Llevan Alegría y Diversión a Pacientes Oncológicos

422
Llevan Alegría y Diversión a Pacientes Oncológicos
Llevan Alegría y Diversión a Pacientes Oncológicos

Tapachula, Chiapas, 25 de octubre.- Con la finalidad de llevar momentos de alegría y de esparcimiento a niños del hospital regional, que son pacientes oncológicos, las integrantes de la Fundación CANICAS los visitaron acompañadas del violinista Robert Mendoza.
Vera Ramírez Parlange, fundadora del Centro de Apoyo de Niños con Cáncer del Soconusco (CANICAS), explicó que la intención fue la de sorprender y animar a los niños que son pacientes del hospital y que además están bajo tratamiento, por lo que con disfraces, payasos y la interpretación de una melodía les dieron un rato de esparcimiento.
Enfatizó que cada actividad que se realiza con estos pequeños es con la intención de ayudarlos, dándoles momentos de esparcimiento y diversión. “Hoy fue un tema de súper héroes, sabemos que aquí es una lucha diaria de ellos, entonces ellos son los verdaderos súper héroes, que nos motivan a hacer todos estos eventos con causa”, comentó Ramírez Parlange.
Agregó los objetivos de la fundación son dar desayunos, apoyo al transporte de los niños, así como realizar eventos que les favorezcan en su estado anímico, a la par de buscar la construcción de un albergue para niños con cáncer.
Aseguró que la meta es crear un albergue frente el hospital de Tapachula, con la intención de que los niños con este padecimiento y que acudan a sus tratamientos, tengan un espacio en donde comer, jugar y sentirse como en casa.
El violinista Robert Mendoza señaló que esta visita fue en apoyo a los niños que están bajo tratamiento, con el objetivo de incentivarlos y apoyarlos anímicamente.
“Es una satisfacción poder colaborar con estas causa, soy padre y puedo entender lo que se siente tener a un hijo enfermo, entonces si tengo la oportunidad de colaborar no lo pienso y lo hago”, concluyó.
Por su parte Esaú Guzmán Morales, director del hospital regional “Manuel Velasco Suárez”, destacó la importancia que se realicen acciones altruistas con la intención de contribuir al mejoramiento del estado anímico de los niños que reciben sus tratamientos.
Este tipo de actividades ayudan a que los pequeños se distraigan y que puedan tener momentos de diversión, toda vez que los tratamientos son difíciles de asimilar para sus organismos, señaló. EL ORBE / Rodolfo Hernández González