Mejora Producción de Leche y Carne en la Región

956
Mejora Producción de Leche y Carne en la Región
Mejora Producción de Leche y Carne en la Región

 

Tapachula, Chiapas, 1 de marzo.- Con el objetivo de aumentar la producción de carne y leche en la época de estiaje, se proporciona alimento fresco a base de maíz en lugar de forraje seco, afirmó Georgina Cruz Rodríguez, supervisor de campo en la zona costa de Chiapas del programa DKsilos.
Destacó que atienden a más de 300 ranchos ganaderos con asesoría técnica gratuita a través de un grupo de ingenieros agrónomos para que su ganadería sea más rentable a través del programa de venta de semillas de maíz Dekalb.
El proyecto que funciona desde hace dos años en la costa, inicia desde chequear el tipo de suelo, las fechas de siembra, tipo de maíz que se va a sembrar y a la par el ganadero lleva un acompañamiento con su asesor y aprende desde la siembra hasta la hechura de un silo de maíz.
Se trata de una estrategia que abarata bastante los costos de producción hasta en un 40 por ciento durante por estiaje, toda vez que es la época más crítica del ganadero, porque gasta mucho dinero en la compra de alimento, pero este programa le es de bastante ayuda porque permite que aprenda cosas innovadoras para mejorar la producción de carne, leche y queso.
La ingeniero agrónomo manifestó que son tres meses de acompañamiento, que va desde la siembra hasta la hechura del silo y le dan seguimiento.
EL SILO DE MAÍZ SE GUARDA EN VERDE
Por su parte el técnico de campo Johann Gonzalo Cruz Cigarroa, que atiende desde Huixtla hasta Suchiate, manifestó que en comparación con el forraje que es seco, el silo de maíz se guarda en verde, incluida la mazorca, el cual tiene todas sus propiedades nutritivas al ciento por ciento, mientras que el pasto seco sólo proporciona apenas un 30 por ciento de proteína al ganado.
El silo de maíz consiste en guardar pasto en verde, sus proteínas y el almidón que proporciona el grano. A la hora de ensilar la maquinaria se lleva planta y mazorca. La planta debe de tener un proceso de crecimiento de entre los 75 a 85 días para poder ser ensilada. EL ORBE/Rodolfo Hernández González