Descontrol el Reciclado de Basura en Tapachula Ayuntamiento Pretende Imponer Cobros a Pepenadores

134
Alrededor de 200 familias que viven de la recolección de residuos sólidos, protestaron bloqueando la carretera que conduce al basurero municipal, en repudio por los cobros que el Ayuntamiento pretende realizar por sus actividades.

* LOS AFECTADOS RELATAN SUPUESTOS ACTOS DE CORRUPCIÓN DE PARTE DE FUNCIONARIOS MUNICIPALES.
* EL MANEJO DE LOS RESIDUOS SÓLIDOS RECICLADOS PRETENDE EL AYUNTAMIENTO ENTREGÁRSELO A UNA EMPRESA PRIVADA.

Tapachula, Chiapas; 14 de Febrero.- Cientos de recicladores de residuos sólidos, conocidos popularmente como pepenadores, bloquearon este viernes la carretera que conduce al basurero municipal de Tapachula.
Esto luego de que, durante los últimos dos meses, el Ayuntamiento que preside el aún alcalde, Oscar Gurría Penagos y compañía, desplegó a elementos de la Policía Municipal en toda esa región para impedir, con el uso de la fuerza pública, que todas esas familias no pudieran trabajar.
De acuerdo con lo relatado por los afectados, al principio la administración local les estaba pidiendo un Peso por cada kilogramo de basura vendida, entre papel, vidrio, plástico y metales; es decir, casi la mitad de lo que ellos obtienen por jornadas de hasta 12 horas de trabajo y en extremas condiciones.
Como no accedieron ni con el operativo policiaco, les dijeron que tenían que pagar una cuota diaria, que también los dejaba en estado de indefensión, puesto que viven en extrema miseria.
Lo último fue que les advirtieron que los dejarían trabajar, pero que todo el material que sacaran del basurero lo tendrán que entregar a una empresa que escogería el Ayuntamiento, a precios muy por debajo de los actuales.
Ante eso y por la desesperación de no poder comprar comida, alrededor de 200 familias optaron por bloquear el camino.
Con ello quedaron varados los camiones por los que el pueblo de Tapachula paga varios millones de Pesos mensuales para la recolección de basura en la ciudad.
Tampoco pudieron entrar las unidades de los municipios aledaños que llevan hasta así su basura, bajo el pago diario a Tapachula, aunque se desconoce de cuántos millones de Pesos se trata y si ese dinero entra a la Tesorería.
Sergio Ángel Martínez, en representación de sus compañeros, dijo en entrevista para rotativo EL ORBE, que ya tienen dos meses sin poder vender nada del material que recolectan “y realmente no tenemos ni para comer, y también tenemos familias e hijos que van a la escuela”.
Según dijo, elementos de la Policía Municipal los están hostigando, les quitan su material y les roban su dinero.
La postura era aguantar en el bloqueo el tiempo que fuera necesario, hasta no llegar a los acuerdos que garantizaran su trabajo, sin tener que mantener la ambición económica de los funcionarios en turno.
En un acto de “buena voluntad”, indicó que el Gobierno de Gurría les dijo que ya los dejarían trabajar, pero con la condición de que le vendieran todo a una sola empresa enviada por el Alcalde.
Esta les ofreció pagarles 50 centavos por kilogramo de producto, o sea, 80 por ciento menos que su valor real y, por eso, tampoco aceptaron la propuesta, porque entonces se volverían esclavos, ya que significaría ganar entre 15 y 20 Pesos diarios.
La situación se tensó, pero, al menos esta vez, Gurría y compañía no ordenaron algo similar a lo ocurrido durante el “Lunes negro” de hace dos semanas, cuando los uniformados protagonizaron una histórica y brutal golpiza contra indígenas y periodistas, en plena alcaldía.
Al mediodía de este viernes acudieron funcionarios del Gobierno del Estado a ofrecer su intermediación y una mesa de trabajo con las autoridades locales, a lo cual accedieron, sin cancelar el bloqueo.
Así, en una reunión celebrada en la Unidad Administrativa, al sur de la ciudad, una comitiva de los pepenadores accedió dialogar con el Ayuntamiento y aún cuando se pedía la presencia del Alcalde, este no llegó. En su lugar envió a una empleada municipal.
Al no obtener su propósito obtener recursos extra que quién sabe a dónde iban a parar, el Gobierno Municipal tuvo que aceptar que las actividades en el basurero volverán a la normalidad sin restricción ni condicionamiento alguno.
Mientras que, el todavía representante local de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), Milton Ordóñez Rodríguez, presente en la reunión, les dijo que podrían realizar sus actividades pero que tendrían que usar guantes, cubrebocas y botas de trabajo pesado, cuando los pepenadores apenas tienen para comer.
Una vez firmados los acuerdos, los recicladores concluyeron sus protestas, liberaron los accesos al basurero y con ello se restablecieron las actividades.
Cabe mencionar que en la manifestación y durante el encuentro con las autoridades hubo varios señalamientos que en respuesta, sólo hubo el silencio de los funcionarios y la mirada baja.
Por ejemplo, mencionaron que la enviada por Gurría y compañía estaba realizando una serie de negocios en el basurero municipal que requieren de la investigación de los órganos auditores y de las áreas contra la corrupción del Gobierno Federal.
Según dijeron, se les permite que varios volteos que realizan la recolección de basura de empresas en la localidad, lleguen a tirar los residuos todos los días, muy probablemente bajo algún acuerdo económico.
Una de esas empresas, propiedad de un tal “Domínguez”, tiene tres volteos con los que hace dos viajes cada uno, con los que debería de pagar a la Tesorería mínimo tres mil Pesos diarios por el uso del basurero, y una cantidad similar por el acceso.
Hay otra empresa que tiene como giro la recolección de basura de manera particular, pero tampoco se sabe cuánto y a quién le paga para usar el basurero las veces que quiera. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello