Intensas Lluvias Provocan Inundaciones en Huixtla y Tuzantán

458
Intensas Lluvias Provocan Inundaciones en Huixtla y Tuzantán

* Se Desbordó el Río Cuzco.

Tuzantán, Chiapas; 10 de Julio de 2020.- Después de casi cuatro horas continuas de intensa lluvia en la región, los arroyos y ríos de la zona, como “El Cusco”, subieron su nivel y provocaron desbordamientos, este arroyo, que atraviesa la ciudad de Huixtla y desemboca en la zona baja del municipio de Tuzantán, se salió de su cauce y provocó daños.
Los habitantes del Tercer Cantón “La Curva”, por donde pasa la vía del ferrocarril, resultaron muy afectados, ahí, “El Cusco” deja toda la basura que arrastra de Huixtla y satura la descarga de agua, se complementa con la maleza y origina que se desborde, con ello, la tarde de ayer inundó gran parte de la comunidad de Tuzantán, dañando bastante los cultivos.
A pesar de que llegó la brigada de Protección Civil, nada pudieron hacer, pues desde hace tiempo los pobladores han estado pidiéndole al alcalde de Tuzantán, Bany Obed Guzmán Ramos, que ordene el desazolve del afluente, pero ha sido indiferente a los reclamos de la población, nunca atendió la queja y estas son las consecuencias.
No se llevó a cabo ninguna evacuación de familias por temor a la rapiña. EL ORBE/Luis Javier Ramos
Fuerte Aguacero en Huixtla
Huixtla, Chiapas; 10 de Julio de 2020.- Este viernes alrededor de las 13 horas empezó a llover fuertemente y con tempestad, conforme fueron pasando las horas el zanjo denominado “El Cusco”, ubicado atrás del Seguro Social, Calle Francisco Zarco Oriente entre Abasolo y Retiro, fue creciendo el nivel de sus aguas y al no aguantar la presión, se desbordó, desembocando hacia los demás arroyos, como el que pasa debajo del mercado “El Carmen”; poco más tarde entró agua en el mercado “Hidalgo”.
Esta no es la primera vez en que ocurre, es de todos los años, la corriente del agua acarrea basura y provoca que se inunden estos edificios, pero dicha basura es arrojada por personas irresponsables y hace que se tapen los alcantarillas.
Las vendedoras de dichos mercados tuvieron que caminar entre las aguas sucias para que no se le fuera a caer algún producto o mercancía, como prendas de vestir. EL ORBE/José Ángel López