Pretende UNACH Exponer a Miles de Niños con Clases Presenciales

199
Pretende UNACH Exponer a Miles de Niños con Clases Presenciales

* Para Curso de Inglés.

Tapachula, Chiapas; 16 de enero del 2021.-       La Universidad Autónoma de Chiapas (Unach) ordenó que a partir de esta semana las clases de inglés para miles de niños en Chiapas sean de manera presencial, aún cuando la presencia de la variante Omicron del mortal virus del Covid-19 se ha disparado en todo el país y ha ocasionado que se rompan los records de contagios y que el plan de vacunación para los menores todavía no ha comenzado.
Se desconoce, por lo pronto, si sería la rectoría de esa casa de estudios o los directores de cada institución educativa los que firmen la carta responsiva de lo que pasará con la salud de los niños y del resto de los estudiantes por obligarlos a que regresen a la aulas en pleno inicio de la cuarta oleada mundial de la pandemia.
La notificación del retorno a las aulas lo hicieron después de que los padres de familia acudieran a inscribir a sus hijos, es decir, después de que entregaran los mil 800 pesos por cada alumno, en dinero en efectivo por semestre, lo que por cierto convierte a la universidad en colegio particular.
En el caso de Tapachula son alrededor de unos cinco mil niños y adolescentes que tendrán que dejar el confinamiento por la enfermedad y exponerse al contagio masivo.
Se desconoce el destino de los millones de pesos recaudados, porque las deficiencias son obvias y visibles. Por ejemplo, esta semana un maestro jubilado tuvo que hacer el esfuerzo para rellenar el majestuoso hoyo ubicado en la entrada de la escuela, porque no había recursos para hacerlo.
Además, los alumnos desde hace varios años entes de la pandemia, no tienen aulas para asistir a sus clases y tienen que prestar las de otras instituciones en los municipios donde las imparten. En la localidad, por ejemplo, la Teodomiro Palacios, la Teófilo Acevo, el Colegio Izapa, entre muchas otras.
Varias de las escuelas prestadas aún no solventan sus propios problemas de desinfectar sus espacios y tampoco cuentan con los filtros mecánicos de sanidad, o los insumos que se requieren, como el gel antibacterial, los tapetes, cubrebocas adicionales, desinfectantes, entre otros.
La instrucción de la rectoría no solo expondría al contagio de los niños, sino también al personal docente, a los administrativos y auxiliares. EL ORBE / JC