Migrantes y Servicios Públicos Protagonizan Zafarrancho en el Centro de Tapachula

178
Migrantes y Servicios Públicos Protagonizan Zafarrancho en el Centro de Tapachula

* Por Desalojo de Vendedores Ambulantes.

* ¡Hasta Dónde Hemos Llegado!

Tapachula, Chiapas; 25 de enero del 2022.- Lo que la sociedad temía que tarde o temprano iba a pasar en Tapachula, tristemente ocurrió al medio día de este martes, en pleno centro de la ciudad, cuando un grupo de varias decenas de indocumentados arremetió a golpes, con piedras, palos y hasta sillazos en contra de empleados municipales hasta dejar mal heridos al menos a ocho de ellos, que requirieron asistencia médica en un hospital.
Al ver lo que estaba ocurriendo, locatarios que eran testigos de esos hechos, entraron en defensa de los servidores públicos y entonces se armó un zafarrancho en la que los mexicanos terminaron con la peor parte, por la saña en la que los extranjeros actuaron sobre ellos,

Migrantes y Servicios Públicos Protagonizan
Zafarrancho en el Centro de Tapachula

Se cree que, de parte de los indocumentados, había haitianos y centroamericanos vendiendo de manera ilegal en la vía pública mercancía de dudosa calidad y procedencia. Ante esa impunidad, comerciantes establecidos de ese sector de la ciudad habían solicitado a las autoridades locales realizar un operativo para restablecer el orden y el estado de derecho, por lo que una cuadrilla de Servicios Públicos acudió para tratar de convencerlos de que desalojaran.
Ambas parte se encontraron en el cruce de la 10a Avenida Norte y 5a Poniente, a una cuadra de la alcaldía, pero los migrantes dijeron que no se moverían de ahí porque eran sus derechos, que organizaciones internacionales los amparaban y que ya estaban empadronados con «líderes» sociales.
Ante esa postura, los trabajadores del municipio hicieron el intento de decomisarles la mercancía, pero fueron repelidos a golpes y sillazos.
En esta primer trifulca, el inspector fue derribado entre varios y continuaron golpeándolo hasta que lo dejaron con lesiones de consideración y semi-inconsciente.
Sintiendo lástima por el caído, un comerciante de la tercera edad trató de protegerlo, pero también arremetieron contra él y afloraron su furia. Eso fue el detonante para que los locatarios decidieran intervenir y ocurrió un acto sin precedentes en Tapachula, donde los indocumentados impusieron su ley.

Migrantes y Servicios Públicos Protagonizan
Zafarrancho en el Centro de Tapachula

Ya en lo más áspero de los golpes, otro inspector cayó por los golpes y ya tirado en el suelo, los agresores lo agarraron a pedradas y palos, hasta dislocarle un brazo, según la versión de algunos comerciantes que se percataron de los hechos.
Un tercer inspector no pudo mantener el equilibro por la arremetida de los migrantes y también sucumbió al suelo. Ya tirado, también recibió una gran golpiza en la cabeza, espalda, cuello y otras partes de su cuerpo hasta que se rompieron los palos, por lo que requirió que fuera trasladado de emergencia para recibir atención médica.
José Arturo Rojas Cárdenas, secretario de Servicios Públicos del gobierno municipal, aseguró en entrevista para EL ORBE que el enfrentamiento se originó cuando vendedores migrantes agredieron a los inspectores públicos cuando les pedían que se retiraran de esos espacios públicos
El funcionario destacó que las autoridades municipales han sido tolerantes, incluso que ya se han iniciado apercibimientos en diferentes idiomas, publicidad en el primer cuadro de la ciudad en criollo, en inglés y francés, sobre los normas y leyes mexicanas.
Sin embargo, cuando las autoridades hacen su trabajo, los indocumentados reaccionan de manera agresiva, por lo que los inspectores tienen la indicación de no responder a ninguna agresión “pero hoy, se salió de control, debido a que también intervinieron vendedores mexicanos y extranjeros”
Apuntó que en la víspera habían realizado operativos en el primer cuadro de la ciudad para desalojar a los informales, sobre todo en la décima norte y que por ello han logrado disminuir el comercio ambulante de migrantes.
Manifestó que por la tarde y noche, los extranjeros instalan anafres para vender elotes, empiezan a cocinar con gas, lo cual es preocupante porque pueden causar un accidente.
Adelantó que, una vez que los inspectores terminen atención médica, van a presentar su denuncia ante las autoridades para que se proceda conforme a derecho, pero ya con su valoración médica donde fueron agresivas.
Informó que esa dependencia no ha expedido permisos para el comercio informal en ningún momento. Sin embargo, cuando quieren aplicar la ley, son agredidos.
Lo peor de todo es que, después de la agresión, los indocumentados se instalaron ahí de nuevo, como si nada hubiera pasado. EL ORBE / M. Blanco