Lo Encontraron Putrefacto

1046
Lo Encontraron Putrefacto
Lo Encontraron Putrefacto

 

*Detrás de la Colonia Belén
*Animales de Rapiña le Comieron Gran Parte del Rostro y Cabeza Hasta Desprenderla
*Nadie lo Conocía, Dijeron no era del Rumbo

Tapachula, Chiapas; 30 de septiembre.- El susto de su vida se llevó un grupo de campesinos que acuden al río que pasa detrás de la colonia Belén para ir a pescar, un olor fétido provocó que entraran entre los matorrales y descubrieran el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino en un avanzado estado de putrefacción y se comunicaron al servicio de emergencias 911.
Se activó la alerta general para todas las corporaciones policiacas estatales y municipales, indicaron que en la 19ª calle Oriente Prolongación de la colonia Belén, rumbo al río se encontraba una persona sin vida y en estado putrefacto, al lugar se presentaron elementos de las diferentes corporaciones policiacas estatales y municipales, quienes acordonaron el área y solicitaron la intervención del personal de Servicios Periciales de criminalística para que dieran fe del deceso y realizaran el trabajo de campo en busca de indicios.
Al llegar tuvieron a la vista el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino boca arriba, con los brazos extendidos y las piernas abiertas, hinchado y en avanzado estado de putrefacción, se percataron que la cabeza estaba desprendida ya que los animales de rapiña se dieron un festín, ya no se le aprecia el rostro y parte del cráneo, viste pantalón de mezclilla relavado color negro, camisa a cuadros verdes y azules, zapatos café, se le calculan de 45 a 50 años de edad.
Al preguntar entre los presentes si alguien le conocía dijeron que no, ya que no es del rumbo. Una vez que se dieron por terminadas las primeras diligencias, el cadáver fue levantado y trasladado al Servicio Médico Forense para que le fuera practicada la necropsia de ley, cabe mencionar que quedó en calidad de desconocido y de no ser identificado en el término que marca la ley, será enterrado en la fosa común. EL ORBE / Álvaro Islas Hernández