En Operativos Conjuntos de EU, México y Centroamérica Detuvieron a Miles de Maras

1464
Las acciones conjuntas entre los países de Norte y Centroamérica, dieron como resultado la detención de mil 337 integrantes de la Mara Salvatrucha 13 y Barrio 18, pandillas que han empezado a migrar a territorio chiapaneco huyendo de la justicia de sus países.
Las acciones conjuntas entre los países de Norte y Centroamérica, dieron como resultado la detención de mil 337 integrantes de la Mara Salvatrucha 13 y Barrio 18, pandillas que han empezado a migrar a territorio chiapaneco huyendo de la justicia de sus países.

Tapachula, Chiapas; 5 de Enero.- Las acciones conjuntas entre los Gobiernos de Estados Unidos, México y los países del Triángulo Norte de Centroamérica, dieron como resultado que el 2018 fuera el año en que más detenciones ha habido de los miembros de las pandillas delictivas, Mara Salvatrucha 13 y la Barrio 18.
En el balance de esos hechos, la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas de Honduras reportó este sábado que durante el 2018 detuvo a mil 337 integrantes de esas dos bandas, como parte de los operativos que se implementaron en contra de esas pandillas delictivas.
De acuerdo a su informe, de esas detenciones, 673 casos siguieron un proceso jurídico, lo que representa un 41 por ciento de incremento en el número de sentencias condenatorias en contra de personas vinculadas a la comisión de delitos, comparadas con el año anterior.
Otro de los aspectos importantes en el debilitamiento de las estructuras criminales, es el decomiso de cuantiosas sumas de dinero que, según la dependencia, fueron producto de la extorsión en contra de los sectores productivos, desde pequeños comerciantes hasta grandes empresarios, destacó.
Según el Gobierno hondureño, durante el 2018 se evitó el pago de más de 46 millones de Lempiras (unos 36.5 millones de Pesos) a los delincuentes.
Por su parte, en el Gobierno de la República de El Salvador, reportó que, durante todo el año, los juzgados de instrucción recibieron 3 mil 95 imputados, la mayoría pandilleros de la MS-13 y la Barrio 18. De ellos, 2 mil 687 eran hombres y 408 mujeres, quienes fueron arrestados en infinidad de acciones.
Mientras que, en cifras preliminares, los Estados Unidos reportó a través de Unidades de Búsqueda de Fugitivos, se detuvieron a un total de 959 integrantes y asociados de la Mara en todo ese país durante el 2018.
Además, que se deportaron a mil 332 miembros de la MS-13 (de entre 5 mil, 872 pandilleros expulsados de EU) en ese período, hubo un aumento del 24 por ciento respecto al ciclo anterior.
Por otro lado, el Gobierno de Guatemala, a través de la División Nacional contra el Desarrollo Criminal de las Pandillas y de la Policía Nacional Civil, dio a conocer que en el 2018 se desarticularon 21 estructuras criminales vinculadas a la MS-13 y a la Barrio 18, y la captura de 903 personas vinculadas al delito de extorsión.
Así también que, por medio de métodos especiales de investigación, se logró salvar 19 vidas y evitar que pandilleros continuaran exigiendo dinero a empresarios.
Se realizaron mil 466 cateos; 445 sentencias; así como 4 mil 15 denuncias de víctimas de extorsión de pandilleros que exigían sumas de dinero, de hasta 150 mil Pesos.
Los principales delitos fueron asociación ilícita, asesinato, asesinato en grado de tentativa y extorsión. Lograron también la detención de 72 imitadores y el decomiso de 182 armas de fuego, celulares, teléfonos satelitales, manuscritos con números de las víctimas, cartuchos, dinero y drogas.
En el caso de México, se espera que el informe sea presentado en el transcurso de los próximos días, aunque se prevé que las cifras que se presenten no tienen precedente.
Se estima que las cifras más altas se registraron en Chiapas con la desarticulación de más de cien bandas delictivas relacionadas a esas dos pandillas.
Por lo pronto, hay una alerta roja porque se cree que las acciones policíacas y militares en contra de las maras en Estados Unidos y Centroamérica está obligando a esos delincuentes y a otros, a emigrar hacia México.
En el caso de la frontera norte, se cree que la gran mayoría de los mareros están migrando hacia Tijuana, para encabezar a migrantes, reagruparse y operar desde esa ciudad hacia territorio nacional y estadounidense.
Mientras que, en la frontera sur, se cree que los mareros ya han empezado a instalarse en el Estado de Chiapas para tomarlo como centro de operaciones en delitos como extorsión, secuestro, asalto a mano armada, robo, homicidio y narcomenudeo, además del control de prostitución, trata de personas y comercio ilegal. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello