Calles Deshechas y Obras Abandonas, el Reclamo de la Población en Huixtla

438
Calles Deshechas y Obras Abandonas, el Reclamo de la Población en Huixtla

Choferes se quejan del pésimo estado de las calles.

* José Luis Laparra Mantiene en el Olvido a la Ciudad.

Tapachula, Chiapas; 31 de Octubre del 2020.- La población en el municipio de Huixtla continúa externando su malestar luego de que pareciera que la ciudad fuera una zona bombardeada, porque calles, banquetas, glorietas y otros espacios públicos se encuentran destrozados.
Uno de esos ejemplos es la glorieta de la entrada a la cabecera municipal, donde el aún alcalde, José Luis Laparra Calderón, mandó a destruirla y la mantiene así desde el año pasado.
Las ruinas en las que quedó la glorieta ya ocasionaron diversos accidentes, incluido el choque de una camioneta en las que lamentablemente su conductor falleció, pero a nadie se le fincó responsabilidad.
Odilio Torres, vecino de ese sector, dijo en entrevista para EL ORBE que las autoridades municipales aún no terminan esa obra, donde trabajan de vez en cuando y la vuelven a dejar abandonada.
Señaló que ahora, en la temporada de lluvias, se llena con mucha agua y que tampoco hay señalamientos luminosos.
El año pasado iniciaron la obra, recordó, pero poco después la dejaron abandonada; más adelante retornaron las acciones y nuevamente la suspendieron, además de que ya hubo una tercera vez, y sucedió lo mismo.
Reconoció que eso habla de lo mal que está la actual administración municipal, y se desconocen los motivos que hay para dejar las obras abandonadas.
Por su parte, Alfredo Pérez, chofer del transporte público, recalcó que, en el caso de la glorieta de entrada, lleva año y medio y Laparra no lo termina, igual que la salida de Huixtla.
Es lamentable, señaló, que tanto esa obra como otras no las concluyan como debe ser, «y es muy triste que parte de Huixtla creyó en Laparra y ahora no cumple».
Concluyó que la población ha sido defraudada por ese Gobierno Municipal y que, con el tema de las obras inconclusas, es dinero tirado a la basura. EL ORBE / M. Cancino