En Escuela “José Emilio Grajales” Niños Reciben Clases en la Plaza Cívica Porque Salones Están en Ruinas

701
En Escuela “José Emilio Grajales” Niños Reciben Clases en la Plaza Cívica Porque Salones Están en Ruinas
En Escuela “José Emilio Grajales” Niños Reciben Clases en la Plaza Cívica Porque Salones Están en Ruinas

Tapachula, Chiapas; 28 de Septiembre.- Ante el grave riesgo que representan las aulas de la Escuela Primaria “José Emilio Grajales”, del fraccionamiento Solidaridad 2000, docentes determinaron dar sus clases en la cancha techada para que los alumnos no se sigan atrasando en los contenidos.
El profesor Valdemar Ordóñez Ruiz informó que las continuas réplicas han provocado temor entre los padres de familia los que en su mayoría han determinado no enviar a sus hijos a clases, pero les afecta porque también no están avanzando con las tareas y trabajos escolares.
Ante la nula respuesta de Protección Civil de acudir a realizar un dictamen con el argumento de que tienen otras prioridades, los docentes y padres de familia determinaron solicitar la intervención de un colegiado particular que el día jueves les entregará el resultado por escrito, pero ya les adelantaron que las instalaciones son inhabitables y se necesita su demolición porque tienen más de 40 años de haber sido construidas.
La escuela se ha ido dañando como resultado de la falta de mantenimiento y los constantes movimientos sísmicos, indicó, y calificó de preocupante que desde cuando el Gobierno Federal anunció que ya no se deberían pagar cuotas, muchos padres de familia dejaron de dar sus aportaciones voluntarias y ahora se carece de recursos para atender los problemas en la infraestructura.
Por su parte, la profesora Dolores Karla Marroquín Meza, de cuarto grado, informó que ante el temor de que el aula colapse, toda vez que presenta cuarteaduras y filtraciones de agua, determinó impartir sus clases en la cancha techada.
La alumna Andrea Hurtado Ramírez dijo que es muy incómodo recibir las clases a la intemperie, toda vez que aunque no les da el sol sufren de mucho calor y cuando llueve se mojan y temen recibir un balonazo cuando sus otros compañeros salen a educación física. EL ORBE/Rodolfo Hernández González