Autoridades Decomisan Agroquímicos en Laboratorio Clandestino

837
Autoridades Decomisan Agroquímicos en Laboratorio Clandestino
Autoridades Decomisan Agroquímicos en Laboratorio Clandestino

Continúan investigaciones para deslindar responsabilidades.

Tapachula, Chiapas; 10 de Febrero.- En relación al decomiso y clausura del negocio Agroservicios Empresariales y Profesionales, tras recibir quejas de agricultores en el Estado que sufrieron daños en sus cultivos por el uso de agroquímicos falsificados, la UEIDAPPI (Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra los Derechos de Autor y la Propiedad Pública Industrial), y la PGR intervinieron para realizar una investigación por diversas violaciones a la ley.
En dicha investigación, que duró varios meses, se identificó que, al parecer, en el establecimiento se falsificaban agroquímicos y se distribuían a varias partes del Estado.
En el lugar se evidenció que se mezclaban y producían químicos de forma ilegal, sin registro COFEPRIS y sin autorización de los titulares de varias marcas reconocidas en México.
La falsificación y posterior venta de agroquímicos, sin registro COFEPRIS pueden constituirse como un delito contra la salud y el medio ambiente.
-La falsificación de agroquímicos es un delito que afecta a varios países de América pero sobre el cual se sabe muy poco, la UEIDAPPI y la PGR están comprometidos en atacar este delito de forma contundente para proteger la salud de la población.
-Las exportaciones de alimentos pueden sufrir daños irreparables si se identifican componentes desconocidos en su producción, por el uso de agroquímicos falsificados.
Los agricultores deben adquirir los productos en sitios de confianza y en lo posible, exigir que el número de lote del producto adquirido sea relacionado en la factura, para evitar ser afectado en sus cultivos.
Cabe agregar que se continuarán las investigaciones para identificar hasta dónde fueron enviados estos productos que podrían poner en riesgo la salud de los consumidores, así como los cultivos que fueron dañados. EL ORBE/Roberto Corado Mosqueda