Africanos se Cierran a no Regularizarse y Sólo Quieren Pases de Salida

447
Africanos se Cierran a no Regularizarse y Sólo Quieren Pases de Salida

* Prefieren Seguir Protestando en la Estación Siglo XXI.

Tapachula, Chiapas; 18 de Octubre.- Decenas de migrantes africanos se mantienen en el campamento improvisado a las afueras de la Estación Migratoria “Siglo XXI”, pese a conocer la decisión del Gobierno Federal de no otorgar pases de salida, ya que no aceptan la propuesta de regularizar su situación migratoria.
Han pasado más de 2 meses en que se instalaron en la explanada principal del inmueble federal con la intención de presionar al Instituto Nacional de Migración para recibir el documento que les permitiera circular libremente por territorio mexicano, pero estas acciones fueron en vano.
El Gobierno ha señalado que no habrá más pases de salida y que los migrantes sólo podrán abandonar la frontera sur a través de las Tarjetas de Visitante por Razones Humanitarias, pero la mayoría de los africanos se niegan a iniciar con el proceso, porque al hacerlo ya no podrían solicitar refugio en los Estados Unidos.
Yideli, migrante de Sierra Leona, afirmó que, a pesar de conocer la noticia del Gobierno, ha decidido, junto a su familia, no iniciar con el proceso de regularización, porque confían que la situación migratoria en México se tranquilice y puedan al final darles los pases de salida.
Junto a su esposo e hija permanecen en una casa de campaña en la explanada de la Estación Migratoria, y sin importar las condiciones complicadas a las que han estado expuestos en los más de 60 días que llevan en este campamento, se aferran a la idea de poder llegar a los Estados Unidos.
«No queremos ir a COMAR, porque quieren que nos quedamos en México, nosotros no querer estar aquí, aquí la gente discrimina no da trabajo, nosotros queremos ir a Estados Unidos para buscar mejores oportunidades para familia» abundó.
Sin embargo, los que más sufren debido a estas condiciones, son los más de 50 niños que están en este campamento, quienes debido a no tener una buena alimentación y estar expuestos a las lluvias, han comenzado a enfermarse.
Afortunadamente en los recientes días, los menores de edad han tenido la oportunidad de consumir alimentos, ya que, por las mañanas, un grupo de personas de una iglesia cristiana les llevan comida y agua, además a algunas familias le han ofrecido un mejor espacio para que puedan pasar la noche.
Desde el sábado pasado en que la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración frenó los intentos de avanzar de decenas de migrantes que habían partido en caravana, en el campamento de africanos el ambiente se ha tornado tranquilo, ya no realizan protestas, porque saben que estas acciones no les servirá de nada, porque la decisión del Gobierno ha sido muy clara.
Aún cuando los africanos que están en el campamento improvisado a las afueras de la Estación Migratoria se rehúsan a regularizar su estancia en México, pero con el paso de los días tendrán que hacerlo, porque el Gobierno ya no les ha dado otra alternativa si quieren por lo menos establecerse en otro Estado del país. EL ORBE/ Marvin Bautista