Detecta Auditoría del Estado más Irregularidades y Actos de Corrupción en la Administración de Gurría

508
Detecta Auditoría del Estado más Irregularidades y Actos de Corrupción en la Administración de Gurría

* ENCONTRARON PRESUNTAS DESVIACIONES DE RECURSOS DEL ERARIO Y PAGO DE SERVICIOS NO EFECTUADOS. *EN DISTINTOS TALLERES MECÁNICOS LOCALIZARON UNIDADES DESMANTELADAS, DESDE MOTOCICLETAS, CAMIONETAS Y CAMIONES PROPIEDAD DEL AYUNTAMIENTO MUNICIPAL.

Tapachula, Chiapas; 22 de abril. – Aún cundo las auditorías a la administración que encabezó el ex alcalde, Oscar Gurría Penagos, fueron suspendidas temporalmente por la contingencia, los verificadores continúan su trabajo y siguen detectando más irregularidades y actos de corrupción.
Este miércoles, las autoridades fiscalizadoras encontraron, además, presuntas desviaciones de recursos del erario y pago de servicios no efectuados durante el periodo de gobierno que presidió Gurría y compañía.
De acuerdo a los primeros informes, al investigar a la desaparecida Secretaría de Administración que encabezó, Florentino González Maldonado, se encontró infinidad de presuntos actos deshonesto.
Por ejemplo, se detectaron que, en distintos talleres mecánicos, dejó abandonadas decenas de unidades, desde motocicletas, camionetas y camiones propiedad del Ayuntamiento Municipal.
Tan solo en uno de los talleres a nombre de Juan Pérez Villarreal, se encontraron varias unidades desmanteladas pero que ya se habían pagado más de tres millones de pesos, en los que supuestamente a la mayoría de ellos les habían puesto motores nuevos.
Todo eso fue documentado no solo por personal de los órganos de Fiscalización Superior del Estado, de la Contraloría Municipal y del Departamento Jurídico que iniciaron los procedimientos legales correspondientes, sino también por un notario público y diversas autoridades.
En las confabulaciones de esa área, se detectó que presuntamente está involucrado quien fuera el jefe de mantenimiento y combustible de la Secretaría de Administración, Luis Fernando Rodríguez.
Se cree que ese ex servidor público, junto con su jefe, Florentino González, estarían haciendo los negocios tanto en los talleres mecánicos como en el desvío de combustibles.
Por eso se iniciaron diversos procedimientos tanto administrativos como jurídicos en contra del exfuncionario público y otros que pudieran resultar involucrados.
Se investiga quién ordenó y cómo se liberaron varios millones de pesos desde la Tesorería por esos trabajos que nunca se hicieron y, por lo contrario, las unidades se encontraron prácticamente desmanteladas.
También hay una línea de investigación en torno a que funcionarios de primer y segundo nivel en la administración de Gurría habrían conformado una red para expedir facturas con nombres de diversas personas que ni siquiera tenían conocimiento de ello.
El uso ilegal de todas esas facturas traerá serios problemas fiscales a las empresas y personas físicas defraudadas y, por ello, han empezado a denunciar penalmente por su parte para deslindar responsabilidades y castigar a quienes resulten responsables.
Se calcula que las auditorías quedaron con un avance de alrededor del 50 por cieno cuando se tuvieron que suspender en acato a las disposiciones de la Secretaría de Salud.
Sin embargo, se ha continuado con las verificaciones físicas de los supuestos proveedores y prestadores de servicios para cotejar facturas y localización de bienes del gobierno municipal.

También se está corroborando a detalle supuestas obras realizadas y adquisiciones, incluyendo las realizadas para el Sistema Municipal de Desarrollo Integral para las Familias (DIF) y del Comité de Agua Potable y Alcantarillados de Tapachula (Coapatap).
Hay otros procesos jurídicos y judiciales que quedaron pendientes por el deceso de Gurría, por los cambios administrativos en Tapachula y por la contingencia del coronavirus.
Entre ellos está el procedimiento en contra de varios ex servidores públicos por los hechos ocurridos aquel 27 de enero (lunes negro), cuando se ordenó utilizar el uso de la fuerza pública para arremeter salvajemente en contar de un grupo de campesinos que pedía pacíficamente obras.
Esta en proceso también la investigación de varios contratos millonarios realizados desde la presidencia municipal, violando las leyes vigentes. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello