Geoficicos del CENAPRED Monitorean Comportamiento del Volcán Tacaná

790
El subdirector de Riesgos Volcánicos, Ramón Espinosa Pereña, señaló que el objetivo es contar con información precisa para poder emitir una alerta anticipada en caso de alguna contingencia.
El subdirector de Riesgos Volcánicos, Ramón Espinosa Pereña, señaló que el objetivo es contar con información precisa para poder emitir una alerta anticipada en caso de alguna contingencia.

Unión Juárez, Chiapas; 2 de Agosto.- El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), a través de la Dirección de Riesgo Volcánico lleva a cabo el monitoreo anual del comportamiento volcánico en Chiapas, se informó.
El subdirector de Riesgos Volcánicos del Cenapred, Ramón Espinosa Pereña, señaló que el objetivo es contar con información precisa para poder emitir una alerta anticipada en caso de alguna contingencia por el volcán Tacaná.
«Estamos haciendo el monitoreo anual, de los manantiales tomamos muestras, así como el monitoreo geoquímico, con el apoyo del Instituto de Geofísica de la UNAM», sostuvo.
Informó que las muestras serán llevadas a la Ciudad de México para ser analizadas y, con los resultados necesarios determinar el comportamiento sobre todo los eventos sísmicos.
El Tacaná tiene tres sistemas de monitoreo. El sísmico que es permanente «y desde el mismo Cenapred podemos ver las señales sísmicas y además hacemos una vez al año este muestreo de los manantiales, con el objetivo de que si llegamos a notar el incremento en la actividad poder avisar a tiempo», señaló.
Añadió que estas actividades las llevan a cabo las autoridades para tener datos fidedignos, científicos y comprobados, para evitar los rumores, sobre todo en las redes sociales en las épocas cuando hay una situación de contingencia, por ello se llevan a cabo actividades específicas y planeadas.
«Nosotros lo que queremos ver son sismos asociados directamente a la actividad volcánica, ese es el principal parámetro, si hay incremento de la sismicidad asociada al volcán es el primer aviso y también el monitoreo geoquímico si hay cambios en la composición química de los minerales que trae disuelto el agua, eso también puede indicar con bastante antelación la posibilidad de erupción», explicó.
Se verifica en estos estudios la presencia de gases, así como materiales que están disueltos en el agua, como sustratos, cloruros y sulfuros, entre otros, destacó. EL ORBE/Rodolfo Hernández González