quienes están detrás de esos negocios han ido avanzando y por ello, a través de algún tipo de acuerdos con funcionarios o legisladores federales, podrían cancelar en cualquier momento la suspensión que éstos tienen en la Entidad.
Incluso, uno de los establecimientos que había sido cerrado en la capital, Tuxtla Gutiérrez, ya entró nuevamente en operaciones.
Por eso es sumamente importante la postura del Presidente de la República en contra de los casinos, porque se cree que sería la misma de los legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en el Congreso de la Unión y eso impediría la reapertura de esos establecimientos en Chiapas.
Todos esos millones de Pesos de ganancias que obtenían los casinos en el Estado, durante estos años en que han estado clausurados, han quedado en el núcleo familiar para resolver sus propios problemas cotidianos, como la alimentación, el cuidado médico y la educación.
Por ello se considera que el cierre de los casinos en Chiapas contribuyó también para el rescate económico de la Entidad.
Cabe mencionar que los sellos de clausura que las autoridades judiciales colocaron en ese entonces en los casinos, han sido violados y se desconoce que fue sustraído de ahí.
No se sabe tampoco si las máquinas siguen en el interior o ya se las llevaron hacia otros lugares para seguir operando, o si fueron alteradas las evidencias por las que fueron clausurados. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello