Desbandada de Migrantes Abarrotan Terminales en Tapachula, se Dirigen a la Ciudad de México

448
Migrantes se rebelan ante las autoridades migratorias y deciden abandonar Tapachula en grupos.

*MANIFIESTAN ESTAR CANSADOS DE ESPERAR A QUE COMAR Y EL INM, LES AUTORICEN LA DOCUMENTACIÓN PARA PODER CONTINUAR SU CAMINO RUMBO A ESTADOS UNIDOS.

Tapachula, Chiapas; 24 de Agosto del 2021.- En un hecho inédito para Tapachula, miles de indocumentados -la gran mayoría haitianos- decidieron realizar este martes una desbandada en la ciudad, es decir, abarrotar las terminales terrestres de pasajeros y viajar hacia otras regiones de México, sin contar con los documentos que esperaron por muchos meses de las autoridades migratorias para seguir su camino hacia los Estados Unidos.
Cansados de la decisión del Gobierno Federal de mantenerlos atrapados en Tapachula, como si fuera una cárcel sin rejas y con la justificación de que tienen que esperar “su turno” para saber si obtendrán el codiciado oficio que les permita continuar su ruta hacia la nación norteamericana, decidieron adoptar una nueva postura y avanzar, a sabiendas de que muchos de ellos podrán ser detenidos en el trayecto.
Algunos dijeron al rotativo EL ORBE, que cuentan con un documento que “alguien” le extendió a nombre de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) o del Instituto Nacional de Migración (INM), con los que pueden recorrer toda la República Mexicana sin ser detenidos, pero se teme que pudieran ser apócrifos.
Ante tal acontecimiento, varias de las empresas transportistas tuvieron que aumentar las corridas y habilitar a personal administrativo para tratar de controlar la situación.
Se buscó cumplir con los protocolos de salud en materia de prevención del contagio del mortal virus del Covid-19 y, aunque se hizo lo que se pudo, una gran avalancha de seres humanos desesperados por salir de la ciudad, lo estropearon todo.
Las empresas les hicieron una serie de aclaraciones, como el hecho de que no les devolverán los importes de los pasajes si en la ruta se encuentran con autoridades federales que les impidan el paso.
Luego, les pidieron copias de sus pasaportes y de los oficios con los que pudieran acreditar su legal estancia en el país, pero los extranjeros alegaron sus derechos y subrayaron que los empleados de las terminales no tenían atribuciones para exigir esas identificaciones por no ser autoridades migratorias, y tenían razón.
Así empezaron a salir los autobuses desde Tapachula, con infinidad de historias de los migrantes, que van desde la humillación y explotación que han sufrido en los 12 países que tuvieron que cruzar para llegar a la frontera sur de Chiapas, donde aseguran que fueron objeto de extorsiones impunes y descaradas de funcionarios, agentes y policías.
Hablaron de que tuvieron que pagar para todo, incluso por hacer filas en las calles para ingresar a la oficina de Regulación Migratoria del Gobierno Federal, o de la misma Comar.
También que centroamericanos les empezaron a cobrar “derecho de piso” por dormir en las banquetas o para poder transitar en las zonas permitidas, como en el centro de la ciudad.
Negaron que evadieran el fisco con la venta informal, porque señalaron que pagaban oportunamente sus “impuestos”, aunque decidieron no decir a quién.
También dejaron en claro que no participan en el narcomenudeo, la prostitución, asaltos, robos y otras irregularidades, y que son los migrantes centroamericanos los que realizan esas actividades, “y por eso no tenemos compatriotas detenidos, ya que lo único que queremos es no cometer delitos para podernos ir de aquí”.
Durante todo este martes los camiones de diversas empresas partieron hacia varios destinos del interior y norte del país. Se desconoce cuántos de ellos lograrán su cometido, aunque estaban despreocupados, quizá porque sabían que si los detienen y regresan, será otra vez a esta ciudad. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello