Sin Funcionar Pozo Profundo en el Ejido Morelos

414
Sin Funcionar Pozo Profundo en el Ejido Morelos
Sin Funcionar Pozo Profundo en el Ejido Morelos

* Por Altos Cobros que Hace la CFE.

Tapachula, Chiapas; 25 de Enero.- Por el alto costo que tiene el contrato con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), autoridades y habitantes del ejido Morelos, de este municipio, no pueden contar con energía eléctrica para echar andar el pozo profundo para surtir de agua a la comunidad, incluidas las escuelas y la casa de salud.
Luis Murillo Escobar, comisariado ejidal de la citada comunidad ubicada en la parte posterior del Aeropuerto Internacional de Tapachula, precisó que el contrato tiene un costo de 18 mil Pesos y carecen de los recursos económicos.
El pozo tiene una profundidad de 100 metros y no lo han podido poner en servicio desde el año 2015 cuando fue construido, toda vez que el Ayuntamiento de entonces no contempló el suministro eléctrico, por lo que han tenido acercamientos con las actuales autoridades para que les apoyen con el contrato con la CFE.
También necesitan la conclusión de la red del agua potable, apenas hay 1,500 tomas, pero hacen falta dos mil, situación que preocupa a la comunidad que necesita más apoyo de las autoridades, explicó.
En la administración que presidió Neftalí Del Toro Guzmán nunca les quisieron apoyar para realizar el trámite ni otorgarles el recurso económico para el contrato con la empresa de clase mundial, por lo que esperan que con el actual Gobierno Municipal sean tomados en cuenta, sobre todo porque al contar con agua se beneficia la salud de la población, y lo mismo ocurre en las instituciones educativas como son Jardín de Niños, Primaria, Secundaria y Cobach, donde se han presentado enfermedades gastrointestinales.
Murillo Escobar informó que también el tinaco elevado presenta filtración, toda vez que durante el terremoto del año 2015 sufrió agrietamiento, pero la autoridad municipal en lugar de repararlo únicamente mandó a resanar las cuarteaduras que tenía el repello, cuando el problema está en los muros. EL ORBE / Rodolfo Hernández González