Urge que Salud Reconozca el Esfuerzo de Parteras Tradicionales Indígenas

135
Urge que Salud Reconozca el Esfuerzo de Parteras Tradicionales Indígenas

Tapachula, Chiapas; 22 de Noviembre de 2021.- El contagio del Coronavirus ha incidido poco o nada en el medio rural indígena, gracias al uso tradicional del tratamiento a través de la herbolaria, según comentó Diego Toj, directivo del Consejo Regional Maya-Mam en el Soconusco.
El dirigente explicó que hasta la fecha, la etnia indígena de referencia y que abarca el Soconusco, Costa y Sierra, continúa con la tradición, una cultura que ha resultado ser muy efectiva desde sus ancestros.
“Nuestras parteras empíricas están al pie del cañón, ya que continúan con su sagrada labor de depender de la medicina tradicional, algo muy sagrado para la cultura, algo muy especial porque es un don que da el Tata Dios”, aseguró.
Por lo consiguiente, las familias indígenas tiene esa bendición, y por eso no ha habido el problema o contagio del Covid entre las personas que componen las comunidades indígenas, sostuvo.
“Y si ha habido, ha sido en el más mínimo porcentaje, porque todos se sanan, se curan con yerbas, con monte, raíces, cortezas, y con una combinación muy especial que dictan las tradiciones al momento de preparar este medicamento”, estableció.
Las familias indígenas, señaló, “están en constante contacto con la madre naturaleza, con la tierra, ríos, yacimientos de agua, que es donde está la mera esencia del conocimiento ancestral mam que dejaron nuestros abuelos”.
Por otro lado, dijo que durante la pandemia, muchos hospitales rurales cerraron, y que fueron precisamente las parteras tradicionales las que estuvieron corriendo de un lado a otro, prestando atención a quienes lo necesitaban.
Por eso, considera que la Secretaría de Salud debería reconocer este esfuerzo de las parteras tradicionales indígenas, pues ellas no cuentan con los aparatos apropiados para desarrollar su labor, mucho menos un reconocimiento monetario por su trabajo.
Finalmente, dijo que otro fenómeno que ha contribuido a ese olvido y marginación de la cultura indígena Mam, es que ha habido migración. Los jóvenes se han ido a otras ciudades o a los Estados Unidos, y cuando regresan, les da vergüenza expresar su lengua natal, o vestir a la usanza tradicional. EL ORBE/Nelson Bautista