Migrantes se Convierten en Invasores de Predios en Tapachula y Tuxtla Chico

313
Migrantes se Convierten en Invasores de Predios en Tapachula y Tuxtla Chico

Tapachula, Chiapas; 16 de septiembre del 2020.- Grupos de migrantes indocumentados en los municipios de la Frontera Sur no solo se han ido haciendo cargo del comercio informal de la región con mercancía de dudosa procedencia, sino que ahora se han convertido impunemente en invasores de predios y están edificando sus viviendas, sin que nadie les diga nada.
El notario 141, con sede en Tapachula, Edgar Valente de León Gallegos, dijo en entrevista para EL ORBE que se ha identificado la presencia de migrantes en predios ubicados en las orillas de la ciudad.
«Ya construyeron algunas palapas, de cartón y de plástico, hechas por personas que no son mexicanas ni chiapanecas y no tienen a donde ir. Son varias casas que se han visto entre ellas un terreno que me tocó dar de fe de esos hechos y ya eran aproximadamente entre 30 y 40 viviendas», explicó.
De igual forma, en el caso del municipio de Tuxtla Chico, indicó que, en las orilladas, los migrantes han empezado a construir sus casas en grupos similares.
«El tema es delicado y se tiene que poner atención para resolver ese problema social, porque, luego de un rato, ya no habrá manera de resolver», indicó.
«En la regularización de las tierras y el contar con la seguridad del patrimonio, es tener el documento que los acredite como propietarios del terreno, ya que si no lo tienes, legalmente tampoco les pertenece, «comentó.
Por eso hizo un llamado a a sociedad en general, sobre todo en las comunidades ejidales, a que realicen todos los trámites jurídicos para asegurar sus predios y parcelas y que acudan al notario de su preferencia.
En el caso del programa nacional «Septiembre, mes del testamento», opinó que en los últimos días ha habido un aumento en el trámite de esos documentos, pero, a pesar de que hay descuentos considerables, ha habido poca después positiva.
Consideró que el factor principal es la crisis económica que están viviendo las familias, como una consecuencia colateral de la pandemia, «que es un virus que, en el momento que nos descuidemos y no prevengamos, nos puede atacar. EL ORBE / Enrique Salazar