Cacao del Soconusco, sin Apoyos Gubernamentales Desde Hace 13 Años

115
Cacao del Soconusco, sin Apoyos Gubernamentales Desde Hace 13 Años

* Lamentan Productores.

Tapachula, Chiapas; 19 de enero del 2022.- De acuerdo al representante de los productores de cacao del Soconusco, David Casimiro Gutiérrez, se han cumplido 13 años de que ese cultivo no recibe un solo apoyo del gobierno, lo que se ha sumado a las plagas, la falta de canales de comercialización, la crisis económica, los bajos precios y los embates de la naturaleza, para mermar la producción.
Esas condiciones también han ocasionado que se perdiera alrededor del 70 por ciento de la superficie cultivada, al pasar de unas 16 mil hectáreas de finales de los 90´s a apenas unas 5 mil actuales.
Por eso dijo en entrevista para el rotativo EL ORBE que en todos esos años «hemos estado abandonados, desfasados, no nos toman en cuenta a los productores, tanto en lo productivo como en lo social».
Consideró que es prioritaria la reorganización en el sistema producto con todas sus cadenas de valores, para el beneficio comunitario de los alrededor de seis mil productores ubicados en los municipios de la frontera sur de Chiapas.
El consolida esa estrategia, apuntó, les puede ser muy útil en la búsqueda de mejores precios en la competencia del libre comercio, porque si bien es cierto que el cacao del Soconusco es muy cotizado en los mercados europeos y e paga muy bien, no todos tienen acceso a esos nichos.
«Hasta la fecha no ha habido ningún apoyo directo a los productores, menos a lo que es la comercialización, ni a la industrialización, sin contar los daños que han dejado las plagas durante muchos años, como el caso de la monilia», detalló al insistir que todo se refleja en los bajos precios.
También hizo referencia al descarado contrabando de esos granos en la frontera con Guatemala, «en donde pasan como Juan por su casa, libremente sin que ninguna autoridad les diga nada».
Actualmente el kilogramo de semillas oscila en los 65 pesos, pero debería ser mínimo de 90 para que los productores puedan sobrevivir e invertir en los nuevos ciclos. EL ORBE / JC